Hacia un mundo más innovador y con energía sostenible

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasNegocios

Hacia un mundo más innovador y con energía sostenible

Javier Eduardo Gutiérrez, líder de Celsia en Centroamérica, lidera proyectos que buscan una región con electricidad limpia para la mayoría de la población

El mundo se encuentra en una situación extrema en la que urgen acciones que ayuden a detener
y reducir el cambio climático. Mientras existe ese debate en los gobiernos, algunas empresas toman decisiones que nos acercan a un mundo más sostenible.

Ese es el caso de Celsia Centroamérica, una empresa de servicios públicos especializada en los negocios de generación y comercialización de energía eléctrica. La empresa de energía de la corporación colombiana Grupo Argos, cuenta con una capacidad instalada de generación de 2.388 MW, representados en 28 centrales ubicadas en Colombia, Panamá, Costa Rica y Honduras.

Los líderes de esta empresa tienen claro que lo más importante es mejorar las condiciones de vida mediante proyectos sostenibles, así como con la búsqueda de energías innovadoras que usen fuentes limpias, como el Sol.

Eso lo evidencia Javier Eduardo Gutiérrez, líder de Celsia en Centroamérica. Desde Panamá, este ejecutivo trabaja en proveer los mejores servicios con un portafolio de productos innovadores.

Con 25 años de experiencia profesional, se ha desempeñado en varios roles y funciones dentro de Grupo Argos, tanto en gerencia de desarrollos portuarios, como en proyectos especiales en ingeniería y en dirección general.

Conversamos con él para conocer cuáles son los proyectos que lleva a cabo en la región, y hacia dónde se dirige un sector tan importante como el energético.

¿Cuál es su aporte para el sector eléctrico?

Javier Eduardo Gutiérrez, líder de Celsia en América Central.

Cualquier ingeniero tiene las bases y las capacidades para liderar un proceso dentro de una empresa de energía y más cuando la ingeniería está acompañada con estudios en administración, finanzas y programas en alta gerencia.

La ingeniería tiene su componente de ingenio y matemática, la energía tiene esa parte dura de los números, y los procesos industriales tienen los conceptos que uno aprendió en el pregrado.

¿Cuáles son las lecciones de liderazgo que aprendió al pasar del sector industrial al energético?

Creo que cuando uno está en el sector industrial, donde uno de los insumos más importantes es la energía y su costo, al convertirse en un proveedor de ese sector industrial, uno se da cuenta de la gran necesidad que tienen las industrias de contar con energía de calidad a un costo razonable y que permita ser competitivos. Así me pongo los zapatos de cliente y entiendo de alguna manera cuál es el tipo de productos y servicios que requiere el sector.

¿Cuántos años lleva en Grupo Argos y cuál ha sido su trayectoria dentro?

Llevo más de 25 años, e inicié como ingeniero civil en el área cementera. Pasé por gerencia de proyectos, estuve en abastecimiento, logística y tuve la oportunidad de gerenciar en el área de cementos y puertos en algunos países. Participé en un proyecto muy bonito, que fue la creación de una compañía en el sector portuario, un activo que construimos de cero, un proyecto génesis que construimos desde Grupo Argos.

He estado laboralmente en cuatro compañías: Cementos Argos; Compas, que era la compañía de puertos; en el holding, y ahora estoy en el sector energético, en Celsia.

Usted ha liderado la transformación de Celsia en Centroamérica, pasando de una empresa tradicional de energía a una más disruptiva…

El proceso de liderazgo viene desde Ricardo Sierra, nuestro líder en toda la organización. El común denominador es la cultura y el proceso transformador está en los más de 1.600 colaboradores (244 de ellos en América Central) que estamos trabajando en la empresa, con un solo objetivo, que es servir a los clientes de una manera disruptiva y diferente sin importar el lugar en donde estemos.

Les ofrecemos productos y servicios que sean sostenibles, tengan diferenciación y aporten valor. Es un ciclo continuo porque no estamos llegando a un punto, sino que permanentemente tenemos que transformarnos y adaptarnos al entorno.

Desde Panamá, Celsia dirige las operaciones para América Central, y cuenta con siete plantas de generación.

¿Qué se espera de Celsia?

Lo que pretende Celsia es ser líder pionero en temas de transformación. Permanentemente, a través de la innovación y de la cultura podemos entregar los mejores productos y servicios. Debemos ser pioneros cuando haya nuevas oportunidades, productos, formas disruptivas de atender las necesidades e incluso de crear algunas opciones que sean diferentes en la generación de valor a los clientes.

¿Cómo cree que será la energía del futuro en América Central?

