• enero 6, 2022

Prioridad para los países

Prioridad para los países

La salud siempre ha sido una prioridad, pero con la pandemia del COVID-19 se reitera su importancia en la administración pública y en las empresas.

Una buena salud es necesaria para el funcionamiento de la sociedad, tanto a escala individual como colectiva. Una persona sana, o con un sistema sanitario que le otorgue el correcto tratamiento para sus padecimientos, es alguien que será más feliz, es más productiva y ayuda a los países a funcionar mejor.

La prueba está con la pandemia del coronavirus. El impacto sanitario ha sido tal, que además de los lamentables fallecimientos y consecuencias en las personas enfermas, prácticamente todas las economías del planeta cayeron en crisis, millones perdieron sus trabajos y cayeron en la pobreza.

Las consecuencias han sido incalculables, con gente enferma física y mentalmente, lo que indudablemente afecta en su rendimiento laboral, si es que todavía conserva el empleo.

La gran enseñanza que nos ha dejado esta crisis es que los estados y las sociedades en general deben invertir correctamente en investigación y desarrollo, así como en fortalecer los sistemas de salud, tanto con la prevención como con los tratamientos. Esa es la única forma de enfrentar cualquier crisis que llegue en los próximos años.

Si desea leer el artículo completo, puede encontrarlo en la página 80 de nuestra edición digital.

Etiquetas: pandemia del coronavirus / Salud / sistema sanitario

Recomendaciones sobre este tema

¿Cuál es la situación del turismo en Costa Rica?

¿Cuál es la situación del turismo en Costa Rica?

El turismo es una de las principales actividades económicas de Costa Rica. Es la primera fuerza laboral; en…
OMS cree que la pandemia podría entrar en una nueva fase de estabilización

OMS cree que la pandemia podría entrar en una nueva fase de estabilización

La fase actual está marcada por el «barrido» de la variante ómicron en la región.
Mitos alejan a la población de un autocuidado responsable

Mitos alejan a la población de un autocuidado responsable

El autocuidado responsable podría reducir pérdidas por ausentismo laboral de US$2.000 millones anuales según ILAR.