Enseñanza virtual se impone en 2021

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEducación EjecutivaNegocios

Enseñanza virtual se impone en 2021

La pandemia dejó en evidencia que las clases virtuales pueden ser igual de productivas que las presenciales, por lo que esta modalidad ganará terreno el próximo año.

La opción fue solo una: migrar de lo presencial a lo virtual para tratar de seguir llevando una vida estudiantil lo más normal posible y evitar estancarse en el curso de una carrera universitaria. Así lo impuso el COVID-19 y así debía ser para seguridad y prevención de todos.

La virtualidad ha tomado fuerza tras la pandemia. Algunas carreras deberán innovar.

Ahora, a las puertas del nuevo año y cuando parece que la pandemia podría ir dando una tregua nace la interrogante de si la educación superior seguirá siendo virtual o presencial, si los beneficios de una modalidad son más grandes que la otra y que será lo mejor de acuerdo a la profesión que se estudia.

Pero además, el virus y todos los impactos que ha traído consigo ponen contra la pared a algunas carreras tradicionales que ya venían en declive por su saturación en el mercado y la alta tasa de desempleo, las cuales, a partir de ahora deberán atravesar un proceso de reinvención para surgir de nuevo y captar nuevas oportunidades.

“Definitivamente la pandemia cerró la brecha digital muchísimo (se habla de 10 años de avance). Muchas instituciones nos vimos forzadas a innovar en nuestros procesos de enseñanza y ofrecer nuestros programas, manteniendo la calidad que buscamos”, comenta Jorge Samayoa, director del Instituto de Investigación de Operaciones de Universidad Galileo, de Guatemala.

En esa universidad ofrecen carreras 100% virtuales desde hace mucho tiempo; en el año 2000 se lanzó la primera maestría completamente bajo esta modalidad, era la maestría en Investigación de Operaciones, por lo que este centro de enseñanza superior ya está a la vanguardia.

Cambio positivo

Samayoa afirma que la educación superior sufrió un cambio positivo – los cambios son turbulentos al principio, pero se estabilizan, ya que ahora más personas tendrán acceso a carreras a las que antes era difícil. “Pudimos abrir nuestras puertas más grandes al mundo y ofrecer programas a toda la comunidad de habla hispana, eso fue fantástico”, agrega.

La vicerrectora de Universidad Fidélitas, la M.Sc. Emilia Gazel Leitón, explica que la pandemia aceleró los nuevos lineamientos en la educación, mismos que llegaron para quedarse. “Estamos a las puertas de la cuarta revolución industrial que lo cambiará todo. Debemos tener claro que la transformación digital es el futuro que nos exige la realidad mundial”, añade.

Ese centro de enseñanza superior de Costa Rica se convertirá en una universidad completamente digitalizada, en la que el estudiante es el protagonista de los procesos a través de las diferentes modalidades de enseñanza (aprendizaje), donde uno refuerza al otro.

“Nos estamos preparando para dar el gran salto en el 2021 hacia la transformación digital. Se estima que para el 2025 los usuarios conectados alcancen el 75% de la población mundial, lo que significa, por ejemplo, un uso intensivo y extensivo de las APIs (Application Programming Interface)”, detalla la experta.

La clave

En la modalidad virtual el estudiante toma mayor control de su proceso de aprendizaje.

Para Gazel, el futuro exige utilizar la combinación de ambas modalidades (denominado Blended learning o B learning), o sea, brindar capacitación presencial en el aula combinada con la educación a través de medios digitales, (es semipresencial).

Agrega que la modalidad Flipped classroom o aula invertida ha tomado fuerza. Esta opción consiste en que los alumnos son protagonistas de su propio aprendizaje y se les dota de responsabilidades, implica que hagan trabajos y estudien fuera de clase y que en el aula sea donde interactúen y realicen actividades más participativas que incluye el analizar ideas, hacer debates, llevar a cabo trabajos en grupo, etc. y el profesor solo funge como un guía.

Otro término que formará parte de la enseñanza es el Lab rotation. Allí el profesor dispone de todas las herramientas necesarias para conseguir en su clase un aprendizaje interactivo para sus alumnos y con ello, una total efectividad. La idea es desarrollar una experiencia de aprendizaje única e inolvidable (Learning experience-LX), en un entorno interactivo, integral, dinámico, efectivo y de calidad para cada uno de los estudiantes.

Así, el COVID-19 solo aceleró lo que ya caminaba con fuerza. Son más los impactos positivos de toda esta revolución en la enseñanza superior que los negativos, pero por ello la clave es la combinación de las dos modalidades para darle al estudiante lo mejor.

el autorAngie López
Editora Vida y Éxito - angie@vidayexito.net

Deja una respuesta