Perfume: toque de distinción y elegancia

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Estilo de Vida

Perfume: toque de distinción y elegancia

Su elección debe ser cuidadosa porque es un elemento que se vuelve parte de la personalidad

Si ya se vistió, se peinó y se maquilló y cree que está lista para salir espere un momento ¿y el perfume? Ese es el toque de distinción y elegancia que no puede faltar porque es parte de la personalidad, del look y el elemento con el cual dejará una grata impresión en quienes le rodean.

“El perfume, más allá que una fragancia, es considerado para muchos como un accesorio invisible que brinda estilo, diferenciación y autenticidad. Su olor es una firma personal, una característica muy particular que indica cómo somos y qué nos gusta. Las fragancias tienen la capacidad de influir en la autoestima, la seguridad y el humor de una persona”, afirma Sellene Castro, gerente de Mercadeo de Tiendas Universal.

El perfume llega a convertirse en una parte tan importante e íntima de las personas que su uso también genera recuerdos, transporta a otros momentos y produce dejà vu, sobre todo si alguien ha usado un mismo aroma durante toda su vida.

“Los perfumes tienen la peculiaridad de que nos remontan a un momento de nuestra vida o nos recuerdan a una persona específica (funcionan parecido a la música). Así nos “posicionamos” en la mente de quienes nos conocen. Parte de nuestra imagen es cómo olemos”, comenta Sara Zeledón, asesora de imagen.

¿Cuál elegir?

Siendo entonces tan esencial en la vida es conveniente tomarse con calma la elección del perfume. Es aquí donde el famoso pH, nivel de acidez de cada piel, toma relevancia, pues determina la duración y la intensidad del olor del perfume. De acuerdo con la experta en imagen, hay tres tipos de piel: ácida, alcalina y neutra y, según ello, así se debe elegir el aroma.

La ácida corresponde, usualmente a piel seca, a la que les va bien los aromas dulces. La alcalina es una piel humectada que combina con aromas frescos. La neutra es aquella piel que no es ni ácida ni alcalina y, por lo tanto, puede hacer juego con cualquier aroma.

“Una forma de probar si tiene duración en la piel es echar el perfume en un papel tipo toalla y vigilar cuánto tiempo le dura la fragancia. Si por ejemplo, dura cinco horas, pruébelo en su piel y si dura el mismo tiempo, ese es un perfume ideal para su tipo de pH”, explica Zeledón.

Sea cual sea el aroma que elija, lo más importante es que le haga feliz.

Angie López
el autorAngie López
Editora Vida y Éxito - angie@vidayexito.net

Leave a Reply