Una diseñadora de moda con un corazón altruista

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEstilo de Vida

Una diseñadora de moda con un corazón altruista

Desde su atelier, Mary Ann Kafati, diseña vestuarios clásicos y elegantes, pero también brinda apoyo a la Fundación Ruth Paz.

Por Milagros Sánchez Pinell

A sus 15 años, Mary Angeline Kafati presentó su primera colección en Fashion Week Honduras. Atrás quedaba la niña que dibujaba vestidos en la parte trasera de sus exámenes en el colegio y a la que sus profesoras miraban con algo de preocupación.

Su destino ya estaba trazado. Sería diseñadora de moda toda su vida, una pasión que le sale natural, tanto así que independientemente de donde esté, siempre termina encontrando inspiración para un diseño.

Según su relato, su interés por la moda pasó de ser un pasatiempo a una “carrera”, cuando le mostró a su padre uno de sus diseños, y a cambio recibió el mejor consejo de su vida: continuar haciendo lo que más le gustaba.

“La verdad que siempre supe que quería ser diseñadora. Nunca fue algo que consideré como una de mis opciones. Siempre fue lo que me imaginé haciendo por el resto de mi vida”, comenta Mary Ann, a como cariñosamente se le conoce.

Actualmente, a sus 28 años de edad, es la dueña de su “Atelier Mary Ann Kafati”, donde se especializa en diseñar y elaborar vestidos de alta calidad, únicos y hechos a la medida para cada cliente, aunque en los últimos años se ha enfocado más en vestidos de novia y de noche, también hechos a la medida.

Como diseñadora, Mary Ann, tiene ocho colecciones “formales”, catalogadas así porque fueron presentadas en pasarela, pero diseña y elabora de dos a cuatro colecciones pequeñas durante todo el año, a las que llama: “Capsule Collections”.

Gracias a su primera colección fue distinguida como mejor diseñadora a nivel nacional en Honduras. Un año después, nuevamente recibió el mismo galardón y participó con cuatro colecciones más en Fashion Week Honduras.

Toda esa experiencia acumulada a temprana edad, fue de mucha importancia para que pudiera ingresar a la universidad de arte y diseño Savannah College of Art  and Design (SCAD), en los Estados Unidos, donde se graduó “Cum Laude” en Diseño de Modas con un minor en Fashion Marketing, Merchandising and Management.

“La escogí porque me encanto el currículo, el networking que ofrece la universidad, y por la calidad de las clases. Lo describo como la mejor experiencia de mi vida, pero también una de las más difíciles. Aprendí muchísimo aunque fue bien sacrificado”, admite.

Mary Ann se dio a conocer como diseñadora en otros países, después de que participó en Fashion Week Panamá como invitada internacional, experiencia que le permitió acercarse a muchas personas importantes en la industria de la moda.

Por dos años más participó en Fashion Week Honduras y en Estilo Moda Honduras hasta que decidió dedicarse a montar su atelier y a hacer crecer su marca.

Clásica y elegante

La joven diseñadora define su estilo como clásico, pero con un toque contemporáneo, porque se confiesa amante de la moda de los años 40. Una época que ella cataloga como elegante, sofisticada y femenina.

“Como trabajo muchísimo con diseños únicos y hechos a la medida, me permite tener bastante creatividad y usar varios temas diferentes. A veces unas modas son más femeninas, otras más atrevidas y sexys, algunas más minimalistas y otras más modernas. Pero siempre trato de que sobresalga lo clásico y elegante”, señala.

En cuanto a la inspiración, dice que le llega de las formas más inesperadas, puede ser cuando está viendo una película, está de viaje o antes de quedarse dormida. Sin embargo, el mejor lugar para encontrarla es en las tiendas de telas, donde se puede perder por largas horas.

“A veces entro con una idea y salgo con algo que es lo opuesto. Me encanta ver todas las opciones que están disponibles, tocar las telas, ver cómo se mueven y hasta tomarles fotos. Pero también me inspiro mucho con cada clienta, después de hablar con ellas y conocerlas es cuando mejor me nacen las ideas que les favorecen a ellas”, explica.

Por otro lado, Mary Ann tiene su faceta altruista. Siempre ha trabajado con la Fundación Ruth Paz, donde es miembro de la junta directiva y es presidenta de “Junior Board”.

“Es un grupo de jóvenes que siempre han apoyado a la fundación y le tienen mucho aprecio. Nuestro propósito es encontrar nuevas y creativas formas para apoyar y ayudar a crecer a la organización”, indicó.

Sobre la Fundación Ruth Paz, explica que fue fundada por su abuela Ruth Paz y  su mamá Mary Ann Paz de Kafati continuó con su legado. Actualmente cuenta con un hospital pediátrico gratuito donde brindan servicios médicos en diferentes especialidades para las personas más necesitadas de Honduras.

Desde esa hermosa obra, Mary Ann, ha apoyado en la organización de eventos para recaudar fondos, en el área de mercadeo y hasta como traductora para las brigadas médicas.

“La fundación me enseñó la importancia de ayudar a los demás, desde una edad muy temprana. Era común tener a pacientes con quemaduras severas en mi casa mientras mi familia buscaba formas para llevarlos a los Estados Unidos a recibir atención médica”, dijo.

A ello añade que la fundación le da un propósito y esperanza a su vida. Saber de las necesidades de su país, teniendo las facilidades para ayudar a salvar vidas, la motiva a ayudar con mucha empatía.

“Me llena el corazón saber que hay tantas personas que creen en la visión de mi abuela y apoyan esta noble causa. Hay muchas personas buenas y juntos somos capaces de hacer cambios bien grandes”, expresó.

Por consiguiente, la Fundación Ruth Paz siempre está presente en su quehacer como diseñadora, ya sea con la donación de un porcentaje del dinero que recauda durante sus eventos, en la elaboración de cientos de mascarillas (a propósito del COVID-19), en la recaudación de fondos a través de sus plataformas digitales, o bien usando su atelier como centro de acopio.

Para concluir, Mary Ann aconseja a todos aquellos que desean ser diseñadores, que jamás se desmotiven, aunque la carrera sea difícil y competitiva. También sugiere que establezcan qué tipo de diseñador quieren ser y que estilo desean perseguir.

“Y nunca olviden rodearse de un buen grupo de apoyo. Mis papás, mis hermanos, mis abuelos, mi esposo y mis amigas han sido un apoyo incondicional y agradezco a ellos por empujarme y apoyarme todos estos años”, finaliza.

el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta