¿Cómo construir una imagen ejecutiva exitosa?

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEstilo de VidaTop News

¿Cómo construir una imagen ejecutiva exitosa?

Es importante que las mujeres desarrollen un estilo personal que refleje su esencia y las capacidades que la hacen única. Un estilo que le diga al mundo quién es sin necesidad de hablar

“En el ámbito de los negocios es importante vestirse para el puesto que desea, no para el que tiene”, así de contundente es Raquel Echeverría, asesora de imagen y fundadora de Bestself Consulting, al detallar la importancia que tiene la imagen y un buen estilo.

De acuerdo con la experta, consciente o inconscientemente, su imagen refleja quién es usted, su personalidad, sus valores, intereses, habilidades y aquello que la hace única.

“Una primera impresión positiva es vital para avanzar en cualquier relación. Si su apariencia no representa verdaderamente su marca profesional, las personas no querrán contratarla, comprar su producto o hacer negocios con usted. Su imagen influye fuertemente en la percepción que otras personas tengan sobre su confiabilidad e inteligencia”, agrega Echeverría.

En el caso de las mujeres, ni el traje de la mejor calidad tendrá el efecto deseado, si no se complementa con un par de zapatos a juego, cerrados y de alta calidad.

“El zapato ideal para el trabajo es el clásico stiletto de suela delgada y punta cerrada. Las plataformas muy altas, sandalias o cualquier tipo de bota se consideran de uso ‘casual’ o social. Lo ideal es utilizar zapatos de cuero y de colores neutros, ya que combinan con casi todo”, afirma la asesora de imagen.

Los  detalles  que cuentan

Una primera impresión positiva es vital para avanzar en cualquier relación.

Otros aspectos vitales para proyectar estilo, buen gusto y elegancia se centran en las prendas elegidas:

• Cabello: Corto o largo, suelto o amarrado, debe estar siempre limpio, ordenado y no verse grasoso. Si piensa teñirlo, opte por colores naturales y evite los colores de fantasía, porque no son apropiados para los entornos formales y corporativos.

• Blusas o camisas escotadas: En el trabajo, por principio, no se muestra demasiada piel y esto incluye los escotes. Esto puede convertirse en un factor distractor, además, de que resta profesionalismo a nuestra apariencia. El escote ideal debe ser menor de 5 cm.

• Faldas o vestidos muy cortos: El largo ideal es a la altura de la rodilla o como máximo 7 cm por encima de la rodilla, pero no más de eso. Como tip adicional, las faldas más largas estilizan y nos hacen ver más delgadas y más altas.

• Ropa o accesorios brillantes: Los brillos son ideales para nuestras prendas de noche, ya sean ‘casuales’ o formales, por lo tanto no encajan bien en nuestro día a día laboral. Además, las prendas transparentes o con transparencias no son adecuadas para la oficina.

Karla Echavarría

Leave a Reply