La Inversión Extranjera Directa (IED) en América Latina y el Caribe

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasNegocios

La Inversión Extranjera Directa (IED) en América Latina y el Caribe

La atracción de nuevas inversiones es parte del plan de acción del Presidente Laurentino Cortizo Cohen.

Se trata de la reducción más grave registrada en América Latina y el Caribe, por lo cual la subregión vio disminuir del 7,2% al 1,2% su contribución a la IED regional.

Recopilado por: Carlos Ivan Aizpurua, Vicepresidente Ejecutivo de CEO Advisors

Todos los países de la subregión centroamericana registraron una reducción en los flujos de inversión extranjera directa en 2020. En conjunto, el monto de las inversiones se contrajo US$10.434 millones, que equivalen al 89% del valor registrado el año anterior. La causa principal de esta marcada contracción es, en buena medida, la caída de la IED en Panamá.

Se trata de la reducción más grave registrada en América Latina y el Caribe, por lo cual la subregión vio disminuir del 7,2% al 1,2% su contribución a la IED regional. Debido a la fuerte contracción experimentada por las inversiones en Panamá, en 2020 cambia también el ranking de la región en materia de IED, posicionándose Costa Rica y Guatemala en el primer y segundo lugar, respectivamente, de recepción de IED centroamericana.

En términos sectoriales, se mantiene el resultado registrado en 2019, siendo los servicios y las manufactura los dos sectores de mayor importancia relativa. En lo que concierne al origen, poco menos del 50% de las inversiones proceden de los Estados Unidos, mientras que las inversiones procedentes de la región centroamericana representan el 22%. De este porcentaje, el 77% es de origen panameño, lo que se explica por ser Panamá un centro financiero desde el cual empresas de distintos orígenes realizan inversiones en la región. En lo que respecta a los componentes, destacan las reinversiones de utilidades (US$1.940 millones). Este rubro, a pesar de experimentar una fuerte contracción con respecto al año anterior (-66%), logra reequilibrar la cifra negativa de los préstamos entre empresas (-835 millones de dólares), posicionándose como el componente más importante de la IED centroamericana en 2020. Los anuncios de inversiones para países de Centroamérica fueron 149, suman un total de US$3.745 millones  y representan respectivamente el 14% del número y el 7% del monto de inversiones anunciadas para el conjunto de América Latina y el Caribe. La reducción respecto a 2019 es significativa (-23% en términos de número y -27% en términos de valor anunciado), pero es más contenida que la que experimenta la región en su conjunto (-45% en términos de número y -50% en términos de valor anunciado). En este escenario, destacan los sectores relacionados con la industria de la salud (especialmente dispositivos médicos) y la energía renovable, que registran un incremento en los valores anunciados: 68% y 5%, respectivamente.

En la subregión destaca Costa Rica, con el 68% del número de anuncios y el 37% del valor anunciado. Le sigue Panamá, con el 15% del número y el 35% del valor de los proyectos anunciados.

Desde el punto de vista sectorial, los anuncios de inversiones se concentran principalmente en los sectores de manufactura (47% del número y 39% del valor) y servicios (46% del número y 42% del valor). Los anuncios en los sectores extractivos y energéticos, si bien menos numerosos, registran valores promedio superiores a los de los otros dos subconjuntos.

Cabe destacar que un 43% de los proyectos anunciados para la subregión y el 36% de su valor se concentra en tres áreas productivas de interés: la industria de la salud, las tecnologías de la información y las comunicaciones y las energías renovables.

Costa Rica

Los US$2.103 millones de inversiones recibidos por Costa Rica representan el mayor aporte a la IED de la subregión en 2020; sin embargo, se trata de una caída del 23% en comparación con 2019 y la cifra más baja registrada por el país en la última década. En cuanto a la composición, la reinversión de utilidades se confirma como el ítem más importante (54%), a pesar de la significativa contracción registrada (-31%). El sector más relevante sigue siendo la manufactura (66%) y el país de origen, los Estados Unidos (68%).

Los US$2.103 millones de inversiones recibidos por Costa Rica representan el mayor aporte a la IED de la subregión en 2020.

De los 101 anuncios de inversiones, una cuarta parte se orienta hacia el sector farmacéutico y de dispositivos médicos y otra cuarta parte a proyectos en tecnología de la información y las comunicaciones. Es importante observar que el país tiene una estrategia de atracción de inversiones que prioriza tres áreas: servicios intensivos en conocimiento, manufactura inteligente en ciencias de la vida, y salud y bienestar, que son precisamente las áreas en las que se registran los anuncios de proyectos. En particular, en el rubro de dispositivos médicos los números de anuncios se han incrementado significativamente en los últimos años, ya que pasaron de 5 en 2017 a 22 en 2016. De hecho, en este periodo, Costa Rica concentra el 100% de todos los anuncios que se realizaron en este sector para la subregión centroamericana.

En estos sectores se han realizado también dos adquisiciones. La primera consistió en la compra de la costarricense Isthmus Software por parte de la desarrolladora de software norteamericana 3Pillar Global. Isthmus tiene más de 17 años de experiencia y ofrece servicios de bases de datos, análisis de grandes datos, control de calidad de software y desarrollo y comercialización de software financiero para empresas de los Estados Unidos y América Latina.  Su compra es parte de un plan de crecimiento que 3Pillar Global ha establecido tras asociarse con CIP Capital, empresa especializada en invertir en empresas de los sectores de información empresarial y servicios tecnológicos.  La adquisición de Isthmus permitirá a la empresa estadounidense acceder al mercado de Costa Rica y a una interesante cartera de clientes estratégicos, reforzando, al mismo tiempo, sus capacidades tecnológicas, mediante la incorporación de un equipo compuesto por 200 personas (La República, 2020). La segunda adquisición se dio en el sector manufacturero y consistió en la compra de la empresa Olimpia Hardware Inc. que por más de 20 años ha operado en el sector del vidrio, aluminio y PVC con una marcada presencia en América Latina y el Caribe, por la empresa global sueca Assa Abloy; de soluciones para la apertura de puertas, cuenta con más de 49.000 empleados y ventas por más de US$11.000 millones.

Guatemala

Guatemala registró US$915 millones  de IED en 2020, con una caída del 6% en comparación con 2019. Esta contracción ha sido la más baja registrada entre los países de la subregión, lo que coloca a Guatemala en el segundo lugar en cuanto a contribución a la IED de la subregión. Poco menos del 70% de los US$915 millones  son inversiones en los sectores de servicios y el 43% de estas se destinan a servicios financieros.

Guatemala registró US$915 millones de IED en 2020.

En relación con el origen de la IED, los Estados Unidos, Colombia y la subregión centroamericana contribuyen de forma similar, con un 21% de los Estados Unidos y Colombia y un 20% de Centroamérica. El 95% de la IED guatemalteca son reinversiones de utilidades.

Durante 2020, hubo siete anuncios de proyectos de inversiones, cinco de los cuales fueron en los sectores de bebidas y alimentos. No se registraron fusiones o adquisiciones de empresas guatemaltecas. No obstante, cabe destacar que una empresa controlada por el grupo propietario del consorcio de origen guatemalteco The Central America Bottling Corporation (CBC), denominada Bia Cofee Investments, que a su vez es controlada por Bia Food Investments, adquirió el 50% de la empresa ecuatoriana Solubles Instantáneos C.A.

Honduras

Los US$224 millones  de IED que se registraron en Honduras en 2020 representan una caída del 76% y son apenas una quinta parte de lo que el país ha recibido en promedio en los últimos 10 años. La composición de este resultado se debe a la reinversión de US$314 millones  de utilidades que contribuyen a reequilibrar los valores negativos de préstamos entre filiales (-73 millones de dólares) y aportes de capital (-18 millones de dólares). La mayoría de las inversiones proceden de los Estados Unidos (US$248 millones ) y Colombia (US$146 millones ), mientras que Suiza, Bélgica y México, entre otros, registran valores negativos. En su gran mayoría, la inversión extranjera directa en Honduras se orientó a los sectores de servicios. No obstante, es interesante destacar que se registra un incremento importante de la IED en el sector de bienes de transformación (maquila) —con un saldo positivo de US$235 millones—, y una fuerte contracción de la IED en la industria manufacturera —US$165,3 millones  por concepto de cancelaciones de deuda dirigidas a filiales extranjeras—.

Los US$224 millones  de IED que se registraron en Honduras en 2020 representan una caída del 76%.

Las fusiones o adquisiciones transfronterizas registradas en 2020 fueron cuatro. Tres de ellas por la minera canadiense Glen Eagle Resources Inc., que adquirió el 100% de la concesión minera de Piedra Dorada y el 50% en la concesión minera Moloncosa.  Mediante estas operaciones, la minera canadiense se adjudica la posibilidad de explotación de un área de 17 kilómetros cuadrados ubicada en el corazón de la región aurífera más productiva del país.

