Construya vidas y genere más riqueza

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEspecialesNegociosTop News

Construya vidas y genere más riqueza

La inversión que haga en el bienestar de su equipo de trabajo influirá de manera positiva en el bienestar de otros seres humanos, lo cual se traducirá en un incremento de la productividad y la fidelidad de sus colaboradores.

Trabajar en lo que amamos y vivimos con pasión, sin duda, representa una gran bendición. Hacerlo en una empresa que se preocupe por el bienestar integral de sus colaboradores, como seres humanos, genera fidelidad y un sentimiento de agradecimiento tan profundo que los colaboradores lo pensarán dos, tres y hasta cuatro veces antes de “probar suerte” en otro lugar.

Y es que, puesto en palabras sencillas, un buen ambiente laboral o una “empresa feliz” beneficia a los colaboradores de manera directa y también a los empleadores, ya que disminuye los costos por liquidación de empleados, ausentismo laboral, licencias por enfermedad, entrenamiento y capacitación de los nuevos colaboradores y otros gastos adicionales que producen los altos niveles de rotación de trabajadores inconformes.

Así que ¡la ecuación beneficia tanto a los colaboradores como a las compañías!

Pero ¿qué es una “empresa feliz”?

De acuerdo con Miguel Flores, Senior de Consultoría, Deloitte Spanish-Latam, las tendencias relacionadas con la gestión de la fuerza laboral durante la última década han demostrado, sin lugar a dudas, que la promoción de ambientes de trabajo satisfactorios, resulta un pilar esencial sobre el cual se soportan, entre otros aspectos, la retención del talento o el desempeño de los colaboradores.

“Una empresa feliz es aquella que posee objetivos a largo plazo en los que se describen acciones articuladas para elevar la experiencia humana en forma continua, reconociendo los factores clave que afiancen el desarrollo integral de las personas a partir de buenas prácticas de gestión, en donde los resultados de la organización sean medidos por los efectos beneficiosos que tienen en sus colaboradores para consolidar un entorno saludable (físico, mental, social) que se traduzca en un rendimiento superior de los equipos”, explica el experto.

Una empresa feliz promueve un ambiente donde sus colaboradores se sienten satisfechos y se pueden realizar como personas en las tareas de su trabajo.

En otras palabras, una empresa feliz busca la felicidad y el bienestar de su equipo de trabajo.

Harvard Business Review, en su artículo Lo que las Mejores Empresas para Trabajar hacen diferente, asegura que estas organizaciones proveen a las personas con un sentimiento de satisfacción en sus vidas, en contraposición con una simple satisfacción con sus trabajos. “Casi todos los fundadores y CEO con los que hablamos nos dijeron que ellos construyeron sus compañías con la gente en mente. Para ellos, una cultura saludable es tan importante como un balance de resultados saludable y sus beneficios van más allá de un salario mínimo”.

El artículo afirma que las compañías estudiadas encuentran formas de rejuvenecer a sus empleados ayudándoles a identificar su “llamado” o el área de trabajo que les provee el mayor nivel de realización personal, lo cual no solo incrementa la productividad, sino que “los hace sentir felices –incluso afortunadosde trabajar”.

“Sonreír a los desafíos valorando las circunstancias con optimismo, emerger con resiliencia de las situaciones adversas y mantener conexiones provechosas con otras personas sin importar las distancias que nos separen, son principios básicos cuando se habla actualmente de felicidad en las empresas. En Deloitte, creemos firmemente en el concepto de ‘empresa social’ centrada en impulsar el alineamiento sostenible entre la estrategia corporativa de negocios con respecto a las necesidades reales de los profesionales”, agrega Flores.

Características de una empresa feliz

Al hablar de felicidad corporativa, el ejecutivo menciona el “Modelo de Organización Simplemente Irresistible” de Bersin-Deloitte, el cual plantea cinco aspectos básicos que toda empresa puede tomar en cuenta para incrementar las probabilidades de que sus colaboradores alcancen la automotivación deseada para llevar a cabos sus asignaciones con satisfacción, alta excelencia y compromiso.

1. “Trabajo con significado”: las personas deben disponer de la autonomía suficiente para liberar su potencial siendo ellas mismas, en virtud de que los roles a los cuales se les asignen estén en concordancia con sus competencias naturales y puedan tomar decisiones a partir del conocimiento-experiencia propia (empoderamiento) en el marco de una agenda de trabajo que no obedezca a estructuras rígidas.

2. “Gestión del apoyo”: “Es crítico que se definan metas claras en cuya consecución exista un acompañamiento permanente (Coaching-Mentoring), en aras de ofrecer retroalimentación oportuna para el cierre constructivo de brechas”. El representante de Deloitte sugiere invertir en el adiestramiento continuo de habilidades (técnicas y blandas) de las figuras de liderazgo, para alcanzar un manejo ágil del desempeño, tanto en la conducción de personas como en proyectos o tareas.

3. “Creación de ambientes de trabajo positivos”: entornos de trabajo humanizado en los que las personas tengan acceso a actividades de integración o bienestar, como sesiones de yoga o de asesoría nutricional, en entornos flexibles. “En este sentido, es ideal contar con una cultura de reconocimiento sólida, tanto en salario monetario, como emocional, encuadrada en un plan de gobernanza o políticas que protejan la equidad, inclusión y la diversidad”.

4. “Oportunidades de crecimiento”: ofrecer capacitación en todos los niveles y el soporte necesario para un amplio aprovechamiento, desplegando mecanismos estandarizados para facilitar las promociones o ascensos dentro de un enfoque de aprendizaje dinámico, a la vez que autodirigido. “La premisa es consolidar un programa robusto de adiestramiento que tenga un alto impacto en la gente”.

5. “Construcción de la confianza en la capa de liderazgo”: que cada profesional conozca e igualmente se le aliente a practicar la misión y el propósito empresarial a través, por ejemplo, de campañas de comunicación, partiendo de una asignación presupuestaria tangible dirigida a las personas. “La transparencia, lo mismo que la honestidad en los diferentes procesos corporativos, constituye una piedra angular de este atributo para que sirva de inspiración de un actuar ético”.

En el artículo Creando un mejor lugar de trabajo en la Tierra, Harvard Business Review coincide con Flores: “la organización de sus sueños es una compañía donde las diferencias individuales son nutridas; donde no se suprime o deforma la información; la compañía añade valor a los empleados, en lugar de extraerlo de ellos; la organización representa algo con significado, el trabajo en sí mismo es intrínsecamente gratificante y sin reglas estúpidas”.

¿Por qué es importante la felicidad en las empresas?

El representante de Deloitte explica que, de acuerdo con el artículo de la revista Harvard Business Review del 2019 titulado What Wellness Programs Don’t Do for Workers? se extrae que actualmente la industria global del bienestar para los colaboradores alcanza una inversión neta acumulada de US$8.000 millones en iniciativas como membresía a gimnasios, clases de meditación o alimentación subsidiada en las compañías. “Al día de hoy, el 90% de las organizaciones en el mundo ofrece a sus colaboradores al menos un tipo de beneficio relacionado con bienestar, mientras tanto un 60% tiene un presupuesto reservado para este rubro, el cual esperan incrementar en un 7,8% en los próximos cinco años. Cada vez son más los profesionales que se preocupan por el impacto del trabajo en su salud mental, seguido por las preocupaciones sobre la salud física y familiar– social”.

El grado de felicidad de una empresa está estrechamente relacionado con el sistema de gestión y sus líderes, así como los valores y la cultura corporativa.

Flores dice que es necesario considerar que aquellas empresas que no mitiguen los aspectos que desencadenan estrés en sus colaboradores, como por ejemplo las largas horas de trabajo por exigencias simultáneas, se exponen a un riesgo mayor de enfermedades ocupacionales en sus empleados, por desgaste profesional o burnout, al bajo cumplimiento de sus metas, a un aumento en la rotación de puestos, al igual que costos médicos-legales o de aseguramiento, cuyas pérdidas anuales reportadas han alcanzado los US$200.000 millones en el mundo.

Live 13.5 es una firma consultora con experiencia regional en el bienestar y la felicidad de los colaboradores. Sus expertos indican que una empresa feliz es la que se conforma por colaboradores emocional y profesionalmente felices, y esto es mayoritariamente, responsabilidad de las empresas a través del llamado salario emocional, que se refiere a aquellas retribuciones que un trabajador puede conseguir de su empresa – sin carácter económico – y que están dirigidas a mejorar su bienestar y su calidad de vida.

Algunos elementos que forman parte del salario emocional son horarios laborales flexibles, promoción de la salud y el deporte en el trabajo, seguridad y prevención para empleados, buen clima laboral y reafirmar el trabajo en equipo, entre otros.

Colaboración especial: Magally Leiva Ledezma

Lea la nota completa en nuestra revista digital

Arturo Castro Barrantes

Deja una respuesta