La energía es una tendencia y es una necesidad del mundo, y la vamos a cambiar por una que sea más limpia y sostenible. Y dentro de las más limpias están las renovables y las menos convencionales. El sector energético también se nutre de elementos que no son solo los productos y los servicios que se entregan y en temas que tienen que ver con la sostenibilidad de la sociedad, como la movilidad. Una de las apuestas grandes que tiene Celsia es ser pionero e impulsar la movilidad eléctrica, y este es un tema que, aunque se vea como un aumento en la demanda de la energía eléctrica, tiene que ver con la sostenibilidad. La cantidad de dióxido de carbono que estamos emitiendo a la atmósfera se relaciona con la movilidad a través de los combustibles fósiles. El hecho de que nosotros, de una manera responsable y sostenible, estemos impulsando ese cambio en América Central y Colombia implica que vamos a tener en el corto plazo más formas y oportunidades de una transformación hacia la movilidad eléctrica para transporte masivo y particular.

¿Usted cree que un usuario promedio podrá producir su propia energía y cómo ve la energía solar en el futuro?

Todos los usuarios tendremos la capacidad para producir electricidad, que es la autogeneración y la generación distribuida. Un ejemplo es que estamos trabajando en la entrega de casas en un proyecto residencial en Panamá para un estrato económico con tasas de interés preferenciales. En este proyecto, gracias al modelo Celsia, incluimos los paneles solares y con ellos la generación distribuida. Así demostramos que se puede llegar a cualquier población, independientemente de su capacidadde pago. Lo que hace Celsia es entregar ese servicio con el activo de generación y con un fee que compense la eficiencia energética a través de un alquiler durante un tiempo. Así brindamos la energía limpia in situ y damos el mantenimiento durante el contrato firmado entre las partes.

¿Cómo ve el mercado centroamericano? ¿Celsia planea expandirse?

Celsia, particularmente en la región, permanentemente está mirando oportunidades y siempre tratamos de mirar y escuchar al mercado y a nuevos negocios. Estamos viendo todas las geografías: Centroamérica, el Caribe y México, siempre estamos analizando si tenemos la capacidad en el mediano plazo de tener un crecimiento inorgánico. Habrá que mirar si esas oportunidades se pueden dar.

No obstante, ahora tenemos suficientes retos para consolidarnos en la región. Hay muchas oportunidades, todavía tenemos que aprender de este mercado para generar valor y entregar los mejores productos y servicios. Así que tendremos los crecimientos orgánicos, mejorando siempre la calidad y la oferta para nuestros clientes, pero estamos alerta y vamos a escuchar al mercado. Así que siempre estaremos atentos a cualquier oportunidad.

Javier Eduardo Gutiérrez y los colaboradores de Celsia creen que la cultura corporativa es clave para el éxito.

¿Cuáles son los principales retos que tiene el sector de la energía en América Latina?

En América Latina hay un común denominador en todos los países, y está asociado a la inequidad. Eso también se puede presentar en el acceso a la energía. Creo que tenemos que decirlo sin temor a equivocarnos, y es que una de las deudas que tenemos con la sociedad es que no contamos con acceso al 100% de la energía y el agua potable. Creo que uno de los ejes transversales de trabajo como sociedad y como empresa dentro de la industria de energía es llegar al 100% de la población. Otro aspecto es garantizar en el mediano plazo una energía más limpia, más sostenible y unos mercados mucho más desarrollados.

Todavía encontramos países y regiones en donde los mercados no están desarrollados, donde no hay facilidad para que el inversionista privado pueda llegar y penetrar de una manera positiva,
agregando valor a los mercados y a los clientes finales.

¿Tiene auto eléctrico y su casa tiene energía limpia?

Tengo auto eléctrico, y le comento que, una vez que uno lo conduce, no quiere bajarse de él. En mi casa, más que alguna generación eléctrica especial, lo que tengo son equipos de alta eficiencia que ayudan a tener un consumo inteligente.

Los aires acondicionados y los electrodomésticos son Inverter (una tecnología que reduce el consumo energético), y usamos gas licuado de petróleo para la cocina. Entonces en ese sentido trato de ser un consumidor eficiente y no despilfarrar energía.

¿Qué libro le recomendaría leer a los futuros líderes de los negocios?

Es un libro que leí hace muchos años, y es Well Done (Bien hecho), de Ken Blandchar. Es un libro muy sencillo. Está basado en la experiencia de la gente de SeaWorld. A diferencia de algunos zoológicos, donde estaba el tema del maltrato animal, aquí lo fundamental es que se quita el garrote, y se habla de la recompensa positiva. Los mejores resultados se dan cuando uno promueve el coaching con retroalimentación positiva, y dando mucho más valor a lo positivo y no a lo negativo. Y para mí ese es el gran valor de este libro.

¿A quién admira?

Uno admira a mucha gente y tiene muchas personas que le van marcando su trayectoria, como profesores, amigos, y por supuesto mi esposa y mis hijos. Creo que uno admira a todos los seres humanos con los que ha tenido la posibilidad de compartir este hermoso viaje que es la vida.

¿Cuál espera que sea su legado?

Legado es que haya dejado un mundo mejor del que recibí, en cualquier aspecto, por mínimo que sea. Yo creo que cuando uno hace algo, debe ser de alguna manera para mejorar las cosas y ser más sostenible para los hijos y los nietos. Quiero que me recuerden como alguien que hizo las cosas pensando en que iba a quedar un poquito mejor que como las recibió.

Luis Diego Quiros

Leave a Reply