Oferta de productos falsificados aumenta en diciembre

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Negocios

Oferta de productos falsificados aumenta en diciembre

Otro daño para el país es que los falsificadores de marcas no cumplen con el pago de los impuestos.

Especialista brinda recomendaciones para evitar engaños

En este mes de diciembre la oferta de productos falsificados aumenta en los comercios y esto se debe a que hay más dinero disponible en manos de los consumidores, y en consecuencia los comerciantes colocan más producto en la calle.

La población, en muchas ocasiones, se deja llevar por la oferta de estos productos por lo que caen en el engaño al adquirirlos hasta en precios similares a los originales, cuando no lo son, o por lo baratos que los ofrecen.

Guillermo Rodríguez, especialista en Propiedad Intelectual de Nassar Abogados, explicó que al menos el 10% del comercio mundial es falso.

“Costa Rica tiene una particularidad y es que, en San José, y en las cabeceras de las provincias es en donde más se encuentra producto falso. En Costa Rica, la fiscalía recibió, en 2016, 75 denuncias por el delito a la infracción de la Ley de procedimientos de observancia de los derechos de propiedad intelectual. Mientras que en 2017 la cifra de denuncias aumentó a 103”, dijo Rodríguez, quien destacó cuatro tipos de infracciones de la propiedad intelectual en productos:

  • Producto falso con marca idéntica con la original.
  • Imitación de producto que utiliza una marca muy similar a la original.
  • Productos similares a la original que generan confusión.
  • Colocación de productos falsos a la par de los originales, donde se aprovecha del posicionamiento del original.

Rodríguez asegura que la falsificación de productos se da principalmente en grandes marcas, sin embargo, también se da a nivel de productos nacionales.

“Los productos que mayormente de falsifican son zapatos, ropa, medicamentos, maquillaje, químicos e inclusive alimentos. Es así que el daño para la población y para el país es a nivel económico, de seguridad e inclusive de salud”, dijo el experto de Nassar Abogados.

La falsificación afecta al consumidor cuando el producto falla, esto al no tener la calidad de los originales, los consumidores pretenden que las empresas oficiales apliquen sus garantías, pero en casos como estos estas empresas no podrían aplicar la garantía por ser un producto falso y ahí es donde pierden su dinero. También sucede lo mismo al otro lado de la acera; el comerciante no se da cuenta de la falsedad del producto, o no aplica protocolos para revisar la originalidad del mismo, y en consecuencia les aplican garantías a productos que no la tenían.

Otro daño para el país es que los falsificadores de marcas no cumplen con el pago de los impuestos, o pagan impuestos ínfimos en comparación con el producto original, compitiendo así de forma desleal y causando un  importante daño a la economía de Costa Rica, lo que va en perjuicio de la situación económica actual. Y, además, los estándares internacionales del país bajan.

Otro daño para el país es que los falsificadores de marcas no cumplen con el pago de los impuestos.

Los empresarios que adquieren productos ilícitos para comerciarlos se exponen a procesos legales y a multas. Para evitarlo deben denunciar ante la empresa fabricante y ante la fiscalía sobre los productos que les ofrecen, así como asesorarse para que identifique e mercado en el que está.

En el caso de las personas pueden denunciar en la oficina de Consumidor y en la Casa Matriz de la marca. La mayor cantidad de productos ilegales provienen del extranjero, sin embargo, también existe producción nacional.

Recomendaciones

Rodríguez enumeró una serie de recomendaciones a seguir para evitar caer en el engaño de los productos falsos:

1.Identificar el comercio en el que se compra, que sean empresas de trayectoria y serias, tanto para consumidores como para comerciantes que compran en el extranjero para revender en Costa Rica.

2. Verificar en sus sitios web si efectivamente venden productos originales y si es un distribuidor autorizado, así como verificar que el producto sea efectivamente manufacturado por la empresa propietaria de la marca.

3. Revisar que el producto tenga las etiquetas correctas y originales. Que no tengan daños, faltas de ortografía, imprecisiones, u otros defectos que no se producirían en un producto original.

4. Las etiquetas deben estar muy bien pegadas al producto, alineadas y de calidad.

Analizar el precio del producto, cuando este es muy inferior al que podría tener el original se debe dudar.

 

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta