El pago de deudas se convierte en una forma válida de ahorrar

Revistas de Economía y Negocios en América Central

FinanzasNegocios

El pago de deudas se convierte en una forma válida de ahorrar

Hay que aprender a vivir dentro de nuestras posibilidades, sin gastar de más.

Pago anticipado de deudas abre posibilidad de tener más recursos disponibles en el futuro y se termina pagando menos intereses

Ahorrar no significa solamente guardar dinero, sino también evitar un mayor pago de deuda. De esta manera, en el marco del día mundial del ahorro a celebrarse el 31 de octubre, la Oficina del Consumidor Financiero OCF, recuerda que pagar deudas se traduce en una forma válida y recomendada de ahorrar.

La OCF insiste en la necesidad de aplicar hábitos de ahorro, ante la delicada realidad de alto endeudamiento que aqueja a los costarricenses y que se plasma en las cifras del estudio “Finanzas personales en época de crisis”, elaborado por la Superintendencia General de Entidades Financieras SUGEF, en la que señala que Costa Rica es el tercer país de Latinoamérica con mayor nivel de endeudamiento de las personas respecto al tamaño de la economía, donde hasta mediados del 2018, la deuda en promedio representaba más de ocho veces el ingreso promedio por hogar.

¿Por qué considerar el pago de deudas como una forma de ahorro?

Danilo Montero, director ejecutivo de la OCF explica que los beneficios de este tipo de ahorro podrán verse a mediano plazo.

“El ahorro no es otra cosa que posponer el consumo de hoy para contar con plata en el futuro; sin embargo, cuando la persona destina dinero para el pago de deudas y trata de cancelarlas de manera anticipada, abre la posibilidad de tener más recursos disponibles en el futuro, para otros gastos o situaciones imprevistas, precisamente por el menor pago de intereses”, manifestó Montero.

En ese sentido, la OCF recuerda que existen diversas formas de ahorro a las que los consumidores pueden acudir, tales como:

  • Depósito del dinero en una cuenta de ahorro, el cual generará intereses y estará disponible con facilidad
  • Figuras de ahorro a un plazo mayor, que generen mayores rendimientos. Ejemplo: Certificados a plazo.
  • En el mercado bursátil se puede ahorrar a plazos más largos, invirtiendo en bonos o en fondos de inversión, que los hay de variados tipos, según las necesidades de la persona.

Montero insiste que a veces se considera ahorro cuando se dedica plata a proyectos o negocios personales. Sin embargo, advierte que eso no es lo recomendable, porque la idea del ahorro es que se pueda usar con relativa facilidad, lo que no es posible si se han puesto los fondos en un negocio.

Cuentas de ahorro, certificados a plazo e inversiones representan diferentes formas para ahorrar disponibles para el consumidor.

Para la OCF, aunque el momento económico del país es complicado, hay otros aspectos personales que compiten contra las prácticas de ahorro, entre ellos, gastar por impulso o por las facilidades actuales para adquirir las cosas en forma inmediata por medio de deuda, lo que implicará intereses y menos ingresos en el futuro.

“Siempre ha sido difícil ahorrar; es una situación que ha prevalecido en el tiempo. Es claro que el endeudamiento no depende exclusivamente de las condiciones de la economía, sino de la capacidad de dominar nuestros impulsos, y de prever que algo podría pasar en el futuro que nos termine afectando, como una enfermedad o un accidente”, sostuvo Montero.

 ¿Qué hacer?

De acuerdo con el estudio de la SUGEF, para finales del año anterior, cada persona de la fuerza laboral podía tener una deuda media de hasta ₡600.000 colones únicamente en tarjetas de crédito, por lo que, si se suman deudas en asociaciones solidaristas, cooperativas, almacenes comerciales, prestamistas, entre otros, el monto es superior. Ante este panorama, ¿qué se puede hacer para iniciar prácticas de ahorro?

“Para comenzar, las personas deben tener una idea muy clara de tres cosas: cuánto dinero ingresa al grupo familiar por mes, cuánto hay que pagar y cuánto sobra. Sabiendo que sobra algo, se puede decidir cuánto se guarda y hasta cuánto podría gastarse por ejemplo en unas vacaciones, en un examen médico que han pospuesto o incluso algún lujo que deseen darse”, explicó Danilo Montero, director ejecutivo de la Oficina del Consumidor Financiero.

Al mismo tiempo, es indispensable definir objetivos que le den sentido al ahorro y sean alcanzables; algunos pueden ser a corto plazo (dentro de un año), otros en más tiempo, como cuatro o cinco años, o más.

“Si esos objetivos son inspiradores, es casi seguro que la familia ahorrará. Por ejemplo, ampliar la casa; si de antemano se sabe que los costos serán de dos millones de colones, es posible que haya que ahorrar por lo menos medio millón, para pedir prestado millón y medio. Para ahorrar medio millón, debemos saber cuánto sobra por mes, o bien de dónde vamos a generar ingresos adicionales, para cumplir ese sueño”, concluyó Montero.

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Leave a Reply