El retorno de la Inflación

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Negocios

El retorno de la Inflación

La importancia en el control de la inflación se basa en que los salarios no están atados a los precios de los bienes, por lo que el asalariado puede comprar cada vez menos con su mismo sueldo.

Por Eduardo Duque-Estrada Ortiz*

Los orígenes de la inflación se remontan al origen del dinero mismo, habiendo episodios inflacionarios que quedaron registrados en la historia antigua, como las medidas tomadas por el emperador romano Dioclesiano  (245 – 311) en su “Edicto de Precios Máximos” para detener la inflación en el año 301, o los estragos causados por la Dinastía Song (960 – 1279) en China, primeros en emitir papel moneda para financiar el déficit generado por los gastos de guerra.

Eduardo Duque-Estrada Ortiz, gerente general de St. Georges Bank.

En Alemania, al iniciar la Primera Guerra Mundial el 31 de julio de 1914, el gobierno consideró apropiado cubrir el gran déficit fiscal originado por los gastos militares con un pesado endeudamiento, no queriendo aumentar los impuestos para no correr el riesgo de enfurecer a la ciudadanía. Ya terminada la guerra, la oferta de dinero había crecido cuatro veces pero el gobierno alemán siguió aumentando su endeudamiento, en gran parte para poder comprar moneda extranjera para pagar las reparaciones de guerra acordadas en el tratado de Versalles. Para finales de 1923 la inflación llegó a 29.500%; a los empelados se les pagaban tres salarios al día, sus esposas llegaban a recolectar los sueldos diariamente para intercambiarlos inmediatamente por bienes y hasta llegaron a utilizar el marco para calentar las estufas, ya que era más barato quemar grandes cantidades de papel moneda que comprar leña con dicho dinero. Este es uno de los más dramáticos casos de inflación de la historia económica moderna causado por un exagerado nivel de endeudamiento gubernamental, financiado con emisión de papel moneda.

En Latinoamérica, los años 80 fueron especialmente críticos, destacándose el caso de la Nicaragua con una inflación record de 14.295% en el año 1988. Hoy en día, Venezuela a rebasado todos los records anteriores con una inflación de 1.698.488% en el 2018.

La inflación se puede definir como un aumento general y sostenido en los precios de los bienes y servicios, medido comúnmente a través del índice de precios al consumidor. La importancia en el control de la inflación se basa en que los salarios no están atados a los precios de los bienes, por lo que al experimentar una inflación crónica, año con año el asalariado puede comprar cada vez menos con su mismo sueldo. Desde la crisis económica del 2008 hasta la fecha, la inflación mundial ha sido históricamente baja, con índices en el 2020 de 2,44% para los Estados Unidos y apenas un 0,38% para la zona Euro. La inflación es meramente un fenómeno monetario; si la oferta de dinero aumenta a mayor rapidez que la producción de bienes y servicios, habrá más dinero para comprar el mismo número de bienes, por lo que los precios de los mismos tenderán a subir. Pero la crisis económica causada por las medidas de cuarentena decretada en la mayoría de los países del mundo ha generado una caída en la recaudación fiscal, aumentando el gasto público a través de transferencias directas a las poblaciones más afectadas y por ende el déficit presupuestario ha crecido y de igual forma el endeudamiento de los gobiernos.

El nivel de inflación registrado en el mes de abril en los Estados Unidos se aceleró a su ritmo más rápido en más de 12 años. El precio del petróleo (WTI) subió sobre US$70 el barril por primera vez desde el 2018… el mercado está nervioso y se teme un aumento de la inlación.

Pero por le momento no hay que preocuparse, según la secretaria del Tesoro de los EE.UU. Yanet Yellen, quien reconoció recientemente (en las reuniones del G7) que la inflación probablemente supere el 3% en el 2021, pero no será duradera. Lo que estamos viendo, según la secretaria, es un momento de oferta insuficiente, dado el inicio del fin de la pandemia que ha generado niveles normales de demanda, para los cuales la producción no estaba lista. Ejemplo claro es el crudo, cuya demanda se desplomó en el 2021 y hoy los mercados apuestan a una oferta insuficiente. Muchos precios de productos primarios están reflejando el mismo temor. Pero como dijimos anteriormente, la inflación es un problema monetario, y mientras la reserva federal no “promueva” en aumento sotenido de precios, este será temporal; “estaremos siguiendo el tema muy de cerca” puntualizó Yellen.

*MSc. University of London. Gerente general de St.Georges Bank, Ciudad de Panamá.

el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta