• 3 julio, 2023

Una versión de Ozempic en pastilla podría estar por llegar

Una versión de Ozempic en pastilla podría estar por llegar

Una investigación publicada el domingo evalúa la efectividad del ingrediente activo en los medicamentos inyectables para la diabetes y la obesidad cuando se toman por vía oral.

La próxima versión de Ozempic y Wegovy —los medicamentos inyectables tan debatidos y difíciles de conseguir, conocidos por su capacidad para inducir la pérdida de peso— podría presentarse en forma de pastilla.

Investigadores presentaron datos de dos estudios el domingo en la conferencia de las Sesiones Científicas de la Asociación Estadounidense de Diabetes, uno de los cuales demostró que 50 miligramos de semaglutida —el compuesto activo de Ozempic y Wegovy— tomados vía oral cada día son aproximadamente igual de eficaces que las inyecciones semanales de Wegovy para reducir el peso en personas con sobrepeso u obesidad. Las inyecciones de Wegovy contienen 2,4 miligramos de semaglutida.

En ese ensayo, publicado también el domingo en The Lancet, se realizó un seguimiento de 667 personas durante 68 semanas. El 85% de los que tomaron semaglutida perdieron al menos el 5% de su peso corporal en el transcurso del estudio, frente a solo el 26% de los que recibieron el placebo. Los que tomaron semaglutida perdieron, en promedio, alrededor del 15% de su peso corporal, casi seis veces más que los del grupo del placebo.

Un estudio distinto, también publicado en The Lancet, se centró en la semaglutida oral para personas con diabetes tipo dos. Se dividió a poco más de 1.600 participantes en tres grupos y se les administraron dosis diarias de 14, 25 o 50 miligramos. Los que tomaron las dosis de 25 y 50 miligramos perdieron más peso y presentaron mayores reducciones de azúcar en sangre que los que tomaron la dosis más baja.

Novo Nordisk, la empresa que fabrica Wegovy y Ozempic, financió ambos ensayos.

“Sospecho que hay mucha gente que no utiliza estos tratamientos porque requieren una inyección”, dijo Robert Gabbay, director científico y médico de la Asociación Estadounidense de Diabetes. “Si se pudiera decir: ‘Bueno, en realidad, no requiere la inyección’, eso sería muy importante”.

Cuanto mayor es la dosis de semaglutida oral, más efectos secundarios parece conllevar. En el ensayo con personas que padecen obesidad o sobrepeso, el 80% de las que tomaron semaglutida oral declararon tener problemas gastrointestinales como vómito, náuseas, estreñimiento o diarrea. Casi el 13% afirmó experimentar “alteraciones de la sensibilidad cutánea”, como hormigueo. La mayoría de los participantes en el estudio eran blancos y mujeres, señalaron los autores, lo que significa que los resultados podrían no ser aplicables a la población más amplia de personas con obesidad.

La diabetes mellitus (DM) afecta a más de 537 millones de adultos en el mundo.

El segundo ensayo, en personas con diabetes, mostró efectos secundarios similares: el 80%  de los que tomaron la dosis de 50 miligramos informaron efectos adversos, en su mayoría problemas gastrointestinales, que se produjeron con más frecuencia en las personas que tomaron las dosis más altas que en las que tomaron 14 miligramos. El 13% de las personas que recibieron la dosis de 50 miligramos dejaron de tomar el medicamento debido a los efectos secundarios. La semaglutida inyectable provoca efectos secundarios similares; en un estudio anterior, el 74,2% de los participantes que recibieron 2,4 miligramos de semaglutida inyectable cada semana (la cantidad que hay en Wegovy) experimentaron trastornos gastrointestinales.

Otro ensayo presentado en la conferencia y publicado el viernes en el New England Journal of Medicine analizó un compuesto oral diferente, el orforglipron, que pertenece a la misma clase de medicamentos que la semaglutida. El estudio fue financiado por Eli Lilly. Pfizer también ha probado su propia píldora de esa clase de fármacos.

La semaglutida oral no es nueva: ya existe en el mercado un comprimido del compuesto, que se vende con el nombre de Rybelsus. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) solo aprobó ese fármaco para adultos con diabetes tipo dos, y los comprimidos vienen en dosis diarias comparativamente más pequeñas, de hasta 14 miligramos. Los comprimidos funcionan de modo similar a las inyecciones de semaglutida, que regulan la insulina, reducen el azúcar en sangre y ralentizan el vaciado del estómago, lo que hace que las personas se sientan saciadas durante más tiempo, según Andrew Kraftson, profesor clínico adjunto de Michigan Medicine.

Según Gabbay, Rybelsus es menos eficaz que Ozempic y Wegovy.

No está claro si las píldoras de semaglutida de dosis más alta podrían llegar al mercado, ni cuándo lo harían. Según Scott Hagan, profesor adjunto de medicina en la Universidad de Washington que ha estudiado la obesidad, una forma oral podría permitir que más personas tomaran estos medicamentos pues, para algunas personas, tragar una pastilla supone una barrera de entrada menor que inyectarse un fármaco. “Es una buena adición a las opciones de tratamiento para los pacientes que podrían beneficiarse del control de peso”, dijo.

Según A. Janet Tomiyama, profesora de psicología en la Universidad de California, campus Los Ángeles, que ha estudiado los trastornos alimentarios y el estigma del peso y ha expresado su preocupación por el impacto de estos fármacos en la imagen corporal de las personas, el uso masivo de semaglutida fuera de lo indicado entre las personas que recurren al medicamento para la pérdida de peso cosmética podría intensificarse si se dispone de una píldora de dosis alta. “Cada vez que hay medicamentos para perder peso, sabemos que se trata de una herramienta que la gente puede utilizar para fines relacionados con un trastorno alimentario”, reveló, señalando a los laxantes y las pastillas para adelgazar como ejemplo.

A pesar de la popularidad que han adquirido estos medicamentos, los médicos deberían centrarse en saber si la semaglutida, en cualquiera de sus formas, puede ayudar a que un paciente esté más sano, en lugar de limitarse a reducir el peso corporal, señaló Hagan. “Me preocupa que estos medicamentos se utilicen ampliamente solo para promover la pérdida de peso”, dijo, “y cómo esto contribuye a nuestra cultura general de la dieta, nuestra obsesión cultural con la delgadez”.

 

 

Etiquetas: azúcar en la sangre / Diabetes / insulina / obesidad / Ozempic / semaglutida

Recomendaciones sobre este tema

Ejercicio y alimentación se vuelven claves para revertir niveles de obesidad y sobrepeso en Costa Rica

Ejercicio y alimentación se vuelven claves para revertir niveles de obesidad y sobrepeso en Costa Rica

Estudio de la OMC señala que para el año 2060, Costa Rica sería el tercer país con mayor…
Saltarse el desayuno podría aumentar probabilidades de obesidad infantil

Saltarse el desayuno podría aumentar probabilidades de obesidad infantil

Además causa estrés, falta de concentración, nerviosismo, cansancio y dificultades en la memoria, lo que afecta el rendimiento…
Conozca la millonaria carrera por encontrar un sustituto al azúcar que sea sano y barato

Conozca la millonaria carrera por encontrar un sustituto al azúcar que sea sano y barato

"Creemos que es el santo grial de la sustitución del azúcar", afirma Ziv Zwighaft sobre un polvo granulado…