• abril 19, 2022

El 30% de quienes tuvieron coronavirus pueden desarrollar COVID persistente, según un nuevo estudio

El 30% de quienes tuvieron coronavirus pueden desarrollar COVID persistente, según un nuevo estudio

Cansancio, falta de aire y pérdida del olfato son las secuelas más frecuentes. Lo detectó una investigación de la Universidad de California en Los Ángeles.

La infección por el coronavirus causa la enfermedad COVID-19. Sus secuelas a su vez provocan otra enfermedad emergente, que ya está reconocida como «COVID-19 de larga duración» o Post COVID. Es desarrollada por personas que han tenido la infección, confirmada o probable, de coronavirus. Una nueva investigación de la Universidad de California en Los Ángeles, Estados Unidos, reveló que el 30% de las personas tratadas por COVID-19 desarrollaron el COVID de larga duración, prolongado o persistente, informa Infobae.

El trastorno suele aparecer “normalmente tres meses después del inicio del COVID-19. Los síntomas duran al menos dos meses y no pueden explicarse por un diagnóstico alternativo”, había explicado la doctora Janet Díaz, jefa de gestión clínica de la Organización Mundial de la Salud en octubre del año pasado cuando se reconoció al COVID de larga duración como enfermedad oficialmente. Hay más de 200 síntomas asociados al síndrome.

El nuevo estudio fue publicado en la revista especializada Revista de Medicina Interna General, y liderado por la doctora Sun Yoo, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), quien es directora médica del programa de extensión de cuidados.

Al analizar los datos, los investigadores encontraron que las personas con antecedentes de hospitalización, diabetes y un índice de masa corporal más elevado eran las más propensas a desarrollar la enfermedad del COVID de larga duración, mientras que las que estaban cubiertas por Medicaid, en contraposición a los seguros médicos comerciales, o se habían sometido a un trasplante de órganos eran menos propensas a desarrollarla.

Sorprendentemente, el origen étnico, la edad avanzada y el nivel socioeconómico no se asociaron con el síndrome del COVID prolongado, a pesar de que esas características se han relacionado con una enfermedad grave y un mayor riesgo de muerte por COVID-19.

El trastorno suele aparecer “normalmente tres meses después del inicio del COVID-19.

De las 309 personas con COVID de larga duración que fueron estudiadas, los síntomas más persistentes fueron la fatiga y la falta de aire (31% y 15%, respectivamente) en las personas hospitalizadas, y la pérdida del sentido del olfato (16%) en los pacientes ambulatorios.

La incidencia y los factores de riesgo del COVID de larga duración, e incluso la forma de definir el síndrome, han permanecido poco claros a lo largo de la pandemia. Los investigadores trataron de evaluar su asociación con los datos demográficos y las características clínicas a fin de idear los tratamientos más eficaces.

Los investigadores de la UCLA estudiaron a 1.038 personas que se inscribieron en el Programa Ambulatorio COVID de la UCLA entre abril de 2020 y febrero de 2021. De ellos, 309 desarrollaron COVID largo. Se determinó que una persona tenía el síndrome si informaba de síntomas persistentes en cuestionarios 60 o 90 días después de la infección o la hospitalización.

Las debilidades potenciales del estudio incluyen la naturaleza subjetiva de cómo los pacientes calificaron sus síntomas, el número limitado de síntomas que los investigadores evaluaron y la información limitada sobre las condiciones preexistentes de los pacientes.

“Este estudio ilustra la necesidad de realizar un seguimiento longitudinal de diversas poblaciones de pacientes para comprender la trayectoria de la enfermedad de COVID de larga duración y evaluar cómo los factores individuales, como las comorbilidades preexistentes, los factores sociodemográficos, el estado de vacunación y el tipo de variante del virus, afectan al tipo y la persistencia de los síntomas de COVID largo”, dijo la doctora Sun Yoo, profesora clínica adjunta de ciencias de la salud en la Facultad de Medicina David Geffen de la UCLA y directora médico del Programa Extensivo.

Fuente: Infobae

Etiquetas: covid / COVID de larga duración / COVID persistente

Recomendaciones sobre este tema

¿Llegará a su fin alguna vez la disrupción?

¿Llegará a su fin alguna vez la disrupción?

Predicciones 2022 sobre gestión inteligente del gasto y la red de negocios.
Terminan medidas excepcionales brindadas por los bancos a los deudores afectados por la pandemia en Costa Rica

Terminan medidas excepcionales brindadas por los bancos a los deudores afectados por la pandemia en Costa Rica

Estas medidas permitieron a los bancos realizar readecuaciones y arreglos de pago para operaciones de crédito de personas…
Una empresa sueca desarrolla un microchip implantado bajo la piel que sirve de pase sanitario

Una empresa sueca desarrolla un microchip implantado bajo la piel que sirve de pase sanitario

Si ya de por sí el famoso pase sanitario y la obligatoriedad de llevarlo en muchos lugares es…