Turismo de altos quilates

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEspeciales

Turismo de altos quilates

El turismo de lujo procura atraer visitantes que gastan entre US$6.500 y US$12.000 por viaje, encantados por las experiencias culturales y gastronómicas únicas que Centroamérica les ofrece

La industria del turismo de lujo es muy particular, ya que la gente es atraída por destinos que ofrecen hospedaje con los más altos estándares.

Así lo afirma Fernando Poma, vicepresidente ejecutivo de Real Hotels & Resorts, quien dice que el “turismo de lujo requiere un hospedaje de lujo” y muchos de los turistas de ese nicho planifican sus viajes alrededor de una marca específica.

“El turismo de lujo requiere establecimientos que queden en las mejores ubicaciones, tengan habitaciones con todo tipo de comodidad y con ello me refiero a todo tipo de insonorización de habitaciones, oscuridad total, duchas ricas, tinas, un spa fabuloso y múltiples opciones de restaurantes, bares y entretenimiento”, dice Poma.

Silvia Vargas, miembro de la Junta Directiva de la Cámara Nacional de Turismo de Costa Rica (Canatur), presidenta de la Asociación Proimagen Costa Rica, especialista en inteligencia de mercados internacionales y CEO de Ecogetaways Travel Designs, dice que, según la red global de
agentes de lujo Virtuoso, el 54% de los viajeros de lujo gasta entre US$6.500 y US$12.000 en cada viaje, aunque su presupuesto puede ascender hasta los US$60.000 en ocasiones especiales.

“El turismo de lujo no entiende de crisis, así que es una apuesta clave para el desarrollo y fortalecimiento económico de la región y que, cada vez más, debe especializarse y capacitarse para atender y recibir este poderoso y atractivo mercado”, dice Vargas.

Experiencias únicas

Fernando Poma asegura que, debido a que el turista de lujo ha viajado alrededor del mundo, lo que busca sobre todo es una experiencia diferente en cada lugar.

“¿Qué diferencia un país de otro? Una experiencia. El turista de lujo busca vivir una experiencia única”, dice Poma.

Matachica Resort & Spa.

De acuerdo con Vargas, para poder competir con los principales destinos internacionales es importante elevar y diferenciar la experiencia gastronómica de cada uno de los países de la región.
Según las estadísticas de los mejores prospectos de Travel Styles, asegura Vargas, el 10% de los turistas buscan experiencias gastronómicas a la hora de visitar cualquier destino, con ingredientes exóticos locales y de temporada que deben brillar en los menús.

“Como centroamericanos debemos también escarbar en nuestras raíces indígenas y, de manera respetuosa y sostenible, mostrarlas entre nuestros productos turísticos, pues son parte clave de nuestra cultura, de donde venimos y una diferenciación que nos hace únicos, lo cual es altamente valorado por los viajeros de lujo modernos que quieren llevarse algo auténtico y propio de la cultura de cada destino”, afirma la experta.

Poma asegura que la industria en Centroamérica depende de cada país y de sus características propias.

“En Guatemala, creo que se va a ir desarrollando más el tema de la cultura maya. En Costa Rica, se va a desarrollar un poco más en la zona de Guanacaste. En Nicaragua, también se estaba empezando a desarrollar, pero con los problemas que han estado teniendo, todo está parado. Y en Panamá, se han desarrollado algunos proyectos bonitos en las playas”, explica el empresario hotelero.

Arturo Castro Barrantes

Deja un comentario