Los anuncios registrados en 2020 fueron ocho. El más relevante (estimado en US$188 millones ) es el realizado la empresa colombiana Celsia, filial del Grupo Argos, que ha informado la inauguración de la primera granja solar para abastecer al sector cementero de Honduras.  Otro anuncio por un monto significativo fue realizado por la empresa estadounidense Ticsa USA Inc. que informó su intención de invertir más de US$135 millones  para modernizar Puerto Castilla.

El Salvador

En El Salvador, el flujo de inversiones extranjeras directas se contrajo un 68,4% en 2020, alcanzando un valor de US$201 millones. La IED en servicios y, en menor medida, la inversión extranjera en manufactura contribuyeron a equilibrar la fuerte caída experimentada por los demás sectores. Los países de la subregión centroamericana y, en especial, Panamá, fueron los principales orígenes de estas inversiones.  Sus aportes equilibraron la contracción registrada por la IED procedente del Canadá (-188 millones de dólares), México (-83 millones de dólares) y los Estados Unidos (-42 millones de dólares). El 90% del saldo de 201 millones que así se generó correspondió a préstamos entre empresas.

En El Salvador, el flujo de inversiones extranjeras directas se contrajo un 68,4% en 2020.

En materia de fusiones y adquisiciones, cabe destacar la adquisición, por parte de Imperia Intercontinental, de Honduras, del negocio de banca y seguros del The Bank of Nova Scotia (Scotiabank) del Canadá en El Salvador, por un monto superior a US$250 millones.

Entre los anuncios de proyectos, destaca la inversión de US$143 millones  de la empresa francesa Neoen, que informó la entrada en operación del parque fotovoltaico Capella Solar. La iniciativa prevé la construcción de dos plantas con la capacidad de 140 MW para generar cerca del 4% de la energía del mercado mayorista en el país (Construir, 2020).

Nicaragua

En 2020 Nicaragua recibió US$182 millones de IED, que representan una caída del 64% con respecto a 2019. La mayor parte corresponde a reinversiones de utilidades (44%) y aportes de capital (40%). En este contexto, destaca el anuncio realizado por la empresa estadounidense New Fortress Energy LLC, que informó sobre su proyecto de inversión por US$700 millones  para la construcción de una planta generadora de energía a base de gas natural que se conectará al Sistema Interconectado Nacional, y proporcionará 2,2 millones de MWh de energía por año a la matriz energética del país.  A comienzos de 2021, la planta estaba en construcción.

En 2020 Nicaragua recibió US$182 millones de IED.

Panamá

En 2020 Panamá registró la mayor caída de IED de la subregión, con un saldo negativo de US$2.388 millones. Este resultado se debe principalmente a la devolución de préstamos entre filiales (63%). Los aportes de capital y las inversiones de utilidades también fueron negativos, pero tuvieron contribuciones menores (18% y 19%, respectivamente).

En este contexto, destacan seis fusiones y adquisiciones transfronterizas, tres de las cuales interesan a sectores intensivos en tecnología: farmacéutica, biotecnología y energía renovable. En el sector farmacéutico, la colombiana Blueberries Medical Corp. adquirió BBV Labs, un laboratorio certificado para la producción de cannabis medicinal y derivados. En biotecnología, la empresa china Eucure Biopharma Co. Ltd. adquirió la empresa Beijing Biocytogen Biotechnology Co., Ltd., especializada en desarrollo de fármacos y anticuerpos terapéuticos. En energía renovable, la adquisición consistió en el pasaje de la propiedad de un parque eólico de 55MW de las manos de Goldwind Americas, una empresa del grupo chino fabricante de turbinas eólicas Goldwind Science & Technology Co., Ltd., a la filial local de la estadounidense AES Corporation.

En 2020 Panamá registró la mayor caída de IED de la subregión, con un saldo negativo de US$2.388 millones.

 También, debe considerarse que durante 2020 hubo 23 anuncios de proyectos de inversiones por un total de US$1.314 millones. Nueve de estos anuncios, por aproximadamente el 81% del monto total, corresponden a iniciativas relacionadas con el sector inmobiliario y de la construcción. El más cuantioso es un anuncio realizado por el conglomerado mexicano Caxxor Group que prevé realizar inversiones por US$500 millones  en el sector inmobiliario panameño y US$250 millones en el sector de infraestructura logística.  En los sectores de mayor contenido tecnológico destacan tres anuncios en sectores de software y comunicaciones y en energías renovables. En este último ámbito, destaca el proyecto de Enel para la construcción de una nueva planta solar en El Jagüito por US$50 millones.

Fuente: CEPAL (Naciones Unidas)

el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta