La industria de tintes se reinventa ante el Covid-19

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Estilo de Vida

La industria de tintes se reinventa ante el Covid-19

Ya sea para cubrirse las canas, para estar a la moda o para mantener un buen aspecto, pintarse el cabello es cada vez más común y en estos días de pandemia las ventas de tintes han aumentado.

El Covid-19 ha puesto a prueba sistemas, hábitos, costumbres y formas de afrontar los desafíos, tanto en el ámbito laboral como en lo personal. Ser más creativos, resolutivos, innovadores y audaces se ha convertido en parte de la nueva normalidad.

Uno de esos retos, principalmente para las mujeres, ha sido resolver desde casa la forma de mantener su cabello con buen color y presentable. Y es qué con el decreto de cierre de comercios, centros de belleza y muchos otros locales, el cabello de muchas sufrió cambios drásticos.

Canas cada vez más visibles, cabellos maltratados, cortes descuidados y sin forma se convirtieron en el común denominador del look. La rutina de presentarse a una reunión por videollamada obligó a muchas a buscar mecanismos alternativos para hacer algo por su cabello desde casa.

Venta de tintes aumenta

Melenas hay miles y son el sello personal y una de las características que marcan nuestra imagen. Ya sea corta, larga, a media espalda, natural, teñida, decolorada, lisa, rizada, ondulada, cuidada, brillante o algo desmejorada, el aspecto de nuestro cabello dice mucho de nosotros.

Recuerde dejarse el tinte entre 45 minutos y una hora para que penetre bien cada cutícula.

Como cualquier otra parte de nuestro cuerpo, el cabello tiene toda una ciencia y su bienestar depende en mucho de los cuidados que le demos. Entre los datos curiosos y pocos conocidos podemos destacar que cada cabello crece a diario un promedio 0,4 milímetros, poco más de un centímetro al mes y unos 15 centímetros al año.

Estos números se hacen más evidentes y medibles cuando nuestra cabellera ya pinta canas y es por eso que en un abrir y cerrar de ojos se notan cada vez más saliendo de la raíz.

Esta realidad siempre ha sido un indicador de que ya es hora de visitar nuestro estilista para darle mantenimiento al cabello, sin embargo, desde que se decretó quedarnos en casa producto de la pandemia del Covid- 19, el estrés que generó ver la cabellera descuidada y sobre todo las canas creciendo a rienda suelta motivó a muchas mujeres y a hombres también, a correr al supermercado y comprar tintes y otros productos para el cuidado del cabello.

Dixie Galeano, gerente país de Coprodisa Costa Rica, asegura que desde que la gente está en la casa las ventas de tintes han aumentado. “Todos los productos para el cuidado del cabello, como tratamientos y coloración, han sido los más buscados, ya que esto les permite seguir cuidándolo
sin la necesidad de salir de casa. En cuanto al crecimiento de las ventas y la demanda por los tintes registramos un 25% más durante la temporada de cuarentena”.

Además de los tintes, las keratinas y alisados para el cabello son los más buscados, principalmente, porque estos productos ayudan a que el cabello se vea lacio y también permite hidratarlo y brindarle vitalidad.

Carlos Cuesta, experto internacional de grandes marcas de cabello y maquillaje y fundador y propietario del salón Capello, reconoce que esta pandemia se convirtió para quienes se dedican al mundo de la belleza en un proceso de reinvención y una verdadera prueba para empezar a generar nuevas oportunidades.

“Me atrevo a asegurar que los servicios personalizados y los salones han bajado hasta 75% de sus ingresos producto del impacto del Covid-19, eso nos ha obligado a ser aún más creativos y ofrecer a nuestras clientas opciones personalizadas. En mi caso, he fortalecido las ventas en línea y me enfoqué, sobre todo al inicio del confinamiento, en el manejo de los beauty kits, estas son presentaciones y preparados de las mezclas exactas que acostumbra usar cada cliente y se les enviaba hasta su casa”.

Este tipo de alternativas les ha facilitado a las clientas mantener el cabello sin canas o con un color homogéneo, gracias a que la preparación es personalizada. “Preparaba la emulsión de peróxido por aparte, los guantes, las botellitas con champú y acondicionador para que ellas se los aplicaran en casa. Esto me permitió crear mi propia línea de cabello”, asegura Cuesta.

Según Nielsen, sólo en Estados Unidos las ventas de cortadoras de pelo aumentaron 166% y los productos para colorear el cabello se incrementaron 23% respecto al mismo período del año anterior.

Estos números reflejan que miles de personas se han convertido en sus propios barberos y estilistas, ya que los salones de belleza cerraron temporalmente para mantener las medidas de distanciamiento social.

Lea la nota completa nuestra Revista Digital

Karla Echavarría

Deja una respuesta