Médicos costarricenses marcan hito centroamericano al cerrar con cateterismo difícil orificio congénito del corazón

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Estilo de VidaSalud

Médicos costarricenses marcan hito centroamericano al cerrar con cateterismo difícil orificio congénito del corazón

Equipo Médico,Instituto Vivit.

Utilizando las últimas tecnologías de cuatro centros médicos diferentes, un equipo de especialistas eliminó en pocas horas, una malformación congénita de corazón de señora de 54 años, mientras este seguía palpitando.

El niño tiene un “soplo”. Así explican los médicos cuando no están completas las paredes que separan los cuatro compartimentos del corazón de un bebé. En algunos casos, estas membranas se corrigen solas conforme pasa el tiempo, pero en otras, genera una Cardiopatía Interventricular (CIV), un defecto para toda la vida que limita la actividad de las personas que lo padecen y representa un riesgo latente durante toda su vida.

Por la difícil ubicación de muchos defectos en el corazón y por los graves riesgos que implica una operación a corazón abierto, los médicos recomendaban que el paciente padeciera durante toda su vida estas limitaciones, en vez de enfrentar una operación con tal alto riesgo.

Sin embargo, un grupo de jóvenes especialistas costarricenses decidieron reparar el corazón de  Carmen González, una mujer de 54 años, conjuntando conocimientos y aplicando novedosísimas técnicas que les permitió cerrar el orificio del corazón, mientras este seguía latiendo, a través de minúsculos cables (catéteres) con cámaras y herramientas médicas, insertados por la vena y arteria femoral y el esófago.

Somos pioneros a nivel centroamericano, al poder realizar un procedimiento sumamente complejo y de alto nivel, que solo se ha practicado en países de primer mundo. La intervención tuvo una duración de 3 horas y participamos alrededor de seis profesionales de distintas ramas de la medicina”, explicó el Dr. Franklin Dawkins, Anestesiólogo Cardiovascular del Instituto VIVIT.

Cardiopatía Interventricular.

 “A través del cateterismo logramos “instrumentar al corazón” sin que fuera necesario detener dicho órgano. Gracias a los catéteres logramos ingresar los instrumentos necesarios para poder acoplar el equipo y reparar el defecto que tenía la paciente. Logramos hacerlo por medio imágenes médicas y la colaboración de seis tipos de profesionales en diversas ramas de la cardiología: médicos especialistas en hemodinamia, intervencionismo, imágenes médicas, anestesiólogos y atención de cuidados críticos postoperatorios, así como técnicos en radiología cardíaca,”, acotó el Dr. Luis Gutiérrez, Cardiólogo Intervencionista del Instituto VIVIT, médico que lideró la intervención.

  Gutiérrez también indicó que otra novedad de relevancia es que es la primera vez que se integran tantos especialistas de cardiología actuando como un solo equipo y que precisamente por ello, es que se pudo marcar un hito de innovación en el país. En Costa Rica hay mucho talento, pero muchas veces actúan desarticulados. Aunque parezca increíble, este es uno de los principales aportes que hace al país el Instituto VIVIT, comentó González

Medicina de Precisión

“Otra de las grandes diferencias que aportó esta intervención médica, fue que se pudo  insertar un dispositivo médico que solo ocupó el tamaño del defecto, gracias a las mediciones realizadas de previo con los especialistas en imágenes. Además, esta especie de “resortito” libera una sustancia que activa una cicatrización que se adhirió de inmediato al delicado tejido membranoso de la pared interventricular, y que no afectó ni puso en riesgo a las otras estructuras vecinas del corazón”, explicó el Dr. Carlos Brenes, Cofundador del Instituto VIVIT.

Este tipo de medicina de precisión permite que las intervenciones de corrección sean muchísimo menos invasivas y, por tanto, la rehabilitación sea radicalmente más rápida y con menos efectos adversos para el paciente.

Equipo Médico,Instituto Vivit.

Para ello el Instituto VIVIT acude a las mejores tecnologías que estén disponibles en el país, sin importar que se encuentren en diferentes centros médicos. Por ejemplo, en este caso se utilizó el ultrasonido de la Clínica LHS en Belén, el TAC del Hospital UNIBE en Tibás, la resonancia magnética cardíaca del Hospital Metropolitano en Santa Ana, y la Sala de cirugía Hemodinamia de la Clínica Bíblica en San José.

Instituto VIVIT y la virtualidad de la medicina

El Instituto VIVIT es una plataforma costarricense de servicios médicos de última generación dedicada a la investigación, prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de sus pacientes, articulando de manera virtual a los mejores especialistas, -nacionales y extranjeros-, que interactúan como equipo para atender de manera integral a cada paciente.

Su enfoque está la atención de personas con problemas cardiovasculares y pulmonares, así como a la potenciación del desempeño de deportistas de alto rendimiento.

Aun cuando tiene su sede principal en Tibás, lo más importante es que Instituto VIVIT es un concepto que opera desde los consultorios clínicos de cada uno de los 20 especialistas miembros, que cuenta con convenios con prestigiosos centros y empresas médicas alrededor del mundo

El hito cardiológico centroamericano fue realizado por los siguientes especialistas: Luis Gutiérrez Jaikel, intervencionista/ hemodinamista, Vladimir Putvinski, intervencionista/ hemodinamista,  Jorge Chavarría, intervencionista/ hemodinamista,  Carlos Brenes, imagen cardiaca,  Franklin Dawkins, Anestesiología Cardiaca,  Julián Arias Ortiz, Medicina Interna y Cuidado crítico cardiovascular,  Daniel Sánchez, aplicacionista clínico de imagen cardiaca y Allan Rauda, Enfermero en hemodinamia, Hospital Clínica Bíblica.

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta