• 6 mayo, 2024

¿Quién dice que la construcción es cosa de hombres? 

¿Quién dice que la construcción es cosa de hombres? 

Síganos en Instagram: @revistavidayexito

Por Milagros Sánchez Pinell

A sus 27 años es una joven exitosa, poderosa y amante del campo de la construcción, quien supo ganarse con perseverancia y trabajo duro su posición de ingeniera en Dragados, una empresa española, líder en construcción de estructuras como túneles, represas, puentes y carreteras a nivel global.

Desde hace cinco años forma parte de un importante proyecto que consiste en la expansión del Chesapeake Bay Bridge Tunnel, un complejo de puentes y túneles de 17,6 millas que se extiende por la parte baja de la bahía de Chesapeake y conecta la costa este de Virginia con la ciudad de Virginia Beach en Estados Unidos.

“Este proyecto es increíblemente único y me abrirá las puertas a otras oportunidades para seguir contribuyendo a la innovación de estructuras de transporte. Los obstáculos que mi equipo y yo hemos logrado superar han desarrollado mis habilidades de innovación, resolución de problemas y de trabajar bajo presión”, dijo la joven nicaragüense.

Manifestó que participar en una obra tan innovadora en el área de la construcción marítima y túneles le reafirma la expresión de que para los humanos las posibilidades son infinitas y que la complejidad del diseño de estas estructuras nunca se compara a las creadas en la imaginación.

Durante el último año, María Alejandra fue promovida de “entry level field engineer» a “senior field engineer». Antes, tuvo que aprobar el programa de desarrollo profesional EDP (Engineering Development Program) que tiene la función de brindar entrenamiento en áreas como diversidad y recursos humanos, costos, entre otros temas, a ingenieros recién graduados.

“El propósito de este entrenamiento es que en tres años, al graduarnos del programa, tengamos un entendimiento de todos los aspectos que una compañía como Dragados necesita para triunfar. Las herramientas del programa definitivamente fueron muy útiles para formarme como ingeniera dentro de la empresa, pero mi disposición al trabajo duro me llevó a este reconocimiento”, explicó.

Un recorrido desafiante

María Alejandra asegura que ha visto, hasta ahora, más innovación en el área de construcción marítima y túneles que muchos otros profesionales durante toda su carrera.

“Este trabajo tiene muchísimos desafíos. Desde jornadas de 16 a 18 horas, trabajo los siete días de la semana, turnos de noche, incertidumbre y mucho estrés. Sin embargo, las oportunidades de aprendizaje han sobrepasado los desafíos”, relata emocionada.

Otro reto conquistado para la joven nicaragüense fue ganarse con determinación y esfuerzo una posición en el campo de la construcción siendo una mujer que llegó al proyecto a los 22 años, latina e inmigrante en un estado poco diverso como Virginia.

“Los primeros dos años fueron los más difíciles porque como ingeniera de una operación tengo que ayudar a dirigir al superintendente y a sus obreros, algunos con más años en la industria de los que yo he vivido”, señaló.

En consecuencia, le fue difícil, pero nunca imposible, demostrar que podían confiar en sus habilidades y ganarse el respeto. Por otro lado, agradeció que, siendo una de las tres mujeres en el campo, la compañía se ha asegurado de escuchar sus necesidades para que se sientan seguras y dignas de estar allí.

“Ser mujer en una industria dominada por hombres es un desafío en sí, debido al trato que nos dan los hombres. En estos casos uno mantiene la frente en alto y trabaja duro para demostrar su valor”, recalcó.

Hoy en día, nuestra roaring 20 puede decir con orgullo que, a pesar de ser un proyecto inesperadamente largo y difícil en donde muchos ingenieros y gerentes se han dado por vencidos, se mantiene firme en su trabajo, aportando en el éxito de este.

Aportando a la comunidad

María Alejandra Castro estudió en el Colegio Americano Nicaragüense. Obtuvo un bachillerato en Materials Science Engineering en Lehigh University.

Explicó que su vocación por la ingeniería la descubrió durante la secundaria a través de su tutor de precálculo, de quien aprendió mucho sobre su carrera como ingeniero naval.

“Además, aprendí la perspectiva de lo que significa para la sociedad tener personas que se dedican al desempeño de tecnologías revolucionarias. Así fue como me creó un interés en la ingeniería en general y me ayudó a darme cuenta del potencial que tenía para contribuir en algo más grande que yo”, manifestó.

Al finalizar su Bachelor se unió al programa de maestría de Technical Entrepreneurship de Lehigh que ofrece la oportunidad de aprender las prácticas que un emprendedor y empresario necesitan y cómo se relacionan en la práctica con la ingeniería y el diseño.

Una vez graduada conectó con un amigo, quien le compartió sobre su experiencia en Dragados y le informó que buscaban nuevos ingenieros para el proyecto donde actualmente trabaja. Una vez que realizó la entrevista con los gerentes de proyectos, se mudó de Pennsylvania a Virginia y empezó una nueva y desafiante historia en su vida.

Nuestra roaring 20, se define como una persona a quien los riesgos jamás la detienen para tomar nuevas oportunidades. Vive con el propósito de aportar a su comunidad y busca mostrar compasión, amabilidad y lealtad a quienes forman parte de su vida.

Está consciente de lo demandante que puede ser su trabajo y su posición como ingeniera en un importante proyecto, tanto así que cuidar de su salud física y mental es muy importante para ella.

En su tiempo libre hace ciclismo, entrenamiento funcional y aprovecha para disfrutar de los recursos naturales que Virginia Beach ofrece.

Acompañada de sus perritas ovejeras, Luna y Sol, visita parques nacionales cerca de Washington D.C., las playas de los Outerbanks de Carolina del Norte y el centro histórico de Carolina del Sur, Charleston.

Se siente muy agradecida de sus padres Francisco Castro y Blanca Navarrete, quienes, son una pieza fundamental en su realización personal y profesional.

“Les agradezco mucho por visitarme y pasar tiempo de calidad en Virginia conmigo. Su apoyo incondicional es lo que me ha llevado a este punto de mi vida. Ellos crearon la fundación para que yo creyera en mis habilidades y mis sueños. Sobre todo, me enseñaron a que me esforzara para realizarlos”, expresó.

Una vez que finalice el proyecto de expansión del Chesapeake Bay Bridge Tunnel, espera abrirse campo en otro proyecto de la compañía Dragados, ya sea en una represa o un puerto en seco.

“Quiero aprender lo más que pueda de los diversos aspectos de esta industria. Eventualmente, me gustaría tomar la experiencia que he adquirido para dedicarme a los aspectos de diseño de obras”, finalizó.

Etiquetas: Construcción / EEUU / ingeniería / Nicaragua / Roaring 20

Recomendaciones sobre este tema

10% de descuento con UNO VISA Banpro

10% de descuento con UNO VISA Banpro

Esta actividad se efectuó en el marco de la celebración del día de la madre y del padre…
II Copa Amistad de Ping Pong

II Copa Amistad de Ping Pong

En esta actividad se destacó el trabajo en equipo y la sana diversión.
Promotora del café ecuatoriano

Promotora del café ecuatoriano

Mientras realizaba una maestría en Comercio Exterior en la Universidad de Barcelona, conoció el mundo del café de…