Una historia en el cielo

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Left FeatureNegocios

Una historia en el cielo

Es un cambio esperado. Se sabía que iba a suceder desde finales del año anterior, cuando se anunció en conferencia de prensa y una dinámica reorganización estaba en su apogeo.

Hoy la nueva Avianca, que consolida la operación de las firmas Avianca, TACA Airlines, Aerogal y Tampa Cargo, procura fortalecerse mediante un sistema visual fresco, dinámico y que se está implementado gradualmente en aeronaves, espacios físicos, uniformes, publicaciones y demás distintivos de la empresa.

“Queremos aumentar la presencia de la aerolínea. Como parte de los procesos de integración, se homologaron las plataformas de tecnología, una labor que se llevó a cabo de forma simultánea a la integración de las aerolíneas a Star Alliance”, explica Claudia Arenas, directora internacional de Comunicaciones de Avianca.

“Además, se viene construyendo una cultura que sustente la excelencia en el servicio. Estamos en el proceso de implementar las innovaciones en los 19 puntos de contacto que se identifican como la experiencia del cliente Avianca”, añade Arenas.

El éxito de TACA y Avianca, tanto en el pasado como en el futuro tiene como denominador común la perseverancia y la vocación de servicio al cliente.

TACA: el sueño de volar

En 1931, Lowell Yerex llegó a Honduras. Era un piloto neozelandés que arribó al país para luchar en la revolución de aquel entonces, junto al general Tiburcio Carías.

Yerex participa en un ataque aéreo en el puerto de Amapala, ubicado en Golfo de Fonseca, donde es herido y pierde su ojo derecho. Conmovido y agradecido, Carías le obsequia un avión monomotor de marca Stinson.

Gracias al obsequio, el piloto funda Transportes Aéreos Centroamericanos y que, con el acrónimo de TACA, sería una referencia obligatoria al hablar de la industria aeronáutica regional.

En un inicio, la firma operó como una empresa mixta dedicada al transporte de pasajeros y de carga. Sus primeras operaciones cubrieron todo el territorio de Honduras, incluso en sitios donde la difícil geografía impedía la construcción de carreteras y el paso del ferrocarril.

Dos años luego de su creación, la aerolínea realiza su primer vuelo internacional a El Salvador, país donde Yerex funda TACA de El Salvador S. A. En los siguientes años, el empresario expande sus operaciones hacia otros puntos de Centroamérica, Cuba y México, llegando también a Miami, en los Estados Unidos.

Durante 1945, el piloto Lowell Yerex toma la decisión de abandonar la compañía y esta se abre al mercado público para la venta de sus acciones. Son adquiridas por Waterman Airlines, subsidiaria de Waterman Steamship Corporation, con sede en Nueva Orleans, Estados Unidos.

Sin embargo, la adquisición no funcionó como debía y, a finales de los años 50, TACA se encontraba al borde del cierre.

En estas circunstancias Ricardo Kriete ve una oportunidad. Él era un estadounidense nacionalizado salvadoreño e involucrado en la industria del café, algodón, caña de azúcar y minería. Kriete adquiere el 30% de la compañía y evita su cierre.

Su llegada marcó grandes cambios, entre ellos la transición de los aviones de hélice a los jet, por lo que la compañía inicia su crecimiento en Centroamérica, Cuba, México y Nueva Orleans.

En 1969, Kriete fallece y la empresa queda en manos de su hijo Ricardo, quien acepta el reto y logra mantener la operación.

En 1980, Roberto Kriete, otro de los hijos del fundador, se incorpora a la empresa junto con Borgo Bustamante. La juventud y audacia de Kriete junto con la experiencia de Bustamante hacen que ambos reciban el respaldo de la junta directiva.

Así, la nueva administración ejecuta una estrategia más audaz: aumenta su flota y la inversión en otras compañías centroamericanas como Aviateca de Guatemala y SAHSA de Honduras. Además, toman la decisión de reducir las tarifas hacia México y América Central. La estrategia permite aumentar sus pasajeros en un 35%.

A partir de 1989 inicia la época de las alianzas estratégicas. La primera fue con las firmas Aviateca y Nica, que dieron vida al Grupo TACA, posteriormente la costarricense Lacsa se incorpora al grupo, para aportar toda su experiencia en aviones Airbus A320.

Con el despuntar del nuevo siglo se da un nuevo hito: la expansión hacia Suramérica.

Para ello se incorpora al conjunto la recién creada aerolínea TransAmerican Airlines, lo que derivó en la creación de TACA Perú. En Lima, se establece un nuevo centro de distribución que consolida la presencia en todo el continente americano, con centros de conexiones en San Salvador, San José y Lima.

En el 2005, las inversiones de TACA aterrizan en México, donde la compañía es socia fundadora de Volaris, una de las aerolíneas de bajo coste más importantes de ese país.

Finalmente, en el 2009 las firmas TACA y Avianca anuncian la conformación de una alianza estratégica para integrar una nueva compañía denominada Holdco, con sede en Bahamas.

Cabe destacar que esto fue un gran paso, pues ya para entonces Avianca era la aerolínea más grande y antigua de Colombia, fundada en 1919. Gracias a ello, se establece un modelo de operaciones basado en cuatro hubs: Colombia, Perú, Costa Rica y El Salvador. El nuevo holding queda conformado por las aerolíneas Avianca, SAM, TACA, Lacsa; TACA Perú y Tampa, más las compañías regionales.

“TACA ha visibilizado la aviación comercial de la región, ha sido clave en el desarrollo de carreras profesionales del ramo y ha sido un apoyo fundamental en la conectividad y el desarrollo de proyectos regionales”, afirma Arenas.

Empresa exitosa

Es gracias a su sólida trayectoria y alianzas, que hoy Avianca posee un gran liderazgo en la industria regional del transporte aéreo, mediante la aplicación de las mejores lecciones aprendidas durante años de búsqueda de la excelencia.

“Hoy, más de 5.100 vuelos semanales son operados en una moderna flota de aeronaves que nos permiten llevar a nuestros viajeros a 100 destinos en 25 países de América y Europa, así como el acceso a 21.900 vuelos diarios alrededor del mundo, gracias al apoyo de Star Alliance”, afirma Fabio Villegas, presidente de Avianca Holdings.

Avianca aspira a ser una firma líder en Latinoamérica y para ello ha hecho importantes inversiones tanto en sus vuelos para pasajeros como en los de carga.

La empresa anunció recientemente la incorporación de aeronaves Airbus A320neo con motores de última generación, así como aeronaves Airbus equipadas con sharklets (aletas de tiburón) que consumen hasta un 4% menos de combustible.

En el área de carga, la empresa procura adquirir cuatro Airbus A330-200F con capacidad de hasta 68 toneladas cada una. Tampa Cargo, parte del holding, será la primera compañía en operar este modelo en América. Al mismo tiempo, se expande la red de rutas satisfaciendo así los requerimientos de los importadores y exportadores.

“Buscamos ser diferenciados por la excelencia en el servicio que ofrecemos y asegurar que vuelvan a volar con nosotros. Estas gestiones internas y externas en su conjunto es lo que a su vez genera el valor a nuestros accionistas”, añade Arenas.

Rommel Téllez

Deja un comentario