Fundación Ortiz Gurdian, una verdadera luz de esperanza

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEstilo de VidaSaludTop News

Fundación Ortiz Gurdian, una verdadera luz de esperanza

En Nicaragua la FOG fortalece el programa de entrega del bono saludable, el cual consiste en chequeos médicos gratuitos que incluyen una mamografía, un ultrasonido de mamas, un papanicolau y una valoración médica

El cáncer de mama es el más común entre las mujeres en todo el mundo, y según la Organización Mundial de la Salud ( OMS) representa el 16% de todos los cánceres femeninos y está aumentando especialmente en los países en desarrollo, donde la mayoría de los casos se diagnostican en fases avanzadas.

De acuerdo con los especialistas, el problema es que muchas mujeres se descuidan y no dan la importancia y la prioridad a las revisiones periódicas, y es sólo cuando detectan algo irregular o que les molesta que buscan ayuda, principalmente en el caso de sus senos.

Debido a esta mala práctica y falta de conciencia, es que solo en Centroamérica las cifras son preocupantes, más de 400.000 mujeres son diagnosticadas cada año con cáncer de mama.

“Se puede decir que en los últimos años se ha notado un incremento en las enfermedades de la mama, ahí se incluyen las que son benignas y potencialmente malignas. Los diagnósticos más frecuentes son las lesiones quísticas en la mama, muchas de ellas son quistes de agua o tumores y muchos no son tan benignos como los pintan”, explica el doctor Carlos Rodríguez, ginecólogo y experto en manejo de cáncer de mamas.

Ana Margarita Ortiz de Horvilleur, directora de la FOG, y su madre y fundadora, Patricia Gurdián de Ortiz son todo un ejemplo de servicio y entrega para cada una de las pacientes a quienes ayudan. Cortesía: Fundación Ortiz Gurdián.

Es por estas cifras y por los estragos (físicos, emocionales y familiares) que causa la enfermedad en cada paciente que recibe un diagnóstico positivo, que en todos los países de Centroamérica la preocupación por disminuir las cifras y lograr una atención temprana y efectiva es cada vez mayor.

Un verdadero ejemplo de trabajo constante, entrega y preocupación para combatir el cáncer de mama es el que realiza, desde hace 14 años, la Fundación Ortiz Gurdián (FOG) en Nicaragua, así como su Clínica de Cáncer de Mamas, que entró en operaciones desde hace ocho años. Esta organización –presidida por Patricia Gurdián de Ortiz y dirigida por Ana Margarita Ortiz de Horvilleur– se ha convertido en la principal luz de esperanza para miles de mujeres nicaragüenses de escasos recursos que han sido diagnosticadas con la enfermedad.

El Bono Saludable cambia vidas

“Nuestra bandera insigne es la entrega del Bono Saludable, que equivale a chequeos médicos o revisiones gratuitas. A cada mujer que lo recibe se le otorga el beneficio de realizarse una mamografía, un ultrasonido de mamas, un papanicolau y una valoración médica con un especialista de nuestra Clínica. Nosotros en alianza con diversas organizaciones que trabajan con proyectos de
mujeres, nos enfocamos con prioridad, en facilitar la ayuda a mujeres mayores de 40 años, con ingresos de 5.000 córdobas al mes o menos, es decir, unos US$150, que no tengan seguro social, y
buscamos aquellas que no hayan tenido acceso para realizarse una mamografía
alguna vez en su vida”, detalla Priscilla Urcuyo, coordinadora del Programa de Lucha contra el Cáncer de Mama de la Fundación Ortiz Gurdián.

Lo que busca el programa de la FOG es llegar a las mujeres que tienen menos posibilidades de poder realizarse estos chequeos, principalmente aquellas que no tienen cobertura de la seguridad social, pues la mayoría de ellas trabajan para el sector informal, desde casa, ya sea en una pulpería, una venta de tortillas, o como servidoras domésticas.

Según Urcuyo, la meta y lo que busca la Fundación, es que sean mujeres que cumplen con los requisitos y que estén en edad (40 años) de poder realizarse ese tipo de valoraciones médicas. Por eso la edad es básica, y lo que se busca son mujeres que no necesariamente tengan síntomas.

Sobrevivientes del Programa de Lucha Contra el Cáncer de Mama junto a la psicóloga- oncóloga que las acompaña a ellas y sus familiares desde el diagnóstico y en todas las etapas de la enfermedad.Cortesía: Fundación Ortiz Gurdián.

“Pueden ser mujeres asintomáticas, lo que se busca con este bono, es promover una cultura de prevención, que en nuestros países muy difícilmente existe. Con este bono buscamos detectar
de manera oportuna el cáncer de mama, y en los casos en los que hay algún síntoma, brindar ayuda de manera inmediata”, recalca la coordinadora del Programa de Lucha contra el Cáncer de Mama.

Lo importante de este bono es que hay un seguimiento, cada señora que se realiza la revisión y utiliza su bono, en dos años tiene derecho de realizarse otro chequeo con los mismos beneficios que facilita la Clínica.

El costo promedio del bono que incluye estas revisiones es de US$100 por persona, incluyendo los dos chequeos que se le realizan como seguimiento.

“Cada caso es distinto y cada cronograma de tratamiento es personalizado. A cada paciente que diagnosticada se le establece un protocolo a seguir. Hay pacientes que inician con quimioterapia, para otras el tratamiento principal es la cirugía. Entre las pacientes que van a quimioterapia tenemos con atención semanal, otras vienen cada 3 semanas. Cada paciente es diagnosticada a través de una junta médica donde se analiza el caso y se planifica el tratamiento por los años que va a estar con nosotros en el programa”, detalla Urcuyo.

El programa cada año da oportunidad de ingreso a nuevas pacientes.” En estos 14 años de servicio hemos diagnosticado 1.030 casos, de esos hemos tenido pacientes que han permanecido 10 años, porque han sido pacientes con recaídas o casos mucho más complicados”, explica Urcuyo.

Karla Echavarría

Deja un comentario