RSE evoluciona de manera positiva

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEspecialesNegociosResponsabilizaRSETop News

RSE evoluciona de manera positiva

Cada vez más empresas interiorizan que la RSE y la sostenibilidad deben ser pilares fundamentales de los modelos de negocio, y no programas accesorios del quehacer empresarial

Promover la igualdad de oportunidades laborales, el desarrollo profesional de los colaboradores y propiciar un balance vida–trabajo, son algunos ejemplos de los logros alcanzados en el ámbito social en muchas empresas, gracias a la evolución que ha tenido el tema de la responsabilidad social empresarial (RSE). En el área ambiental, las empresas procuran medir sus impactos, reducirlos de la mejor forma posible y compensarlos a través de diferentes iniciativas locales y de acuerdo con su core business (giro del negocio). El manejo adecuado de los residuos generados a lo interno de una operación y dentro del proceso de producción son actividades esenciales que se deben desarrollar, así como el uso eficiente del agua y la energía y minimizar la emisión de gases de efecto de invernadero, entre otros.

“El fin de la RSE es alcanzar la sostenibilidad en el largo plazo, tanto en las empresas como en los países y la sociedad. La RSE reta a las compañías a salir de su zona de confort y cumplir mucho más que los requerimientos legales para operar, enfocándose en el desarrollo de estrategias que acompañen y fortalezcan los objetivos de la empresa”, afirma María Paz Ramírez, especialista en responsabilidad social empresarial.

Los estudios de situación de la región demuestran una evolución positiva, tanto en cantidad de empresas que se suman al movimiento, como en madurez de estas.

Cada vez más empresas interiorizan que la RSE y la sostenibilidad deben ser pilares fundamentales de los modelos de negocio de las empresas.

“La responsabilidad social ya no es una acción caritativa por parte de las empresas, sino la manera en que se deben hacer negocios hoy en día. La sociedad ahora exige, además de buenos precios y calidad, un comportamiento ético, respetuoso con el ambiente y con los colaboradores, para que pueda operar”, explica Luis Mastroeni, director del Foro de Responsabilidad Social Empresarial.

De acuerdo con Mastroeni, si no existe conciencia de parte de las empresas, de que además de generar utilidades y valor económico, también deben generar valor social y ambiental para la sociedad donde se opera, es muy difícil seguir haciendo negocios.

Karen Wantland, experta guatemalteca en RSE, agrega que cuando las empresas le apuestan a la sostenibilidad, apuestan todo e integran cambios permanentes en el tiempo. “El impacto social que puede tener una empresa es enorme, ya que al incorporar una buena práctica no solo se mejora
la vida del trabajador, sino también la de su familia”, dice.

Lea la nota completa en nuestra revista digital. (Suscríbase gratis en el link de abajo)

Revista digital

Karla Echavarría

Leave a Reply