NASA selecciona a SpaceX para aterrizar en la Luna

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Estilo de Vida

NASA selecciona a SpaceX para aterrizar en la Luna

La NASA elige la Starship de SpaceX para aterrizar en la Luna. Foto: Spacex.

La Starship es la única de las tres propuestas de la que existen prototipos funcionales que han sido probados en las instalaciones de SpaceX al sur de Texas.

SpaceX es la única empresa seleccionada por la NASA para construir un “sistema de aterrizaje humano” (HLS) que transportará astronautas desde la órbita lunar hasta la superficie de la Luna por primera vez desde la última misión Apolo en 1972. Este sistema es la nave espacial Starship, informa Gizmodo.

La NASA anunció  que la empresa aeroespacial de Elon Musk había vencido a Blue Origin, de Jeff Bezos, y Dynetics, un contratista de defensa propiedad de Leidos, tras aproximadamente un año de estudios y desarrollos preliminares. SpaceX había recibido US$135 millones  para demostrar la viabilidad de la Starship como aterrizador lunar. Blue Origin, parte del “equipo nacional” junto a los fabricantes tradicionales Lockheed Martin, Northrop Grumman y Draper, había recibido US$579 millones  para desarrollar el módulo de aterrizaje de dos etapas Blue Moon, basado en las cápsulas Orion y Cygnus. Dynetics había recibido US$253 millones para desarrollar el DHLS, un módulo de aterrizaje de una sola etapa con un diseño horizontal.

La Starship es la única de las tres propuestas de la que existen prototipos funcionales que han sido probados (con mayor o menor éxito) en las instalaciones de SpaceX al sur de Texas. La propia SpaceX financia el desarrollo de la Starship con la ambición de convertirla en una nave espacial reutilizable para vuelos dentro de la Tierra y (con una etapa Super Heavy para el lanzamiento) al espacio profundo, en particular a la Luna y a Marte.

La Starship ofrecía varias ventajas, dijeron los funcionarios de la NASA. Tiene una cabina espaciosa para astronautas, dos esclusas de aire y una amplia capacidad de carga útil para llevar una gran cantidad de experimentos a la Luna y devolver muestras a la Tierra. Los ingenieros de la NASA también elogiaron significativamente el diseño innovador del vehículo y la tecnología con visión de futuro que también podría usarse algún día en Marte.

SpaceX pidió, en concreto, US$2.941.394.557. Ajustado a la inflación, el Módulo Lunar de las misiones Apolo tuvo un coste ocho veces mayor, por lo que la Starship parece una buena oferta. Pero nadie duda que la NASA habría elegido a dos empresas, en lugar de una, para que siguieran compitiendo entre ellas si hubiera contado con más presupuesto por parte del Congreso de Estados Unidos. Firmando un contrato exclusivo con SpaceX, la NASA lanza un mensaje al Congreso: llegaremos a la Luna aun con el raquítico presupuesto actual.

La NASA elige la Starship de SpaceX para aterrizar en la Luna. Foto: Spacex.

Por su parte, SpaceX celebró la victoria publicando un nuevo render de la Starship lunar, en el que se aprecian cambios significativos en las patas y los paneles solares de la nave-cohete. Así es como la compañía imagina que aterrizarán la primera mujer y la primera persona de color en la Luna.

Hay que tener en cuenta que la Starship no es el vehículo en el que los astronautas de la NASA serán lanzados y devueltos a la Tierra, aunque esté diseñada para hacerlo. Los astronautas del programa Artemisa saldrán de la Tierra en una nave Orion lanzada con un cohete SLS y llegarán hasta una estación espacial en órbita con la Luna llamada Lunar Gateway. Desde la Gateway se subirán a la Starship, previamente lanzada desde la Tierra con un propulsor Super Heavy de SpaceX, y con ella realizarán el alunizaje.

La Starship usará sus motores Raptor y sistemas de aviónica durante la maniobra de alunizaje y en su regreso desde la superficie lunar hasta la Gateway. La nave se posará en vertical en el polo sur lunar y los astronautas descenderán a tierra firme con un andamio elevador. Por ahora, se desconoce la capacidad de carga de la Starship lunar (también apodada Moonship o Lunarship), pero según las especificaciones publicadas por SpaceX, la nave tiene una capacidad de 100 toneladas si se lanza a la órbita baja terrestre. La Starship lunar tendrá que hacer un vuelo de prueba antes de llevar astronautas.

HLS es el contrato más importante para SpaceX desde que en agosto de 2020 llevó por primera vez tripulantes humanos a la Estación Espacial Internacional con una nave Crew Dragon y un cohete Falcon 9. Fue la primera empresa privada en conseguir este hito y la primera que, en 2012, llevó una nave de carga comercial a la Estación Espacial Internacional.

Nueva tecnología

Pero el espaldarazo de la NASA a la Starship es inesperado. Se trata de una tecnología nueva y arriesgada, construida en acero inoxidable con metalurgia tradicional para abaratar costes, con motores de metano en vez de queroseno, y por ahora una promesa en la que solo podemos confiar porque SpaceX ya aterriza rutinariamente la primera etapa del Falcon 9 en el océano Atlántico.

Sin embargo, el espaldarazo de la NASA posiciona a SpaceX como la empresa que nos devolverá a la Luna y quizá nos permita construir una colonia en Marte. Y a Blue Origin, y a los gigantes aeroespaciales de Estados Unidos como Lockheed Martin, como los perdedores de esta carrera.

Fuente: Gizmodo

el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta