• febrero 21, 2022

El mundo de los cereales 

El mundo de los cereales 

Víctor López es un estudiante universitario que encontró una forma novedosa de emprender.

Por Milagros Sánchez Pinell

Para los amantes de los cereales, Cerealholic sería el sinónimo del paraíso. Un emprendimiento del joven hondureño, Víctor López, quien siempre tuvo el sueño de traer ideas nuevas a su país natal y lo consiguió.

El concepto es básicamente un bar de cereales en donde reina la variedad de sabores y colores con 100 diferentes tipos para todos los gustos. La diversidad que ofrece el negocio va desde cereales azucarados, libres de colesterol, gluten, bajos en azúcar y hasta con frutos secos.

Una vez que el cliente escoge el tipo de cereal de su preferencia, son servidos en un tazón con leche, como es lo clásico, pero también en malteadas o mezclados en crepas o wafles.

Víctor iniciará su tercer año de Ingeniería Química en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

“La respuesta de la gente ha sido maravillosa hasta ahora, nuestros cereal-lovers son los que nos dan el ánimo de continuar. Cada día viene la gente y nos comparte el placer que les da el poder ser parte de esta nueva experiencia. Y a nosotros nos da mucha felicidad, ya que queremos que cada día la gente se lleve una mejor experiencia y que encuentren aquí lo que a ellos más les gusta”, expresó el dueño del novedoso negocio.

¿De dónde obtienen tanta variedad? Es su “receta secreta”, asegura Victor. Lo importante es que la búsqueda tiene como objetivo traer de regreso esos recuerdos de niños, algo que han conseguido muy bien.

Actualmente, existen dos locales de Cerealholic, el primero ubicado en el municipio de Villanueva, Cortés, y un segundo en Plaza Numa, en San Pedro Sula.

Una vez que el cliente escoge el tipo de cereal de su preferencia, son servidos en un tazón con leche.

El emprendedor es un roaring 20 de 24 años del municipio de Pimienta del departamento Cortés en Honduras. Pronto iniciará su tercer año de Ingeniería Química en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y siempre se ha caracterizado por ser un joven muy activo laboralmente.

“Considero muy importante que todos aprendamos un oficio en la vida sin importar cual sea, nunca se sabe cuándo necesitaremos de él”, subrayó.

En esta dulce y nutritiva aventura le acompaña su pareja, Ana Speer.

Antes de Cerealholic, Víctor fue maestro en una escuela a distancia, también se dedicó a la topografía que es el oficio al que se dedica su familia, pero además, en el pasado solía apoyar a su madre en su negocio de cafetería durante sus vacaciones.

“Soy el reflejo perfecto de la personalidad de mis padres, todo lo que soy como persona se los debo a ellos. Mi padre me educó como una persona respetuosa y honesta, y mi mamá, como alguien carismático y siempre alegre”, dijo.

En cuanto a la idea del bar de cereales, Víctor relató que surgió un día cuando regresaba de la universidad y vio una publicidad, a través de su teléfono celular, de un negocio similar en México. En ese entonces, el joven buscaba un empleo de medio tiempo para poder continuar con sus estudios, después de diez fallidas entrevistas de trabajo.

El concepto es básicamente un bar de cereales en donde reina la variedad de sabores y colores.

Un negocio en pareja

En esta dulce y nutritiva aventura le acompaña su pareja, Ana Speer, otra joven estudiante de matemáticas, quien además posee un negocio de bisutería y comparte el mismo espíritu emprendedor de Víctor.

“Ana y yo siempre tuvimos el sueño de salir del país y traer ideas que a los hondureños les pudieran gustar. Aunque es un concepto que ya existía en otro lado, nosotros recreamos esos mismos conceptos y se convirtió en una idea nueva. A Ana le encantó la idea, incluso podría decir que ella se enamoró de ella mucho antes que yo. Estuvo semanas insistiendo en que sería una buena oportunidad, pero nunca teníamos el dinero suficiente para dar el primer paso”, recordó.

Sin embargo, jamás se dieron por vencidos y empezaron a ahorrar. Con lo que lograron juntar solo les alcanzó para comprar los cereales y abrieron una página para ventas en línea, aunque paralelamente empezaron a construir su local en Villanueva, Cortés.

La diversidad que ofrece el negocio va desde cereales azucarados, libres de colesterol, gluten, bajos en azúcar y hasta con frutos secos.

Parte del éxito de este emprendimiento es el buen ambiente laboral que han creado ambos jóvenes. Las tareas están distribuidas de acuerdo con las habilidades de cada uno y esto hace que encajen perfectamente.

“Ella es bastante organizada y se acuerda de todo lo que hay que hacer.  Mi parte es asegurarme de que los clientes salgan felices y que todo esté a la perfección. Ya organizar la cocina es trabajo de ambos”, dijo.

A ello añadió, que, aunque sí hay dificultades en emprender con la pareja, finalmente es una suerte estar con la persona correcta en el camino.

Como buenos emprendedores, Víctor y Ana, esperan que su negocio siga creciendo.

Por otra parte, Víctor recordó que el reto principal que enfrentaron fue la incertidumbre de saber si a las personas les iba a gustar su idea porque era algo nuevo en el país. Sin embargo, tenían la certeza de que intentarlo valía la pena.

“Lo más gratificante es la respuesta de los clientes. Desde que entran al local puedes ver su expresión de alegría y emoción. Ya cuando se van muchos nos hacen saber que la pasaron bien, pero también nos encanta cuando un cliente vuelve al negocio, ya que queremos lograr que los bares de cereales se vuelvan algo habitual en sus vidas”, expresó.

Como buenos emprendedores, Víctor y Ana, esperan seguir creciendo. Por ahora, su futuro lo tienen enfocado en poder llevar su concepto a Tegucigalpa y otras ciudades. “Esperamos que nuestros cereal-lovers capitalinos y del resto del país estén felices y listos para recibirnos cuando podamos llegar a ellos”.

Etiquetas: emprendedor / Honduras / Negocios / Roaring 20

Recomendaciones sobre este tema

La Estufa de Estefanía Argeñal

La Estufa de Estefanía Argeñal

Empezó su negocio en la cocina de sus padres y en julio abrirá su primera pastelería, donde ofrecerá…
Espacios inmobiliarios flexibles toman fuerza en Centroamérica

Espacios inmobiliarios flexibles toman fuerza en Centroamérica

Evolución de oficinas tradicionales permite a inquilinos añadir metros cuadrados o puestos de trabajo según sus necesidades sin…
Honduras registra el segundo mejor Índice Mensual de Actividad Económica en Centroamérica

Honduras registra el segundo mejor Índice Mensual de Actividad Económica en Centroamérica

El primer lugar del Índice Mensual de Actividad Económica fue para Panamá.