• noviembre 10, 2022

Ejemplo de emprendedurismo y liderazgo  

Ejemplo de emprendedurismo y liderazgo  

Jimena Florez estudia a la par de científicos estadounidenses el impacto de los alimentos en el desarrollo humano y en el desarrollo socioeconómico.

Por Milagros Sánchez Pinell

Buscar la manera de cómo resolver problemáticas sociales para generar una mejor calidad de vida, especialmente en la industria alimenticia, es el propósito de vida de la colombiana, Jimena Florez.

Ella es la fundadora y CEO de Chaak Healthy Snacks, una empresa orientada a la salud y el bienestar, que se centra en la investigación, el diseño y el desarrollo de mezclas de brownies, muffins y panqueques innovadores para impactar positivamente en los problemas de salud pública, cuya sede se encuentra en Nueva Jersey, Estados Unidos.

Sus productos son probados y mejorados en el Centro de Innovación Alimentaria de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey. Además, es Consejera de Emprendimiento de Tufts University en la Escuela Friedman de Nutrición, Ciencias y Políticas, en Boston, Massachusetts.

“Los alimentos de Chaak carecen de harina y azúcar.  Tienen una mezcla de grupos de vegetales, frutas y granos, considerados súper alimentos que logran generar saciedad, son ricos y 100% nutritivos”, explicó sobre sus productos.

Cuando Jimena tenía 17 años, su pasión por la historia y la economía la llevó a tomar una decisión muy importante. Vivió en Alemania durante un año, sin su familia. Esta experiencia marcó su vida y mucho de lo que es hoy se lo debe a esa experiencia.

Jimena estudió Finanzas y Relaciones Internacionales en la Universidad Externado de Colombia y Finanzas con énfasis en Economía Ambiental en University of Wollongong, en Australia.

Ha merecido importantes reconocimientos. En el 2015 el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, reconoció su labor como empresaria social líder en una ceremonia celebrada en la Casa Blanca. También, fue nombrada “Mujer del Año menor de 40”  por la National Association of Women Business Owners, en Nueva Jersey, en el 2017.

Ese mismo año fue reconocida como 1 de las 5 mejores emprendedoras de LATAM por la revista estadounidense Americas Quarterly, dedicada a la política, los negocios y la cultura de América.

Se casó hace dos años con el francés Pierre Aubertin. El 7 de enero del 2021 recibieron a su primer hijo, Sebastián Aubertin Florez.

Desde Francia, donde Jimena se encuentra temporalmente, concedió a la revista Vida y Éxito, una entrevista que nos permitió conocer más quién es esta joven líder latinoamericana.

¿Cómo fue la experiencia de vivir en Alemania a los 17 años?

De ahí parte un poco mi inclinación a lo que empecé a dedicarme. La familia donde me quedé son dueños de una cervecería orgánica y sostenible en el sur de Alemania. Llevan 20 años utilizando energía solar y fue con ellos que empecé a conocer de qué se trataba la agricultura orgánica, ya que tienen una empresa sostenible que ha sido premiada como tal. Alemania me dio una visión muy grande y diferente. Todo eso me ayudó a abrir la mente y comencé a perfilar mi carrera en el sector.

Desde pequeña mostró dos grandes cualidades: emprendedora y líder…

Sí, eso es como innato (sonríe). Desde niña yo tenía la necesidad de crear y para mí era un juego crear algo y probarme que yo podía venderlo. Empecé con helados y gelatinas en polvo en mi colegio. Tenía nueve años cuando empecé a sentirme independiente. También, fui deportista, era la capitana de voleibol del colegio y creé un grupo de baile. Fue entonces cuando empecé a descubrir que podía agrupar a personas para un mismo fin. También, mis papás siempre me apoyaron y me daban la libertad de crear y explorar. Pienso que eso fue positivo y así es más fácil.

¿Qué le enseñó el deporte?

Definitivamente el deporte te enseña a trabajar en equipo y a tener liderazgo.  Fui capitana desde que empecé a jugar y eso me ayudó a ver que tipo de líder quería ser. Desde pequeña observaba que impulsaba a los demás, en vez de juzgarlos. Mi estilo era apoyar y eso hizo que desarrollara habilidades de liderazgo y de saber entender, así que empecé a sentirme cómoda en el liderazgo.

¿Cuál fue su primer emprendimiento formal?

Al terminar mi carrera en Australia, regresé a Colombia y fundé Crispy Fruit, junto con una amiga. Empezamos a ayudar a campesinos a transformar las frutas. De ahí se creó una marca de frutas deshidratadas, estilo snack, con el fin de ayudar al campesino a resolver una problemática muy grande, que todavía la hay qué es la pérdida de muchos de sus productos.

¿Cuál es su deseo más grande?

Es llegar al sector de servicio público y poder generar transformaciones en políticas públicas, que por mi trabajo de alguna forma ya lo hago. Recientemente se realizó la Conferencia de la Casa Blanca sobre el Hambre, la Nutrición y la Salud, que solo se ha dado dos veces en Estados Unidos. Esto con el objetivo de mejorar la salud pública de las personas de escasos recursos. Mi enfoque es desde los hispanos y fui parte de las personas que hicieron recomendaciones en políticas públicas para mejorar y disminuir la inequidad de la seguridad alimentaria.

¿Ser mamá ha reforzado su interés en el tema de seguridad alimentaria, especialmente en los niños?

Es descubrir cómo las transformaciones se dan en la casa y como es de importante entender las necesidades culturales y las necesidades del niño y los estilos de crianza. Siendo mamá me he dado cuenta de que es insuficiente el alimento, también hay que entender y ser eficientes en el tipo de alimentos que les damos a nuestros hijos. Un niño jamás se va a comer todo lo que le de un adulto, él va a ser selectivo. Entonces, la mamá debe de tener el conocimiento de que tipo de productos tienen más nutrientes, qué tipo de combinaciones generan mayor impacto nutritivo en el cuerpo del niño y que tipo de aprovechamientos ofrecen. Ahora que soy mamá tengo una claridad profunda de qué tenemos que entender como empresa a la hora de diseñar productos, satisfaciendo realmente las necesidades de la familia.

¿Hay algún reconocimiento en particular que sea más especial para usted?

Todos han sido especiales porque todos son un reconocimiento a una labor y a un propósito. Pero, sin duda el de la Casa Blanca ha sido el más significativo por las dimensiones y todo lo que me llevó a conocer, como al expresidente Barack Obama, que es un hombre que yo admiro. Sin embargo, cada premio es una satisfacción porque me hacen sentir que, a través de mí, que solo soy un instrumento, muchas personas puedan ser escuchadas. Cuando gané este premio, empresas grandes en Colombia empezaron a generar un modelo sostenible con campesinos. El impacto que generó eso me originó una gran satisfacción, más que el reconocimiento mismo.

¿Qué desafíos ha tenido que enfrentar para alcanzar sus metas?

Muchos. Mi primer desafío fue crear a partir de mi conocimiento y de mi fortaleza porque estaba sin recursos económicos. He tenido retos sociales, culturales, económicos y de idioma, pero uno también tiene ángeles en el camino. El reto siempre va a existir, están los restos externos y el reto con uno mismo porque uno suele limitarse. Lo que me ha ayudado siempre es mi capacidad de creer en mí, de apasionarme y de ser constante con lo que quería y creía.

¿Qué tanto ha cambiado aquella niña de la gelatina en bolsa?

Mucho, aunque todavía me apego a ella. A la niña que crea, es curiosa, le encanta bailar, cantar y ser feliz. Siempre la llevo conmigo y es mi fortaleza. Pero, la Jimena de hoy, más que ser curiosa y creativa, necesita sentir que hay alguien más que se beneficia de cualquier cosa que haga. Siento que hay un reto en el crecimiento personal, porque más allá de crear algo para su satisfacción personal, ahora quiere generar beneficios para otros.

¿Ha pensado escribir un libro?

Sí, y con diferentes temáticas. Me gustan los temas de emprendimientos y los emocionales, todo lo que tiene que ver con el ser humano, los sentimientos, la percepción del amor y como lo entendemos.

Etiquetas: emprendedora / Mujer de negocios / Personaje de la semana

Recomendaciones sobre este tema

El arte y los negocios de Elianne Peñalba

El arte y los negocios de Elianne Peñalba

Es propietaria de Canvas, una boutique de materiales para artistas. 
El estilo clásico de Alelí

El estilo clásico de Alelí

Beatriz Torbay Mendoza decidió navegar en la aventura de tener su propio negocio en el ramo de la…