Motores verdes

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasNegociosResponsabilizaRSE

Motores verdes

Ante los efectos del calentamiento global, los vehículos amigables con el ambiente representan una útil herramienta para enfrentar esa problemática y reducir el impacto humano sobre la Madre Tierra

Como heroico caballero que lucha contra su archienemigo que quiere destruirle, la industria automovilística realiza un gran esfuerzo para derrotar el dragón de las emisiones de carbono y convertirlo en un aliado para consolidar su reino, al transformar uno de sus mayores impactos sobre el ambiente en elementos que beneficien al planeta.

Desde vehículos eléctricos, híbridos o de hidrógeno, hasta llantas con musgo en sus paredes que generan oxígeno, los vehículos del futuro incorporan tecnologías para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera y generar electricidad y oxígeno que beneficien el ambiente.

La industria automovilística apunta hacia el desarrollo de vehículos voladores.

“A lo largo del siglo pasado, la quema de combustibles fósiles como el carbón y el petróleo ha incrementado la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera. Esto sucede porque el proceso de combustión de carbón o de petróleo combina el carbono con el oxígeno en el aire para hacer CO2”.

Así de específica es la Agencia Aeronáutica y Aeroespacial de Estados Unidos (NASA, por sus siglas en inglés), al describir las causas del calentamiento global. Y lo más importante es que la industria automovilística lo tiene claro.

Mercado en marcha

Toyota Prius y Mirai, Renault Twizy, los modelos Tesla, Nissan Leaf, Audi H-tron Quattro, Honda Clarity, Hyundai Ioniq o BMW i3 son muestras reales de que el futuro está en desarrollo.

Las ventas mundiales de vehículos eléctricos de Nissan aumentaron un 10% en el 2017, impulsadas por una demanda mayor del Nissan Leaf cero emisiones. BMW planea incrementar en un 50% sus ventas de autos híbridos y eléctricos en el 2018, para totalizar 150.000 unidades. Volvo planea
que en el 2025 el 50% de sus ventas sean de autos eléctricos.

Nissan realizó una encuesta a 5.300 latinoamericanos que revela que ocho de cada diez personas están abiertas a comprar un vehículo eléctrico.

Entidades como el Instituto Costarricense de Electricidad de Costa Rica añadirá a su flotilla 100 vehículos Hyundai Ioniq, que son eléctricos y cero emisiones.

Responsabilidad de todos

Los gobiernos ven los vehículos limpios como una herramienta para cumplir los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París contra el cambio climático, que exige una reducción de las
emisiones de gases de efecto invernadero en los países miembros entre un 80% y un 95%, para el 2050.

Francia propuso el 2040 como fecha límite para acabar con la venta de automóviles que funcionan con combustibles fósiles. Antes lo habían hecho Noruega (2025) e India (2030).

Con ese mismo objetivo, los países centroamericanos procuran generar legislación que no solamente facilite la inclusión de este tipo de autos en su flotilla, sino que reduzca la presencia de medios de transporte de más de 15 años, para disminuir las emisiones de CO2.

Costa Rica aprobó el año pasado la Ley de incentivos y promoción para el transporte eléctrico, que exonera a estos vehículos de impuestos y brinda otros incentivos. De esa forma, pretende contar con 37.000 autos eléctricos en los próximos cinco años.

Todas estas alternativas se complementan con un abanico amplio de opciones e iluminan el panorama para cumplir los objetivos de disminuir las emisiones de dióxido de carbono y perpetuar la vida inteligente en el único planeta del sistema solar que goza de ese beneficio.

Arturo Castro Barrantes

Deja una respuesta