Curazao, nuevo centro industrial y logístico en el Caribe

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasNegocios

Curazao, nuevo centro industrial y logístico en el Caribe

En esta isla caribeña está Curinde, hub de distribución que tiene como objetivo fomentar la industrialización y el comercio en las Antillas

Curazao es una isla del Caribe, con apenas 444 kilómetros cuadrados y poco más de 160.000 habitantes. Pensamos en ella como un paraíso tropical, y claro que lo es, pero también se está transformando en un centro logístico y comercial de gran importancia para la región.

Esta isla es un territorio autónomo de los Países Bajos. El turismo es una de sus principales actividades económicas, como también lo son el refinamiento de petróleo y el sistema bancario internacional. Si bien es un país pequeño, tiene un elevado PIB per cápita (más de US$19.000) y una infraestructura bien desarrollada.

El Gobierno procura diversificar la industria y el comercio, y debido a su ubicación cerca de Venezuela, su estabilidad política y su puerto natural de aguas profundas, es un sitio ideal para el comercio y el refinamiento de petróleo.

Con este panorama, surgió Curinde (Curaçao Industrial & International Trade Development Company), una entidad semiprivada que busca fomentar el comercio internacional y la industrialización de Curazao.

El Gobierno es dueño del 85% de las acciones mientras que un banco de desarrollo local tiene el 15% restante. Curinde es la operadora de dos zonas francas y un parque industrial en esta isla.

“El Gobierno de Curazao ofrece incentivos atractivos a empresas establecidas en la zona franca a través de la Ley de Zona Económica. Dentro de esta zona está permitido importar, almacenar, empacar, distribuir, ensamblar, exhibir, elaborar y producir bienes; asimismo, puede prestar ciertos servicios libres de derechos de importación. Además, el impuesto sobre las ganancias generadas de exportación es tan solo de un 2%”, explica Jacqueline Jansen, directora de Curinde.

Como esta isla forma parte de los Países Bajos, muchos productos pueden entrar a Europa en condiciones favorables. Sin embargo, el producto final debe conseguir un valor agregado de por lo menos 30% en Curazao.

Tiene un aeropuerto internacional que ofrece conexiones aéreas diarias hacia Norteamérica, Europa, el Caribe y América Latina. También tiene un puerto de contenedores.

“Otras de las ventajas es que Curinde es miembro de International Anti-Counterfeiting Coalition (IACC), una organización que vela por los intereses de los dueños de marcas renombradas.
Además, el país tiene una población multilingüe, como pocas en el mundo. La mayoría de la población se comunica perfectamente en cuatro idiomas: holandés e inglés (idiomas oficiales), español y papiamento (idioma materno)”, añade Jansen.

Curazao tiene un sector financiero y bancario muy bien desarrollado. Varios bancos internacionales se encuentran representados en esta isla. El sistema permite que las transacciones financieras se realicen fácilmente. Además, tiene una moneda estable, el
florín.

Luis Diego Quiros

Deja un comentario