Déficit de Vitamina D en tiempos de COVID-19

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEstilo de VidaSalud

Déficit de Vitamina D en tiempos de COVID-19

La vitamina D, también denominada colecalciferol, se sintetiza gracias al sol o se ingiere con la dieta. Y en otros casos, se la consume vía oral bajo prescripción médica.

Se la conoce como la vitamina del sol ya que al recibir este sobre la piel produce vitamina D. También se le denomina colecalciferol, este es un elemento liposoluble esencial para mantener el equilibrio mineral del cuerpo, tomando un papel protagónico con niveles adecuados que resultan apropiados para reducir el riesgo de enfermedades óseas o infecciones respiratorias virales.

Si la exposición es en ambientes internos, a través de una ventana la piel no producirá vitamina D al no exponerse directamente a los rayos ultravioleta.

Es así como el rol de la vitamina D es esencial sobre los sistemas nervioso, muscular e inmunitario y   clave en la lucha contra el coronavirus, que desde hace un año atrás ha afectado la salud de miles de personas a nivel mundial. Sin embargo, a pesar de la importancia de la vitamina D para nuestro bienestar, un estudio de la Universidad Espíritu Santo (UEES) en la ciudad de Guayaquil reveló que el 70% de la población analizada ha mostrado niveles insuficientes de esta sustancia, dado que normalmente los ecuatorianos no reciben suficiente cantidad solar como para producir naturalmente la vitamina D pese a estar en la mitad del mundo y tener una exposición solar elevada durante todo el año.

Es importante tomar en cuenta que si una persona presenta déficit de vitamina D tendrá alteraciones óseas como una menor densidad ósea, lo que aumenta el riesgo de osteoporosis y fracturas o un mayor riesgo de raquitismo; también se ha observado que tener déficit de vitamina D incrementa el riesgo de contraer psoriasis, cáncer de próstata, de mama, de ovario, de colon, hipertensión arterial, diabetes, esclerosis múltiple, enfermedad de Crohn (patología intestinal inflamatoria) y enfermedades respiratorias, siendo estas últimas las más comunes actualmente.

Tomando en cuenta el confinamiento que vivimos es normal que hoy en día las personas salgan de casa a trabajar totalmente cubiertas, por teletrabajo no tengan la necesidad de salir y el fin de semana apenas tomen una hora de sol; por lo tanto, es importante aprovechar el sol en patios y balcones todos los días, aunque esté nublado, especialmente para personas mayores y niños; pero si la exposición es en ambientes internos, a través de una ventana la piel no producirá vitamina D al no exponerse directamente a los rayos ultravioleta.

¿Cómo suplir la vitamina D que el cuerpo necesita durante el confinamiento?

Lo recomendable es recibir los rayos solares entre las 9 y 10 de la mañana o pasadas las 3 de la tarde durante 5 a 15 minutos, pero también se puede adquirir a través de alimentos como el pescado, la carne, lácteos, cereales, bebidas de soya, yemas de huevo, hongos, quesos, cítricos o a su vez en productos multivitamínicos y suplementos para obtener vitamina D.

La vitamina D fortalece el sistema inmune y óseo, reduciendo los riesgos asociados al COVID-19.

Según la Endocrine Society organización médica internacional profesional en el campo de la endocrinología y el metabolismo, los niveles óptimos de vitamina D en sangre es superior a 30ng/mL, por tanto, se requiere una ingesta mensual de 100.000 Ul de vitamina D, esto depende también del estilo de vida y de cada persona el cual es recomendable sea recetada por un especialista de la salud.

La vitamina D es una vía para mejorar nuestra salud principalmente en tiempos de esta pandemia respiratoria, donde se ha evidenciado que las personas con bajos niveles sanguíneos de vitamina D tuvieron un porcentaje de hospitalización de 26,6%, frente a un 12,8% de aquellas que tenían niveles satisfactorios de la vitamina D.

Numerosos estudios también han destacado los beneficios de niveles suficientes de Vitamina D o su aporte suplementario en infecciones virales respiratorias, esto se debe a que el SARS-CoV-2 afecta a las células epiteliales del tracto respiratorio superior e inferior, a las que ingresa a través del receptor para ACE2, este receptor es una enzima importante en la regulación del sistema renina angiotensina (SRA) lo cual se obtendrían beneficios al controlar la respuesta inflamatoria inducida por la infección viral, lo que reduce la severidad clínica.

Otro estudio realizado durante la pandemia demostró que el 80% de los que se contagiaron de COVID-19 no tenían suficiente vitamina D, además que los pacientes con COVID-19 que tenían niveles adecuados de vitamina D tenían un riesgo 51,5% menor de morir por la enfermedad.

Cada vez son más los estudios que se realizan internacionalmente sobre riesgos, efectos y posibles tratamientos que prevengan o traten el coronavirus, que hasta el momento ha dejado miles de muertos en el mundo, por ello es fundamental nuestro autocuidado, la buena alimentación y un control responsable de niveles saludables como la vitamina D, un fruto al alcance de todos en tiempos de COVID-19.

el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta