La mitad de personas en Estados Unidos serán obesas dentro de 10 años

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Estilo de VidaSalud

La mitad de personas en Estados Unidos serán obesas dentro de 10 años

Comida muy procesada o saludable.

Si Estados Unidos no adopta colectivamente hábitos alimenticios más saludables, más de la mitad de la nación será obesa en 10 años.

Uno de cada cuatro estadounidenses será “severamente obeso” con un índice de masa corporal superior a 35, lo que significa que tendrán más de 45 kilos de sobrepeso.

Esa predicción alarmante, publicada el miércoles en NEJM, fue el resultado de un estudio que analizó datos del índice de masa corporal (IMC) autoinformados de más de seis millones de adultos estadounidenses.

Considerando los desafíos de luchar contra la pérdida de peso, son noticias devastadoras para la salud futura de esta nación.

“Dado lo notoriamente difícil que es tratar la obesidad una vez establecida, se puede ver que estamos en una situación insostenible”, dijo Aviva Must, presidenta de Salud Pública y Medicina Comunitaria de la Universidad de Tufts, que no participó en el estudio.

“El costo social es alto”, dijo, “tanto en términos de consecuencias para la salud relacionadas con la obesidad como en gastos de atención médica que podrían ponernos de rodillas”.

Datos sorprendentes por estado

Epidemia de obesidad en Estados Unidos.

En uno de los primeros esfuerzos de investigación para profundizar a nivel estatal, el estudio encontró que 29 estados, principalmente en el sur y el medio oeste, serán los más afectados, con más del 50% de sus residentes considerado obeso.

Pero ninguna parte del país se salva: en los 50 estados, al menos el 35% de la población será obesa, encontró el estudio.

“Lo que es aún más preocupante es el aumento de la obesidad severa”, dijo el autor principal Zachary Ward, analista del Harvard Chan School’s Center for Health Decision Science.

“A nivel nacional, la obesidad severa, generalmente más de 45 kilos de exceso de peso, se convertirá en la categoría de IMC más común”, dijo Ward. “La prevalencia será superior al 25% en 25 estados”.

Actualmente, solo el 18% de todos los estadounidenses son severamente obesos. Si la tendencia continúa, según el estudio, la obesidad severa “se volvería tan frecuente como la obesidad general en la década de 1990”.

El estudio también encontró que ciertas subpoblaciones tienen mayor riesgo de obesidad severa: mujeres, adultos negros no hispanos y adultos de bajos ingresos que ganan menos de US$50.000 por año.

“Y descubrimos que para los adultos de muy bajos ingresos, adultos con menos de US$20.000 de ingreso familiar anual, la obesidad severa será la categoría de IMC más común en 44 estados”, dijo Ward. “Así que, básicamente, en todo el país”.

¿Qué pasó?

“Hace cincuenta años, la obesidad era una condición relativamente rara”, dijo Must. “Las personas que eran pobres tenían bajo peso, no sobrepeso. Pero eso ha cambiado”.

Una razón es el aumento de las bebidas azucaradas y los alimentos ultraprocesados, que aportan calorías pero poca nutrición. Otra es que el precio de los alimentos, incluidas las opciones poco saludables de comida rápida, ha caído en Estados Unidos cuando se ajusta a la inflación.

“Los precios bajos de los alimentos son ciertamente parte de ello”, dice Must. “También hay opciones limitadas para la actividad física. Y se está escribiendo mucho sobre el estrés del racismo estructural y cómo eso influye en los patrones de comportamiento de las personas. Por lo tanto, es muy complicado”.

¿Podemos arreglarlo?

Comida muy procesada o saludable.

“No hay una imagen rosa aquí, pero no creo que podamos tirar la toalla”, asegura Must. “Probablemente se necesitarán muchas intervenciones y regulaciones de políticas federales, estatales y locales para tener un gran impacto. No podemos confiar en el cambio de comportamiento individual en un entorno que promueve la obesidad”.

Los estudios han mostrado algunas tácticas prometedoras, dijo: reforzar los sistemas locales de transporte público para alentar a caminar en lugar de conducir; mantener las escuelas abiertas los fines de semana y durante los veranos para permitir el acceso a gimnasios y piscinas; y aumentar el apoyo a los programas alimentarios de la granja a la escuela y de la granja al trabajo, así como a los mercados de agricultores, para aumentar el acceso a frutas y verduras de bajo costo.

Otras intervenciones incluyen el etiquetado de calorías en los menús de restaurantes y ‘drive-thru’ y la sustitución de máquinas expendedoras con refrigerios inteligentes en las escuelas.

“También hemos tratado de eliminar la deducción de impuestos que las empresas obtienen por anunciar alimentos poco saludables a los niños”, dijo Ward. “El dinero que gastan en publicidad de alimentos se puede descartar básicamente como una deducción de impuestos. “Esa podría ser una de las razones por las que vemos tales disparidades por raza, etnia o ingresos “, dijo Ward,” porque las compañías están apuntando directamente a la publicidad en estos grupos”.

En un estudio anterior, Ward y su equipo de Harvard descubrieron que tres intervenciones ahorraron más en costos de atención médica que el precio para implementarlos: eliminación de la deducción fiscal en publicidad; mejora de los estándares de nutrición para los bocadillos escolares; e imposición de un impuesto especial sobre las bebidas azucaradas.

La solución más rentable fue el impuesto sobre las bebidas azucaradas. El estudio encontró que el impuesto ahorró US$30 en costos de atención médica por cada dólar gastado en el programa.

“Se entrega tanto azúcar agregado a través de las bebidas endulzadas con azúcar, y las personas tienen otras opciones para la hidratación “, dijo Must. “Creo que es un objetivo fácil”.

Pero no necesariamente uno popular. Aún así, la complejidad del problema implica que una solución sea adoptada por toda una población, dicen los expertos, con cada estadounidense haciendo su parte.

“No creo que sea imposible”, dijo Must, señalando una disminución de la tasa de obesidad en los niños en Estados Unidos. Esa tendencia es el resultado de intervenciones en almuerzos escolares; programas de merienda; y un cambio en las asignaciones nutricionales en el Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Bebés y Niños, que ayuda a alimentar a más de siete millones de mujeres embarazadas y niños posparto hasta los cinco años.

En 2009, el programa disminuyó la ingesta de alimentos y bebidas asociados con el aumento de peso excesivo. Simplemente reduciendo la cantidad de jugo a la mitad, reduciendo el queso, requiriendo productos integrales y requiriendo leche descremada o baja en grasa, un estudio encontró que el programa redujo la tasa de obesidad en niños entre dos y cuatro años y aumentó la ingesta de frutas y vegetales.

Ese es ciertamente un modelo para futuros intentos entre niños y adultos, dijo Ward, y agregó que si los estadounidenses pudieran mantener su peso actual en lugar de aumentar, las tendencias podrían revertirse.

“Es realmente difícil perder peso”, dijo Ward. “Es realmente difícil tratar la obesidad. Por lo tanto, la prevención realmente tiene que estar a la vanguardia de los esfuerzos para combatir esta creciente epidemia”.

Fuente: CNN en Español

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta