• abril 2, 2022

“Nicaragua es donde están la mayoría de mis nutrientes radicales”

“Nicaragua es donde están la mayoría de mis nutrientes radicales”

El multifacético, prolífico y nicaragüense orgulloso, Ramiro Lacayo Deshón, ha transitado múltiples caminos, en sus 70 años de vida, senderos tanto físicos que lo han llevado a nuevas tierras, como veredas en las que ha desplegado su creatividad comunicativa, que se ha concretado en la arquitectura,las artes visuales, la escritura y hasta el cine.

«Un poco hermético”. Así se autodescribe Ramiro Lacayo Deshón, quien explica que, desde pequeño, ha tratado de averiguar la respuesta a cómo es él y “todavía la busco, porque a veces soy yo, a veces soy otro”.

Al final, optó por dejar de pensar mucho en eso y, más bien, se enfoca en dónde está y qué lo rodea. “Es difícil definirme a mí mismo, sino que son otros los que me dan un significado”.

Su intención, en la pintura, afirma, es comunicar emociones y sensaciones que viven muy adentro de él, quizás en su subconsciente y que son imposibles de expresar con palabras, pues carecen de narrativa.

“Hay muchos mensajes y estímulos para que el público interprete, también desde su subconsciente y, además, aprecie la vibración de los colores, la composición…la impronta. Pero el mensaje se lo dejo al espectador, es él quien tiene que finalizar la obra”.

Ramiro Lacayo Deshón, Pausa, óleo sobre lienzo, 57 x 70 pulgadas (144,78 x 177,80 centímetros). Foto: Maria Jose Alvarez S.

De acuerdo con Lacayo, debido a que todas las manifestaciones artísticas tienen su peculiaridad, le permiten sentirse cómodo con todas.

“Algunas veces quiero ser más explícito, narrativo y utilizo la literatura. El cine, además de ser narrativo, tiene la imagen viva, el movimiento que es también tiempo y se acerca más a una multidimensionalidad. Hay películas que recordamos más sus imágenes, que su historia. La pintura es a la que le he dedicado más tiempo y esfuerzo. Hay una pintura figurativa que también tiene su narrativa que me gusta ver, pero siento que tiene limitaciones expresivas. La otra vertiente, la pintura abstracta en la cual se elimina la narración y el objeto, paradójicamente, es la que siento con más posibilidades expresivas. Cuando pinto, siento que estoy revelando algo… un secreto que tal vez hasta yo desconocía; un grito, un susurro que viene desde adentro, sin pasar por la gramática. De todas las cosas, lo que más me maravilla son los colores”.

Ramiro Lacayo
Deshón en su estudio, disfrutando de su pasión: la pintura.

El artista considera como sus mayores logros artísticos un par de exposiciones, en las cuales observó que “la obra dialogaba con el espectador y en el ambiente había una cierta vibración, quizás un entusiasmo entre la gente, que me produce escalofríos y me hace sentir que estoy en todo y en todos”.

También, cada vez que logra un cuadro, se asombra y, “en los breves instantes en que los colores están frescos, la luz es perfecta, la composición harmónica; en esos momentos en que mi yo regresa a mí, siento éxtasis”.

“Entre mis novelas y cuentos tengo especial cariño por ‘Así en la Tierra’, la obra que siento más cercana a mí y que también retrata mejor la quimera de mi generación. Aunque es diferente a una obra autobiográfica, sí he transitado por muchos de los caminos que recorre el personaje. Por otro lado, siento que logré dar vida a esa ciudad fantasma que es Managua antes del terremoto”.

Lacayo incursionó en el ámbito de la cinematografía, durante el período 1978-1979 cuando se integró a la Brigada Cinematográfica Leonel Rugama, que documentó, a través de la fotografía y del cine, la lucha armada contra Anastasio Somoza Debayle. Fue cofundador del Instituto Nicaragüense de Cine (INCINE) y su director de 1979 a 1988.

“Sigo siendo el mismo, es decir, el mismo núcleo independientemente de las transformaciones. La vida es una flecha que va en una sola dirección. Hace un par de años, soñé que el Ramiro de hoy regresaba en el tiempo a visitar a ese temeroso niño que fui y le decía que viviera sin preocupaciones, que todo iba a terminar bien, independientemente de los errores”.

Ramiro Lacayo Deshón, Fantasía C, óleo sobre lienzo, 68 1/8 x 68 1/8 pulgadas (173,99 x 173,99 centímetros).

La vida lo ha llevado a vivir en diversas naciones como Estados Unidos y Colombia, sin embargo, su corazón vibra en el país con el territorio más extenso de Centroamérica.

“Nicaragua es donde están la mayoría de mis nutrientes radicales. He visitado muchos países, me han influenciado diferentes culturas, incluso podría vivir en otro país, pero mi cuerpo y mi sangre se alimentan con los elementos que tiene esta tierra. Creo que el ser humano debe ser universal y en cierta manera todos somos migrantes, pero siempre pertenecemos a algún lado. ¿Paradoja?”.

Al consultarle sobre su rumbo futuro y qué caminos transitará Ramiro Lacayo Deshón, categóricamente afirma que “el pasado es uno, pero el futuro es múltiple, parte de la sorpresa es ignorar a dónde vamos. Lo que sí sé es que quiero vivir libre de juicios y prejuicios, concentrado en mi arte y tal vez ¡descubrir algo!”

Para referencia de las obras que ilustran este artículo y asesoría a su colección, contacte: The Americas Collection 4213 Ponce de León Blvd. Coral Gables, FL 33146 / (305) 446-5578 www.americascollection.com

Etiquetas: Arte / Nicaragua / Ramiro Lacayo Deshón / The Americas Collection

Recomendaciones sobre este tema

¿A qué sabe Nicaragua?

¿A qué sabe Nicaragua?

Sabores auténticos, deliciosos ingredientes que se fusionan y dan vida a recetas increíbles y pasión por la buena…
El Centro de Arte de la Fundación Ortiz Gurdián

El Centro de Arte de la Fundación Ortiz Gurdián

Localizado en el corazón de la ciudad de León, Nicaragua, el Centro de Arte de la Fundación Ortiz…
Gef, Maluma y la Fundación El Arte de los Sueños llevan a Costa Rica una colección de edición limitada 

Gef, Maluma y la Fundación El Arte de los Sueños llevan a Costa Rica una colección de edición limitada 

Un porcentaje de las ventas estará destinado a La Fundación, la cual apoya el talento de jóvenes en…