• enero 5, 2022

Capturando momentos con el lente fotográfico

Capturando momentos con el lente fotográfico

Moisés Castellón inició como asistente de fotógrafo y hoy en día es un fotógrafo profesional experto en bodas.

Por Milagros Sánchez Pinell

Sin planearlo, Moisés Castellón un día cualquiera decidió tomar un curso de fotografía y desde el primer día de clases se dio cuenta que hacer fotos iba más allá de manejar una cámara y apretar botones.

A partir de ahí, encontró una pasión a la que se dedica hasta el día de hoy como fotógrafo de bodas, una profesión que le permite capturar a través de su lente, momentos sublimes para cientos de parejas enamoradas que se juran amor eterno frente a sus ojos.

Indudablemente, sus fotos son obras de arte que le permiten captar momentos especiales, transmitir emociones o evocar recuerdos a las que le imprime “amor, dedicación y esmero” como parte de su lema de vida.

“Me gusta pensar que la fotografía me encontró a mí y no al revés. Siempre me llamó la atención el trabajo de ilustradores, pintores y fotógrafos como un consolidado del arte visual, pero la fotografía me encontró de pura suerte al tomar un curso sin planearlo. Salí de la primera clase con la mente deslumbrada”, expresó.

Su formación abarca cursos de fotografías con el fotógrafo español Antonio Aragón y talleres en línea. En octubre del 2019 viajó a México a recibir un taller de fotografía de bodas con Fer Juaristi y próximamente formará parte de otro taller con Victor Lax.

“Ambos fotógrafos de bodas son mundialmente reconocidos. Sin embargo, puedo decir que la experiencia en el campo, la práctica y la formación constante son la clave”, dijo.

Nuestro primer roaring 20 del 2022, recuerda que empezó su trayectoria como asistente de diferentes colegas en bodas en el 2015, quienes le ayudaron mucho. Con la práctica y el apoyo de ellos empezó a tomar fotografías en los casamientos a los que iba como asistente/fotógrafo.

Pero fue en el año 2017 que decidió dar el salto y comenzar su carrera de fotógrafo de bodas en Nicaragua, Costa Rica, México y Estados Unidos.

Moises se define principalmente como un fotógrafo de bodas, algo que le complace hacer porque es en ese tipo de eventos que empezó y desarrolló su profesión. Además, disfruta la conexión que logra con las personas, pero reconoce que también se ha consolidado como fotógrafo comercial/publicitario y de otro tipo de eventos.

“Bodas es el lugar de donde nació todo lo que me tiene hoy donde estoy. El honor más grande que puede haber es que una pareja o una familia me confíe sus recuerdos. Una propuesta de matrimonio, una sesión de compromiso y el día de la boda en sí, son el inicio de etapas cruciales en la vida de muchos y el estar presente inmortalizando esos recuerdos, es un honor”, enfatiza.

Para Moisés la fotografía es una puerta hacia las personas, destinos y oportunidades que la vida le ha dado.

“Nunca pensé en ser fotógrafo, como licenciado en Marketing me imaginaba trabajando en gerencia de marcas, pero la vida me llevó por otro camino.  Este camino me ha traído a personas muy importantes al día de hoy, me ha llevado a lugares de mi país y del mundo que jamás lo hubiera podido planear y me sigue abriendo puertas y presentando oportunidades únicas”, dijo.

En el cofre de sus recuerdos guarda con especial cariño las primeras fotos de boda que tomó sin ayuda de nadie porque considera que le quedaron mejor de lo que pudo imaginar en su momento.

“Para esa boda me atrevo a decir que mi cliente confiaba más en mí de lo que yo confiaba en mí mismo. Al final logré un resultado excelente y mis clientes estuvieron fascinados con el resultado, imposible estar más que orgulloso”, expresó este joven capturador de momentos irrepetibles.

Por otro lado, Moisés explica sobre su quehacer como fotógrafo, y que es esencial ser uno más de los presentes en un evento para evitar que las personas se sientan intimidadas y observadas por la cámara.

“Habiendo dicho esto, yo disfruto de mi trabajo y de la parte más alegre del día de la boda: la fiesta. Un día estaba disfrutando tanto de la fiesta que bailando reggaetón de la vieja escuela (mi baile estrella en todas las bodas, incluida mi propia boda) al agacharme bailando, mi pantalón se rompió totalmente, pero para mi suerte, absolutamente nadie se dio cuenta, fui al carro por mi pantalón de emergencia y todo siguió como si nada”, nos relató como una simpática experiencia vivida en su andar profesional.

Moisés, a los 29 años de edad se define como una persona extrovertida, alegre y soñadora que encuentra la inspiración en su familia, en su instinto de superación y en las personas con buena energía.

Sobre sus planes futuros, nos compartió su propósito de seguir formándose como fotógrafo de bodas con talleres y personas referentes en la industria, además de expandirse en mercados internacionales, teniendo como preferencia las bodas.

Etiquetas: Estilo de Vida / fotografía / fotógrafo / joven / Personaje / Roaring 20

Recomendaciones sobre este tema

El planeta de ajedrez creado por Ariadna Bustamante 

El planeta de ajedrez creado por Ariadna Bustamante 

Por Milagros Sánchez Pinell Hace cinco años, la joven costarricense Ariadna Bustamante decidió juntar sus dos pasiones: el…
Nicaragüense lidera la plataforma de moda más importante de Latinoamérica

Nicaragüense lidera la plataforma de moda más importante de Latinoamérica

Por Milagros Sánchez Pinell Durante el verano del 2017, la nicaragüense Estefanía Lacayo se planteó elevar la industria…
La propuesta minimalista de Ana Lucía Núñez 

La propuesta minimalista de Ana Lucía Núñez 

A los 21 años creó su propia marca en joyería para ayudarse a costear sus estudios universitarios.