El impacto económico de Alemania en Centroamérica

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEspecialesNegociosTop News

El impacto económico de Alemania en Centroamérica

Alemania es el destino número 11 para las exportaciones regionales, el octavo origen de nuestras importaciones y su relevancia crece cada año

Muchas de sus principales marcas nacieron mucho antes de que nuestros abuelos lo hicieran, en el siglo pasado o, incluso, antes.

Johannes Gutenberg, el inventor de la imprenta, falleció en 1468, 24 años antes de que Cristóbal Colón llegara a América y tres siglos y medio antes de que las naciones centroamericanas comenzaran su vida independiente.

Esa ventaja en el desarrollo científico, industrial y comercial se refleja en la balanza comercial que los países de la región mantienen con la economía más grande de Europa y la cuarta potencia económica mundial.

“El comercio entre la región de Centroamérica y Alemania se caracteriza por la diversidad
de productos que se exportan e importan, en especial el caso de Costa Rica, que exporta mercancías de alto valor, como productos de alta tecnología. Aún así, el comercio sigue marcado por un déficit en la balanza comercial, pues se importa más de lo que se exporta y hay un superávit para Alemania”, afirma la Cámara de Comercio e Industria Costarricense Alemana (AHK).

De acuerdo con la AHK, la región envía a Alemania banano, cámaras y proyectores cinematográficos, café oro, resistencias eléctricas (excepto de calentamiento), piña, textiles y confección, otros frutos sin cocer congelados, materiales eléctricos, plantas ornamentales y camarones, entre otros.

Mientras tanto, Alemania exporta productos con alto valor agregado, como antisueros, medicamentos, automóviles para el turismo, reactivos de diagnóstico o laboratorio, insecticidas y fungicidas, materiales eléctricos, productos laminados de hierro, manufacturas de plástico, dispositivos de uso médico y alimentos destinados a usos médicos, entre otros.

“Costa Rica, en comparación de los demás países de Centroamérica, produce más mercancías de alta tecnología con gran valor agregado, esto debido a la cantidad de mano de obra calificada que existe en el país. Basándose en ese último punto, algunas oportunidades comerciales que se puedan maximizar en el país podrían ser la exportación de más productos tecnológicos”, afirma la AHK.

En cuanto al sector servicios, la cámara asegura que el intercambio de estos en el modo de suministro beneficiaría a ambas regiones, mediante la movilización de asesores en ciertos temas de un país a otro.

Oportunidades de crecimiento

Debido al hecho de que el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pretende excluir a Nicaragua, República Dominicana y El Salvador del Cafta-DR, tratado comercial que garantiza las relaciones entre la región y el principal destino de sus exportaciones, “el comercio de Centroamérica como bloque se vería fuertemente afectado, debido a que estaría perdiendo competitividad de dos países de la región, tomando en cuenta que Nicaragua es el país con mayor extensión territorial”, asegura la Cámara, la cual explica que esas medidas fueron tomadas por razones relacionadas al régimen autoritario impuesto en Nicaragua y a las relaciones comerciales que República Dominicana y El Salvador mantienen en Asia.

“Por otro lado, un mercado donde los productos latinoamericanos son bastante apetecidos es el europeo, lo que podría significar que al encontrarse Centroamérica en una situación de aún más desventaja para con Estados Unidos, redirija la mayoría de sus exportaciones hacia la Unión Europea, como una manera de contrarrestar el desequilibrio de la balanza comercial que generaría la renegociación del Cafta-DR”, dice la AHK.

Sin duda alguna, las posibilidades de incrementar las relaciones comerciales con esa nación europea son muchas y la relación podría fortalecerse, aún más, en los años por venir.

Arturo Castro Barrantes

Leave a Reply