Manténgase sano durante el teletrabajo

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEstilo de VidaSalud

Manténgase sano durante el teletrabajo

Una buena condición mental, física y emocional es indispensable para sentirnos bien, saludables y productivos, más ahora que para muchos la nueva normalidad es trabajar desde casa.

Hasta hace poco más de un año el trajín laboral de miles de personas estaba marcado por muchas carreras y congestionamiento vial rumbo a su trabajo, así como por jornadas definidas con horarios para almuerzo y reuniones, entre otras rutinas.

Con la llegada de la pandemia del COVID-19 esa realidad cambió de manera radical. Hoy en día miles de trabajadores de todos los sectores forman parte de la población que teletrabaja o practica home office como también se le conoce.

Sí bien la modalidad existía y era vista como un beneficio y elección de algunos, con la llegada de la pandemia y para contener el coronavirus, muchas más personas están trabajando desde casa por primera vez.

Superados ya más de 400 días, en esta nueva realidad mundial, la modalidad de teletrabajo se ha convertido en un desafío en diversos ámbitos, ya que el impacto de los cambios se ha hecho latente de diferentes formas.

Respirar aire fresco y disfrutar de la naturaleza ayuda a desconectarse.

“A mí me empezó a estresar el tema del sedentarismo porque normalmente salía, iba a reuniones, actividades y al gimnasio. Con la pandemia pasé a estar sentada en una silla casi todo el día, eso me generó molestias a nivel de cuello y hombros”, cuenta Alejandra Chavarría, directora general de la firma de consultoría y comunicación Brújula.

A esta realidad se suma el estrés y la ansiedad experimentados por muchas personas alrededor del mundo debido a la lista de cambios radicales aplicados casi de golpe y de un día para otro.

Belkis Orozco, coordinadora del departamento de Comunicación del IAFA, en Costa Rica, asegura que ajustarse al teletrabajo le ha costado más de lo que pensaba.

“Me costó mucho adaptarme a estar sin mis compañeros y fuera de la dinámica de la oficina, respetar mi horario de almuerzo, pues al inicio creía que si alguien me llamaba y estaba ausente podría generar un problema. Empecé a experimentar dolores de espalda y todo esto se me juntó con las clases virtuales de mi hija Valentina que llegaba en sus recreos a mi espacio de trabajo”, detalla Orozco.

Al igual que Alejandra y Belkis, la mayoría de profesionales que llevan más de un año trabajando desde su casa reconocen que han sufrido estrés, ansiedad y diversos malestares que les han dificultado ordenar sus rutinas y establecer un verdadero equilibrio entre su trabajo y su vida en casa.

Si desea leer el artículo completo, puede encontrarlo en la página 112 de nuestra edición digital

karla@vidayexito.net

Deja una respuesta