La Apnea Obstructiva del Sueño: uno de los principales promotores de las enfermedades cardiovasculares

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Estilo de VidaSalud

La Apnea Obstructiva del Sueño: uno de los principales promotores de las enfermedades cardiovasculares

La presencia de esta enfermedad pasa frecuentemente desapercibida incluso ante los que la sufren, mientras que puede ser diagnosticada mediante un estudio de sueño.

La Apnea Obstructiva del Sueño (AOS) consiste en la presencia de un ronquido intenso y de varias pausas respiratorias durante las horas de descanso, y entre los síntomas diurnos los más frecuentes son la somnolencia estando en reposo, así como las dificultades de concentración y los problemas de memoria. La presencia de esta enfermedad pasa frecuentemente desapercibida incluso ante los que la sufren, mientras que puede ser diagnosticada mediante un estudio de sueño.

“Un estudio realizado por el European Heart Journal reveló que las personas que padecen AOS tienen entre dos y tres veces mayor riesgo de desarrollar hipertensión arterial e insuficiencia cardíaca que las personas que no la padecen; esto quiere decir que padecer de AOS duplica o incluso triplica el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares” comenta Samantha Anguizola, médico especialista del IES, compartiendo detalles sobre la relación entre la Apnea y los padecimientos cardiacos.

Según Diego García-Borreguero, director internacional del IES, la Apnea es más frecuente en varones (específicamente en un 34% de los hombres y un 17% de las mujeres) y se da predominantemente en personas obesas – otra enfermedad latente en Panamá. “Se estima que el 23,5% de la población de Panamá con edades entre los 30 y los 65 años padecen de Apnea del Sueño, lo que serían unas 400.000 personas aproximadamente” explica el doctor sobre un estimado de la cantidad de panameños que pueden estar expuestos a esta enfermedad del sueño, teniendo en consideración que las estimaciones de prevalencia de AOS en el país sitúan a la enfermedad en torno al 8% de la población adulta; una cifra considerable, según los expertos.

La relación entre trastornos del sueño como la Apnea y las enfermedades cardiovasculares

Durante el sueño la frecuencia cardíaca disminuye, la presión arterial baja y la respiración se enlentece y el organismo se recupera de la actividad de cada día. La falta de sueño nocturno o un sueño interrumpido aumenta el riesgo de múltiples enfermedades crónicas, jugando un rol fundamental en la morbilidad y mortalidad de las mismas. La Dra. Anguizola explica también que los trastornos de sueño están relacionados con una presión arterial elevada, la arterioesclerosis, inflamación crónica, con las crisis de angina de pecho, las arritmias y las fallas cardíacas, la obesidad, la Diabetes Mellitus y los accidentes cerebrovasculares. “La relación entre el sueño y las enfermedades cardiovasculares es bidireccional – que una persona sufra de alguna enfermedad cardiovascular significa que es probable que también tenga otros problemas de salud, incluidos trastornos del sueño. Asimismo, la AOS y otros trastornos de este tipo pueden empeorar las enfermedades cardiovasculares. De hecho, el riesgo de muerte súbita por la noche en las personas que padecen de AOS es el doble del que tienen aquellos que no”, comenta la Dra. Anguizola.

Concretamente, la Apnea causa o agrava la insuficiencia cardíaca, la fibrilación auricular y la enfermedad coronaria, además de causar la hipertensión arterial, según explicaciones del Dr. García-Borreguero, que además expone que un estudio realizado en EEUU sobre una población de 6,000 sujetos mostró que tras 10 años de seguimiento aquellos con AOS tenían un 15% mayor de probabilidades de morir que quienes podían descansar adecuadamente.

La Apnea Obstructiva del Sueño, una enfermedad prevenible

“Evitar el sobrepeso es absolutamente esencial” coinciden ambos especialistas en la materia “Si roncamos, o si nos levantamos cansados y tenemos sueño durante el día, es probable que padezcamos de Apnea.  En tal caso, debemos diagnosticar oportunamente y tratarlo cuanto antes, ya que así podemos disminuir el riesgo de acabar padeciendo también del corazón”. Sobre esto, el Dr. García-Borreguero explica que no todo está perdido.

“La Apnea es fácilmente diagnosticable a través de un estudio de sueño, por lo que es un factor de riesgo cardiovascular prevenible y por lo tanto evitable. De hecho, un estudio de seguimiento a lo largo de 10 años de pacientes con este padecimiento mostró que el tratamiento de la AOS prolonga la esperanza de vida de las personas al evitar o reducir la aparición de problemas cardiovasculares en sus vidas” comenta el renombrado especialista.

Conocer los problemas del sueño y su detección temprana ayuda a prevenir enfermedades y  consecuencias graves para la salud. El Instituto Europeo del Sueño, grupo clínico líder en investigación del sueño, ofrece a través de nuevas e innovadoras técnicas y de diferentes estudios la posibilidad de recibir un tratamiento adecuado y prevenir a tiempo posibles complicaciones asociadas a estas afecciones.

el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta