Cómo correr al ritmo de las emociones

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEstilo de Vida

Cómo correr al ritmo de las emociones

El Runfulness es una nueva práctica de running basada en el trabajo de la mente.

Existe una corriente de running que propone lograr el bienestar entrenando no sólo el cuerpo, sino también la mente. El ‘Runfulness’ anima a bucear en nuestro interior y a correr al ritmo que dictan nuestras emociones.

El ‘Runfulness’ es una novedosa corriente de entrenamiento de running que combina las técnicas de entrenamiento físico con otras de entrenamiento mental, especialmente las derivadas de la práctica oriental conocida como ‘Mindfulness’.

La artífice de esta metodología es Pilar Amián y como explica en la página web dedicada a esta corriente de entrenamiento, se trata de “una forma distinta de afrontar actividades como el running”. Y es que, remarca, “no nos ejercitamos para correr más rápido, para cruzar la línea de meta en menos tiempo o para llevar nuestras pulsaciones al máximo”.

En cambio, añade, “correr es el camino (…), el medio para transformar nuestras vidas y poder conseguir todo aquello que nos queramos proponer”.

Entrenar cuerpo y mente

El deporte aporta beneficios y contribuye a mejorar nuestro bienestar. Pero de igual forma que se entrena el cuerpo, también es recomendable ejercitar la mente.

Con el paso de los años, sufrimos un deterioro cognitivo que diversos estudios han demostrado que se puede frenar con la combinación de ejercicio físico y trabajo mental. También sufrimos ‘bloqueos’ mentales cuando padecemos situaciones emocionales excepcionales como ansiedad, estrés, depresión, entre otros, que también se pueden combatir con ejercicio físico y mental.

Runfulness o correr con intención

El ‘Runfulness’ invita a combinar ambos planos del entrenamiento -físico y mental- a través de poner una intención a cada movimiento que se realiza. No se trata de correr con una finalidad meramente deportiva sino hacerlo al ritmo que dictan y exigen las emociones.

La base de este método de entrenamiento se encuentra en la teoría desarrollada por el filósofo norteamericano Henry David Thoreau y recogida en su obra del siglo XIX ‘Walden, o la vida en los bosques’. De ahí que este entrenamiento sea conocido como el ‘Método Walden’.

Esta práctica de running se basa en cinco elementos distintos: La respiración, el mindfulness, la armonía, la técnica Walden y las visualizaciones. “Este sistema pretende hacer conscientemente determinadas actividades que suelen hacerse de forma inconsciente como inspirar y espirar, meditar, sentir nuestro cuerpo, vigilar nuestra postura o tener un control de nuestro movimiento”, explicaba Amián en una entrevista concedida al diario ABC.

El objetivo, conseguir controlar los movimientos para que trabajen en nuestro beneficio en vez de no contribuir en nada, o incluso llegar a obstaculizarnos para alcanzar nuestro objetivo. Una práctica que, una vez controlada dentro del ámbito del running se puede trasladar a cualquier otra situación presente en nuestra vida: “Esta práctica nos obliga a bucear dentro de cada uno, sacar la fuerza interior que todos llevamos dentro y proyectarla sobre cualquier terreno; el trabajo, la familia, la dieta, un proyecto…, cualquiera es válido”, defiende la instructora certificada del Método Walden

“El Runfulness comunica y enseña una filosofía de vida, no sólo un modo de disfrutar corriendo. Es una actitud, no una aptitud”, concluye Amián.

Fuente: CMD Sport

el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta