Innovación médica cada vez más pujante

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEspecialesEstilo de VidaSaludTop News

Innovación médica cada vez más pujante

Los servicios médicos de Centroamérica han mejorado notablemente. El crecimiento del sector privado se mantiene entre un 10% y 15% anual y se enfoca en la evolución de procedimientos más eficientes y una atención cada vez más personalizada

Hay una frase muy conocida y cierta que dice: “La salud es lo primero”, y sin lugar a dudas así debe ser. Basta que alguien en nuestra familia o entorno más cercano sufra un quebranto o una enfermedad, para correr y buscar la mejor alternativa médica.

Algunos prefieren el hospital más cercano, otros llaman a su médico de cabecera y otros apuestan por un centro privado. Lo cierto del caso es que hoy en día, las opciones de atención médica son cada vez mayores.

El ideal de cualquier paciente ante una emergencia o enfermedad es recibir un servicio personalizado, atención rápida y eficiente, contar con los mejores profesionales, equipos de última tecnología e instalaciones amplias y modernas.

Ahí es donde surge la pregunta ¿qué tan buenos son los servicios de salud que ofrecen los países de América Central?

“Yo diría que los servicios médicos y de salud de Centroamérica han mejorado considerablemente, pero hay que dividir los dos sectores, el público y el privado. En el sector público, los países del istmo (principalmente Costa Rica y Panamá) están haciendo grandes esfuerzos por mejor, ampliar la cobertura total de la población, comprar y mantener equipos más modernos con los que se puedan hacer más procedimientos del siglo 21.

Además, cubrir a toda la población con lo elemental: vacunación, mantener en control los embarazos de alto riesgo, a las personas de mayor edad, entre otros”, afirma el doctor Alejandro Ayón Lacayo, director médico del Hospital Cima San José y tesorero y expresidente de la Asociación de Hospitales Privados de Centroamérica y República Dominicana.

De acuerdo con los datos que maneja la Asociación de Hospitales Privados de Centroamérica y República Dominicana, el sector salud de la región ha venido haciendo grandes esfuerzos e inversiones en la parte de capacitación y de entrenamiento de los médicos, ya que está más que comprobado, que entre mayor desarrollo tiene el país en educación y salud, la población va a tener más médicos mejor capacitados.

Massimo Manzi, director ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Salud Promed, agrega que “todos los sistemas de salud de la región están viviendo situaciones y retos similares. En el ámbito público, los países se enfrentan con presupuestos cada vez más insuficientes para cubrir las necesidades de servicios más complejos de la población. En este contexto la búsqueda de alianzas público – privadas es un camino que toma mucha importancia y dentro del cual entran conversaciones interesantes acerca de nuevos modelos de negocios”.

Los gastos mundiales en salud aumentarán a una tasa anual del 5,4% entre 2017-2022.

Dentro de esta ecuación de desarrollo, los servicios médicos privados juegan un rol fundamental en el nuevo norte que toma la atención de salud de nuestros países. La medicina privada ha sido gestora en algunas de estas naciones del emprendimiento en la medicina pública, porque han elevado el nivel y la calidad de los servicios.

“Tengo la certeza que los servicios privados han mantenido el nivel de crecimiento de entre 10% y 15 % anual, que se ha venido experimentando en la última década (va a depender del país) y han hecho énfasis en mejorar toda la parte tecnológica”, asegura el doctor Ayón.

En este punto, los expertos consultados afirman que sumada a la buena formación de los médicos, está la creciente disponibilidad de modernos equipos de última tecnología que ofrecen algunos hospitales privados, lo cual les permite tanto a pacientes nacionales como extranjeros un diagnóstico más rápido y puntual.

“Un claro ejemplo es el PEP, una técnica de diagnóstico por imagen que ya ofrecen algunos hospitales en la región (tomografía por emisión de positrones) para diagnosticar lesiones muy pequeñas en cáncer. Con estas innovaciones médicas los pacientes ya no tienen que viajar fuera de Centroamérica, más bien atraemos también a extranjeros”, detalla el director médico del CIMA.

A esto se suma países con una infraestructura médica moderna y construcciones grandes, como es el caso de Panamá, que tiene Panamá Clinic, un proyecto bastante importante en el desarrollo de la medicina del país.

Igual ha crecido de manera significativa la Clínica Hospital San Fernando, en Panamá, o en Nicaragua el Hospital Metropolitano Vivian Pellas, al igual que en Costa Rica, la Clínica Bíblica, el Hospital Cima o el Metropolitano, por citar algunos.

Todos estos centros médicos hacen grandes esfuerzos por mantener los más altos estándares de calidad y ofrecer el manejo de cirugías de alta complejidad en las que la región adquiere mayor relevancia y prestigio internacional.

“Panamá ya tiene un robot para hacer la cirugía prostática que es sumamente compleja. El robot es un equipo de alta tecnología y opera con una minuciosidad impresionante que permite tener menos complicaciones”, afirma el doctor Ayón.

Turismo médico

La región Centroamericana se afianza como punto de referencia para los extranjeros que buscan hacerse algún procedimiento médico. De acuerdo con los especialistas, la mayor parte de los turistas que viajan a estos países en busca de tratamientos médicos muy específicos proceden de Estados Unidos (83%) y Canadá (11%), pero también hay algunos que vienen de Europa. En su mayoría estos pacientes buscan tratamientos dentales, cirugías plásticas y estéticas, cardiovascular, neurocirugía, cirugía oncológica, bariátrica, ortopedia y chequeos médicos en general.

La medicina del futuro será más personalizada
y efectiva gracias a la inclusión de la
inteligencia artificial.

“En cuanto a Costa Rica, según datos del Banco Central ya esta actividad económica genera unos US$485 millones. Otros datos de interés son los siguientes: 10,4% de los ingresos turísticos son por atención médica, 20,0% de la producción total de servicios de atención de la salud humana y de asistencia social es destinada al turismo y 13,4% del turismo receptor es por motivos de salud”, afirma Massimo Manzi, director ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Salud Promed.

De acuerdo con Manzi, la salud es un servicio que depende de un valor fundamental que es la confianza. Todo lo que ayude a generar esta confianza sobre todo en pacientes muy exigentes como los son en Estados Unidos y Canadá es importante para un destino.

Las acreditaciones internacionales son una forma de generar confianza, sin embargo, no son la única.

“La experiencia y el nivel de los cirujanos es fundamental y también muy importantes son elementos transversales de un destino como la seguridad, el idioma, la especialización, el servicio al cliente y la accesibilidad. Es una receta conformada por muchos ingredientes y sin duda consideramos que desatacamos por contar con la mayoría de estos ingredientes”, detalla el director de Promed.

Medicina del futuro

Las nuevas tendencias hablan de un mayor empoderamiento del paciente gracias al acceso a la información y nuevas tecnologías que permiten una atención en el hogar más que en el hospital.

Se espera que los gastos mundiales en atención de la salud sigan creciendo a medida que se proyecta que los gastos aumentarán a una tasa anual del 5,4% entre 2017-2022. El más reciente informe Perspectiva Mundial de la Salud 2019, publicado por Deloitte, señala que estos gastos mundiales pasarán de US$7.724 billones a US$10.059 billones.

Con una población que envejece es fundamental fortalecer estos aspectos y programas preventivos.

La medicina actual se enfoca en mayor prontitud en el diagnóstico y procedimientos más eficientes.

“La medicina del futuro será más personalizada y efectiva gracias a la inclusión de la inteligencia artificial, personalizada, preventiva y gracias a los estudios del genoma humano (secuencia de ADN). Pero, el gran reto para la mayoría de los sistemas de la región será su sostenibilidad con presupuestos insuficientes para darle respuesta a demandas de soluciones más sofisticadas y caras, y una población económicamente activa decreciente”, afirma Manzi.

“Esta medicina se enfoca en mayor prontitud en el diagnóstico, procedimientos más eficientes y ambulatorios que han ido evolucionando a tal punto que hasta la cirugía de la vesícula es ambulatoria. Esto requiere menos instalaciones, moviliza más rápido al paciente y se incorpora más rápido a su trabajo”, explica el doctor Ayón.

También será clave desarrollar asociaciones público-privadas, invertir en prevención y bienestar y aprender de industrias fuera de la atención de salud.

Desde Blockchain, RPA (software que permite automatizar una serie de tareas), cloud, inteligencia artificial (AI) y robótica, hasta Internet de cosas médicas (IoMT), la realidad digital y virtual son solo algunas de las formas en que la tecnología está interrumpiendo la atención médica. Estas tecnologías están ayudando con el diagnóstico y tratamiento, con velocidad, calidad y precisión, y mejorando la experiencia del paciente.

Karla Echavarría

Leave a Reply