• diciembre 4, 2018

¿Quiénes son los «nanoinfluencers»?

¿Quiénes son los «nanoinfluencers»?

El «nanoinfluencer» habla de la marca de manera auténtica, es el boca a boca de las redes sociales, el consejo de un amigo, a veces mucho más eficaz para las marcas que una valla publicitaria

Un influencer es aquella persona que tiene muchos seguidores en las redes sociales y tiempo para estar en ellas.

Según BBC Mundo, un influencer que se precie, además de tener más de 100.000 seguidores en redes sociales, requiere tanto tiempo para hacer bien su trabajo que seguramente lo es a jornada completa.

De hecho, muchos ganan importantes sumas de dinero gracias a las colaboraciones con las que promocionan todo tipo de marcas y productos, desde hoteles y restaurantes hasta firmas de moda o de belleza.

Pero ahora en las redes sociales surgió un nuevo grupo los nanoinfluencers, que son lo que tienen menos de 10.000.

En cambio, los «microinfluencers», algo así como los influencers a pequeña escala, vienen a tener entre 10.000 y 100.000.

El «nanoinfluencer» no es tan ambicioso como el gran influencer; le bastan unas muestras o unos productos gratis para hacer la promoción.

Kat Richardson, directora de la agencia de marketing de influencers WaR, le dijo a la BBC que se necesitan al menos unos 10.000 seguidores en la cuenta de Instagram para «comenzar a hacer algo» en la red social.

Los «microinfluencers» ganan mucho menos dinero que los influencers con más seguidores, en torno a US$130 por cada post en la red social.

En cuanto a los «nanoinfluencers», a veces tienen apenas unos 1.000 seguidores.

En ocasiones tienen algunos más, pero nunca alcanzan los 10.000.

Mae Karwowski, directora ejecutiva de Obviously, una agencia de publicidad en Nueva York, le dijo al diario estadounidense The New York Times que la cifra oscila entre 1.000 y 5.000 seguidores.

Asequibles para las empresas

Según Karwowski, los «nanoinfluencers» representan una gran oportunidad y resultan muy asequibles para las empresas.

Puede parecer contradictorio que alguien con tan pocos followers pueda convertirse en un elemento importante para una empresa.

Precisamente, es su falta de un gran número de seguidores lo que los hace interesantes: cuando promocionan un producto, parece más auténtico.

«Los ‘nanoinfluencers’ son gente corriente, personas sencillas», le contó al sitio de noticias sobre marketingy publicidad PR News el sociólogo e investigador de Microsoft, Duncan Watt.

«En lugar de buscar fama o reconocimiento a gran escala, son ‘superfans’, gente tan apasionada sobre una marca en particular que publican sus experiencias auténticas sobre ella y crean una comunidad en internet», se lee en el reporte.

El «nanoinfluencer» habla de la marca de manera auténtica, es el boca a boca de las redes sociales, el consejo de un amigo, a veces mucho más eficaz para las marcas que una valla publicitaria.

Además, a las marcas les resulta fácil hacer la gestión. El «nanoinfluencer» no es tan ambicioso como el gran influencer; le bastan unas muestras o unos productos gratis -o una pequeña comisión- para hacer la promoción.

Los influencers están más rodados en el mundo de la publicidad. Usan otras tácticas y exigen más.

Pero para los «nanoinfluencers» el dinero no suele ser parte del trato.

Por eso firmas como la de Karwowski tienen una gran cantidad de «nanoinfluencers» en su base de datos (unos 7.500… y espera duplicar el número en marzo).

Fuente: BBC Mundo

Etiquetas: Empresas / influencers / Marcas / microinfluencers / nanoinfluencer / Tecnología

Recomendaciones sobre este tema

AED celebra 25 años de compromiso empresarial con la sostenibilidad

AED celebra 25 años de compromiso empresarial con la sostenibilidad

Evento convocó a más de 250 personas líderes. Alianza reconoció 25 hitos de su historia.
¿Cómo aumentar el engagement con los filtros de instagram?

¿Cómo aumentar el engagement con los filtros de instagram?

Hoy en día las empresas se ven obligadas a ser creativas e innovar constantemente para encantar a los…
Muchas cabezas piensan mejor que una

Muchas cabezas piensan mejor que una

Nacionalidad, edad, raza, condición social, orientación sexual, religión, preferencia política o, incluso, deportiva. Todos tenemos una formación personal…