• mayo 9, 2022

El planeta de ajedrez creado por Ariadna Bustamante 

El planeta de ajedrez creado por Ariadna Bustamante 

Por Milagros Sánchez Pinell

Hace cinco años, la joven costarricense Ariadna Bustamante decidió juntar sus dos pasiones: el ajedrez y los negocios. Resultado de ello es su tienda online Planetajedrez, donde ofrece una gran variedad de productos de este antiguo deporte que premia la estrategia e inteligencia de sus jugadores.

Para Ariadna, Planetajedrez es un emprendimiento que además de dejarle ganancias, le permite continuar cultivando una pasión que conoció de niña y le ha dado muchas satisfacciones en su vida.

Tan solo tenía tres años cuando su padre Roberto Bustamante, quién también practicaba este deporte, le enseñó a colocar las piezas en el tablero. A partir de ese momento sus progenitores se empeñaron en inculcarle el ajedrez, donde Ariadna se destacó por su gran habilidad, así como en la música.

“Desde pequeña mis padres me inculcaron valores y conocimientos en otras áreas, además del ajedrez. Este deporte que era poco reconocido complementaba mi personalidad tímida en aquellos tiempos. Mi niñez estuvo basada en becas para estudiar música en la Sinfónica Nacional y por mis notas con la beca Franklin Chang Díaz, por talento musical, en el Centro Cultural Costarricense Norteamericano para estudiar inglés básico”, recuerda.

Entre los ocho y los 19 años, Ariadna conquistó 19 medallas en torneos nacionales de ajedrez por equipo femenino. En el año 2014 representó a Costa Rica en una competencia estudiantil patrocinada por el Consejo del Istmo Centroamericano de Deporte y Recreación (CODICADER) de Guatemala, donde obtuvo medallas de oro, plata y bronce en diferentes modalidades de juego.

Venciendo la timidez

Sus primeros pasos como emprendedora fueron gracias a su madre, Mariela Grijalba Gutiérrez, quien al ver la timidez de Ariadna, muy acertadamente le aconsejó que iniciara a vender “cositas”.

“A pesar de las actividades que hacía de niña, seguía siendo tímida. Al principio empecé vendiendo monedas conmemorativas de mi país porque me gustaba coleccionarlas. Luego, invertí en joyería y las vendía en los lugares que iba a estudiar. Algo muy importante es que siempre tuve muy claro que debía guardar el dinero y debía evitar comerme las ganancias. Si quería comprarme algo, debía tener el doble del valor ahorrado para nunca estar sin dinero, eso lo sabía desde pequeña. Ahora que tengo bachillerato en contaduría me ayuda a tener más conocimientos financieros”, dijo.

En ese tiempo, Ariadna descubrió que en el mercado había poca variedad de joyas con temática de ajedrez, por lo que decidió fabricar las suyas. De ahí se originaron muchas ideas, hasta crear su propia tienda online planetajedrez.com.

Hoy en día, a través de su web: planetajedrez.com, ofrece joyería de coronas o piezas de este deporte, tableros personalizados, maletines, juegos didácticos y tableros para ciegos, entre muchas cosas más. Estos son adquiridos por la Federación Central de Ajedrez de Costa Rica, sedes escolares y ajedrecistas principiantes y profesionales de muchos países.

“Es un reto cada producto que pide un cliente, pero a la vez es una idea nueva.  Es muy gratificante escuchar a los clientes y poder tener la oportunidad de ofrecer más productos innovadores. Cada comentario de un cliente satisfecho nos trae esperanzas como miniempresa”, indicó.

Además de vender artículos, Ariadna, quién ha logrado vencer poco a poco la timidez que le caracterizaba, ofrece clases virtuales y presenciales de ajedrez, aprovechando que tiene los títulos de instructora nacional como entrenadora B y árbitro C, que le otorgó la Federación Central de Ajedrez de Costa Rica.

“El deporte trae a mi memoria tantas anécdotas muy cómicas que me pasaron en mis años de niñez, adolescencia y en mi vida adulta que ocasionaron varios cambios en mi vida, pero la pasión sigue. Por esa razón me dedico también a la enseñanza y arbitraje para dar mejor información a otras personas respecto a este deporte que apenas está empezando a ser valorado en los países”, expresó la experta de 23 años.

En su proyecto como emprendedora, le acompañan sus padres. “Me siento conmovida de que ellos creyeran en mí; les agradezco mucho su método de criarme, por eso este negocio vela por el bienestar de mi familia”.

Cabe mencionar que el ajedrez es un deporte que estimula la capacidad de análisis y síntesis, incentiva la creatividad y la imaginación, entrena la memoria, ayuda a los niños a entender las consecuencias de sus actos, es entretenido y mejora el estado de ánimo y por último incrementa la capacidad lectora.

“He adquirido valores a través del ajedrez como la paciencia, que realmente se necesita mucho. Pienso que en un trabajo lo que realmente paga es tu tiempo y la paciencia. Además, me facilita los estudios, aunque es un mito que los ajedrecistas seamos genios matemáticos, solo tenemos métodos más amplios para comprender materias o ciertos problemas de la vida, así como lo menciona el libro Como la vida imita al ajedrez, de Garry Kasparov”, manifestó la deportista.

Antes de concluir, Ariadna aconsejó a los jóvenes con espíritu emprendedor, a nunca alimentar sus miedos. “Nadie nace siendo exitoso, un exitoso nace de los errores”.

Etiquetas: Ajedrez / Costa Rica / emprendedora / Roaring 20 / Timidez

Recomendaciones sobre este tema

Marcas y empresas enfrentan retos para preservar derechos de la propiedad intelectual en medio de la era digital

Marcas y empresas enfrentan retos para preservar derechos de la propiedad intelectual en medio de la era digital

Redes sociales y el e-commerce pueden hacer más vulnerable una marca o empresa para que terceros realicen piratería…
Costa Rica: McDonald’s requiere contratar personal para sus restaurantes

Costa Rica: McDonald’s requiere contratar personal para sus restaurantes

Los puestos disponibles van desde colaboradores hasta gerentes de restaurante.
Más de 1.500 personas viven con Enfermedad Inflamatoria Intestinal en Costa Rica

Más de 1.500 personas viven con Enfermedad Inflamatoria Intestinal en Costa Rica

Diarrea, dolor abdominal, fiebre y afectación perinal son algunos de los signos de alerta más habituales.