Añoranzas contemporáneas

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Estilo de Vida

Añoranzas contemporáneas

En esta ocasión, el evento patrocinado por la Fundación Ortiz-Gurdián (FOG)/Banpro, se ha celebrado con el tema Reciclando la memoria: retomando la ciudad perdida, “que induce a una nueva lectura de los acontecimientos que marcaron el rumbo de la historia reciente del país”, según expone Juanita Bermúdez, organizadora de la Bavnic y coordinadora de Arte de la FOG.

“La mayoría de la población nicaragüense es menor de 40 años –explica Bermúdez– por lo que tiene una memoria muy corta y no le tocó vivir sucesos que realmente marcaron el destino de los habitantes mayores de ese rango de edad” y que marcaron a la sociedad, como los tres terremotos de 1885, 1931 y 1972, la dictadura, los años de la revolución y todo lo que vino después hasta la actualidad.

“Poco queda de lo que fue la vieja Managua”, dice Bermúdez por eso, la bienal ha querido reivindicar “la memoria de esa ciudad que tanto añoramos”.

La sede principal de la Bavnic, organizada bajo la batuta del curador cubano radicado en Estados Unidos Omar López-Chahoud, ha sido el Centro de Arte Fundación Ortiz-Gurdián/Banpro. Además, las actividades culturales se han extendido al Centro Cultural de España Nicaragua, donde se llevó a cabo el performance de la española Silvia Zayas Sao Tomé Revisitado. También la artista dirigió un taller de video y performance. En el Centro Cultural Nicaragüense Norteamericano se hicieron presentes proyectos de intercambio entre artistas estadounidenses y nacionales y se presentó la propuesta curatorial del Colectivo Veinti3 El Canal. La muestra Managua en la memoria se exhibió en el Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra, librería Hispamer. El Palacio Nacional de la Cultura albergó la exposición individual de Leonel Vanegas. Mientras, en el Convento San Francisco, en Granada, se pudo disfrutar de una exposición de pintura y escultura de Maruca Gómez, y en el Centro de Arte Fundación Ortiz-Gurdián Casa Deshón, en León, se presentaron videos de artistas estadounidenses.

López-Chahoud destaca que esta experiencia ha sido “un esfuerzo de grupo en el que todos colaboraron para que fuese un éxito”. En este sentido menciona la labor de las organizadoras Juanita Bermúdez y Gladioska García y el apoyo de los dos curadores invitados, el español Agustín Pérez Rubio y el mexicano Oliver Martínez Kandt.
Se ha logrado con creces el objetivo de la Bavnic, afirma. “Todos los artistas tomaron en consideración la temática de la bienal y en la mayoría de los casos son proyectos que se desarrollaron específicamente para ella”. De la amplia presencia internacional, de la cual el curador ha sido artífice, comenta que han aportado “un diálogo que proporciona el intercambio de ideas”, además de que “se han creado lazos muy fuertes entre los artistas extranjeros y los nacionales”.

Los creadores internacionales “que vinieron invitados por Omar y pagando sus viajes y hoteles fue decisiva y elevó muchísimo el perfil de la bienal”, añade Bermúdez.

Tras este encuentro con Nicaragua a través de sus representaciones artísticas, el curador independiente –máster en Bellas Artes por la Universidad de Yale y director artístico de la feria de arte Untitled, en Miami Beach– dice haber hallado “un país complejo y lleno de sorpresas. La vida cultural de la ciudad crece día a día y más que nada existe una comunidad de artistas que va en crecimiento gracias a labor que lleva a cabo Patricia Belli con la escuela EspIRA y con el apoyo de Juanita Bermúdez”.


Travestismo de fantasía

“Una de las cosas más interesantes de la bienal ha sido la presencia de importantes performances en espacios públicos”, subraya Bermúdez. Y en este sentido apunta a Solo fantasía, de Fredman Barahona, en la avenida Bolívar. Se trata de “un traje de fantasía alusivo al travestismo que recogía todos los colores de los partidos políticos del país y la representación de algunos hechos que nos marcaron mucho, como la guerra a través de un sinnúmero de casquillos de balas en el vuelo interior y unos lazos de alambre que representan los cercos que mandó poner Somoza en las ruinas del terremoto”. “Recoge los colores que usa la primera dama para decorar espacios públicos, y, en suma, alude al travestismo político que ha caracterizado a los políticos locales”, explica.

Sin duda, “los proyectos escogidos cumplen a cabalidad con el tema de la bienal”, asegura la coordinadora de Arte de la Fundación Ortiz-Gurdián. “Las fotos de Claudia Gordillo Fragmentos de una revolución son maravillosas. He visto a gente llorar cuando las ve”, añade.

Otro de los proyectos que ha levantado gran expectación ha sido La Caída, performance de Alejandro de la Guerra, desarrollado en el estacionamiento de Multicentro Las Américas, con el derrumbamiento de la réplica de la estatua ecuestre de Somoza García. “Es algo extraordinario y de gran valor para las nuevas generaciones que no tienen ni idea de lo que sucedió aquel 20 de julio de 1979”, afirma Bermúdez. “Fue tremendamente emocionante verlo de nuevo o ver lo que no pudiste ver aquel día, como yo, que llegué esa mañana del exilio”, recuerda.

Se ha contado con la colaboración de los artistas nicaragüenses Marcos Agudelo (escultura performática y video), Darwin Andino (proyecto curatorial, Colectivo Veinti3), Carlos Barberena (grabados), el gran Ernesto Cardenal, Espira-Adrede, Milena García (acciones urbanas registradas en fotografía), Maruca Gómez (pintura y escultura), José González (escultura), Claudia Gordillo (fotografía), Ricardo Huezo (intervención urbana, mapping), Darling López Salinas (fotografías intervenidas y proyecciones de video en el espacio urbano), Juan Carlos Mendoza, José Montealegre, Consuelo Mora y Moisés Mora (los cuatro en el proyecto curatorial Colectivo Veinti3), Luis Morales Alonso (intervención urbana y foto-instalación), Raúl Quintanilla (escultura y bibliografía revista Artefacto), Ernesto Salmerón (objeto y acrílico sobre acrílico), Marisa Tellería (escultura e instalación) y Kelton Villavicencio (proyecto preservación de las ruinas de la Iglesia de San Sebastián, León).

Y los invitados internacionales fueron: Nadege Quintallet (Francia), Joaquín Segura (México), Daniel Borins (Canadá), Teresa Margolles (México), Jennifer Marman (Canadá), Andrea Galvani (Italia-EE. UU.), Danny Zavaleta y Víctor Rodríguez (Fuga Alternativa, El Salvador), Javier Téllez (Venezuela-EE. UU.), Irvin Morazán (El Salvador-EE. UU.), Victoria Fu (EE. UU.), Yeni Mao (EE. UU.), La Toya Ruby Frazier (EE. UU.), Leah Dixon (EE. UU.), Christian Dietkus (EE. UU.), Ghislaine Fremaux (EE. UU.), Williamson Brasfield (EE. UU) y Silvia Zayas (España).

“Ha sido una bienal de primer mundo producto de un enorme conjunto de buenas voluntades y deseos de que fuera lo que resultó ser”, resume Juanita Bermúdez.

Myriam B. Moneo

Deja una respuesta