• noviembre 1, 2018

Distribuidora La Cruz celebra más de 40 años en el mercado costarricense

Distribuidora La Cruz celebra más de 40 años en el mercado costarricense

Una empresa familiar 100% costarricense que apoya a los pequeños productores.

Considerada hoy como una de las principales distribuidoras de productos al detalle, Distribuidora La Cruz nació en 1977 con su fundador Jorge Arroyo, un hombre visionario que convirtió un negocio informal en la empresa que daría el sustento a su familia y a otras familias costarricenses.

Distribuidora La Cruz es una empresa de capital 100% costarricense que en la actualidad  es liderada por los hijos de su fundador y que ofrece empleo directo a 30 personas además de brindar trabajo indirecto a familias enteras de productores pequeños a quienes les compran productos.

Tan solo durante el 2017, la distribuidora compró a este nicho minoritario, la suma de 436 millones de colones en productos que no solo son comercializados, sino que van acompañados de una estrategia de posicionamiento que busca apoyar a sus fabricantes.

“Para nosotros es un gran orgullo poder apoyar a los pequeños productores locales a quienes les compramos entre otras cosas, confites tradicionales, cajetas, trompos, galletas suizas, y con esto no solo les apoyamos sino que nos permite ofrecer al público productos tradicionales que poco a poco se han ido perdiendo. Nuestro negoció comenzó siendo muy pequeño y con muchísimo esfuerzo y gracias a encadenamientos, mi padre logró sacarlo adelante así que poder dar una mano a estos pequeños y familiares productores es una manera de ayudar a la industria y agradecer a quienes nos han apoyado durante todos estos años”, indicó Gustavo Arroyo, gerente de Distribuidora La Cruz.

Su personal, un pilar fundamental

A nivel interno, la distribuidora tiene la filosofía que su personal es un pilar fundamental para el negocio de manera que busca que todos se involucren y se sientan parta de la familia “La Cruz”. Esto ha generado un gran compromiso de parte de sus empleados donde algunos tienen más de 15 años de trabajar en el negocio e incluso, uno de sus colaboradores quien se pensionó, continua apoyando a la distribuidora.

La distribuidora cuenta con un amplio portafolio de productos que venden tanto a mayoristas como al detalle.

La distribuidora cuenta con un amplio portafolio de productos que venden tanto a mayoristas como al detalle, que van desde comestibles hasta productos de limpieza y cuidado personal así como útiles de oficina y escolares y en donde se destacan los artículos de fiestas que son el producto estrella del negocio.

Actualmente, tiene más de 150 clientes mayoristas principalmente del GAM y cuenta con  clientes de muchos años que están en Guanacaste, Limón y Puntarenas a los cuales les envían la mercadería por medio del sistema de encomiendas.

No obstante, el mercado tan competitivo con el ingreso de transnacionales y la aparición de grandes empresas costarricenses, han obligado a la distribuidora a reinventarse.  Esto les ha significado enfrentar un gran reto para poder ajustarse al mercado. Por ejemplo, la llegada de los negocios chinos les ha aportado bastante a las ventas,pero también, los ha llevado a generar cambios inimaginables para su fundador. Por ejemplo, rotular el negocio en mandarín para poder facilitar la compra.

Expansión nacional

En los próximos años, la Distribuidora planea expandirse abriendo nuevos puntos de venta en lugares estratégicos del GAM y en dos provincias más y ampliando la cobertura de distribución con flotilla nueva. Además, vienen trabajando es una estrategia para posicionarse como el referente de fiestas infantiles en el país, así como convertirse en la opción número uno de pequeños empresarios para suplir sus locales.

«Al cumplir 41 años, recordamos siempre con enorme gratitud a todos y cada uno de nuestros familiares, amigos, clientes y proveedores que nos han acompañado a lo largo del tiempo. Deseamos que continúen siendo parte de esto que nació como un proyecto de vida», concluyó Arroyo.

Sus inicio

En la década de los 70´s,  Jorge Arroyo Herra tomó una decisión que marcó el rumbo de su trayectoria como empresario. Transformó un negocio que inició de manera informal en lo que desde 1977 conocemos como Distribuidora La Cruz.

Jorge, siendo el hijo mayor de la familia, inició desde muy joven su vida como trabajador desempeñando distintas labores para ayudar a su mamá y hermanos a salir adelante. Dado que la situación económica no era muy alentadora y pese a su amor por la escuela, no tuvo más alternativa que abandonar sus estudios y realizar diversos trabajos que poco a poco lo convertirían en un verdadero comerciante.

“Trabajó jalando bolsas en el mercado, vendiendo lotería, así como alimentos en buses. También realizó labores en una lavandería y después se le ocurrió visitar pulperías para venderles diferentes productos. En aquel entonces, compraba en grandes cantidades y lo empacaba para venderlo por unidades o docenas. Condimentos, canela, nuez moscada, hasta estañones de aguarrás que metía en botellitas de cerveza y las vendía por docenas a las pulpe”, comenta con orgullo su hijo, Gustavo Arroyo.

Y así, luego de que las ventas comenzaran a dar resultados, Jorge tomó valor y se animó a alquilar una pulpería donde vendía papas, bolis, arroz, frijoles entre otros. Después logró comprar una pequeña propiedad -donde se ubica actualmente Distribuidora La Cruz- y poco a poco, producto del trabajo efectuado, fue adquiriendo propiedades aledañas hasta conformar lo que hoy en día es la empresa.

“Creo que mi papá, a pesar de no contar con estudios formales ni universitarios, logró hacer un excelente trabajo posicionando la marca y cumpliendo el sueño que tuvo desde un inicio. Hoy por hoy, la empresa es una gran responsabilidad no solo por las familias que dependen del trabajo aquí, sino de muchas otras empresas pequeñas, pulpes, minisupers y ruteros, que nos compran a nosotros y se mantienen en sus negocios gracias a las condiciones de negocio que les ofrecemos. La evolución de ser un pequeño proveedor para casas y establecimientos, hasta hoy en día, que somos la roca de donde otros negocios se apoyan para subsistir. Todo esto es trabajo de él, y de las personas que le ayudaron y lo acompañaron en algunos momentos. Llegó donde quiso estar, y ahora es el turno de una nueva generación, quienes tenemos el reto de darle continuidad a todo esto y maximizar el potencial de la empresa”, manifestó Arroyo, actual presidente de Distribuidora La Cruz.

A lo largo de los años, la distribuidora ha sido cómplice de múltiples fiestas infantiles pues a pesar de contar con un amplio portafolio de productos, son los confites, piñatas y artículos de fiesta los que se destacan. Además, durante todos estos años, han sido testigos del nacimiento de nuevas pulperías, pequeños negocios, lo cual ha sido motivo de orgullo para sus dueños y colaboradores.

Etiquetas: confites / Costa Rica / Distribuidora La Cruz / empresa / fiestas infantiles / fuente de empleo / productos

Recomendaciones sobre este tema

La propuesta musical de Walter Antioco 

La propuesta musical de Walter Antioco 

Acompañado de su guitarra, el artista costarricense compone canciones que nacen desde lo más profundo de su alma.
El Zaguatón Navideño crece en Costa Rica

El Zaguatón Navideño crece en Costa Rica

Hyundai y Belina duplicarán todo el alimento que el público done en esta maratónica que ayuda a Territorio…