Destinos místicos y culturales

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Estilo de Vida

Destinos místicos y culturales

Los mayas se establecieron al sureste de México y en los territorios, que actualmente, corresponden a Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador. En todos ellos existen edificaciones que han sido declaradas por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad, están listos para ser visitados y mostrar un poco de la historia de esta cultura milenaria.

Festividades en Guatemala
El 2012 despertó un mayor interés para visitar las tierras guatemaltecas, en especial, las zonas en las que se encontraban los mayas, y esto porque el 21 de diciembre está señalado como el inicio de un nuevo ciclo de 5.200 años llamado B’aktun13, que estudiosos de esta civilización interpretan como el comienzo de una nueva era para la humanidad.

Las actividades festivas se concentrarán en Tikal, en el departamento de Petén. Este sitio arqueológico fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, en 1979. Cuenta con una extensión de 576 metros cuadrados y representa el corazón de lo que fue esta civilización.

En Tikal se encuentran 3.000 edificaciones, entre viviendas, palacios, templos, pirámides, piedras de sacrificios. Este parque también posee varias plazas, como la Gran Pirámide o Mundo Perdido, seis grandes templos, complejos de pirámides gemelas, cuatro acrópolis y cinco calzadas visibles.

Sin duda el lugar está lleno de magia, leyendas y una exuberante naturaleza que dejará satisfecho al visitante, tras disfrutar de una experiencia inolvidable.

En el parque, podrá realizar caminatas por senderos, observación de aves, acampar y visitas guiadas, entre muchas otras actividades.

Y ahora que se aproxima el cambio del calendario maya, el Gobierno espera que el número de turistas aumente, celebridades como el cantante canadiense Neil Young, el estadounidense Bruce Springsteen, el tener español Plácido Domingo, el británico Elton John, están invitadas para las festividades del 20 y 21 de diciembre.

Precisamente, el 21 tendrán la celebración del Solsticio de Invierno, en el sitio arqueológico de Uaxactún, que fue un centro de observación astrológico. Este evento contará con transmisión internacional, añade Lizbeth Dahiten, del Departamento de Comunicación Social del Instituto Guatemalteco de Turismo.

Otro lugar que muestra como fueron los mayas son las Ruinas de Quiriguá, que se ubican camino a Río Dulce, en el departamento de Izabal y también es Patrimonio de la Humanidad.

Este parque está compuesto por las estelas y monumentos zoomorfos, el Juego de Pelota, la Acrópolis, la Estela E, que es un bloque tallado por 10 metros de altura, y templos.
Y si quiere conocer algo más de la historia guatemalteca, no puede dejar de ir a Antigua Guatemala, en el departamento de Sacatepéquez.

Esta ciudad, cuyo nombre original era Santiago de los Caballeros de Guatemala, lo trasladará a la época colonial con las iglesias, ermitas, conventos, museos y ruinas, que enseñan la belleza de la arquitectura renacentista española. Todo esto se complementa con el paisaje natural formado por las montañas y volcanes de Agua, de Fuego y Acatenango.

Siga la ruta maya
No solo Guatemala tiene recuerdos de la cultura maya, en El Salvador y Honduras hay restos de lo que fue esta civilización, y representan un tesoro para la humanidad.

En El Salvador, la Joya de Cerén, en el departamento de La Libertad, muestra como fue la vida de un pueblo maya agricultor. El sitio fue sepultado por las cenizas del volcán Caldera hace 1.400 años, lo que ayudó a su conservación y se ha convertido en un museo público para los turistas.

Mientras, en el departamento de Santa Ana, se encuentra Tazumal, un sitio ceremonial, que cuenta con la pirámide más alta descubierta en El Salvador, con 24 metros de altura, entre otras piezas destacadas.

Honduras no se queda atrás en este camino de los mayas, las Ruinas de Copán, en el departamento de Copán, es una de las ciudades mejor conservadas. Ahí el turista podrá admirarse con los templos, sepulturas, palacios y jeroglíficos, rodeados por árboles. Una de las estructuras que destacan en este Patrimonio Cultural, es el templo de Rosalila, descubierta por el arqueólogo Ricardo Agurcia en 1989.

Herencia colonial
En este paseo por los patrimonios culturales de la humanidad, la colonia también dejó su legado.

En la ciudad de León, en Nicaragua, podrá observar la arquitectura colonial, destacando grandes edificaciones.

En esta ciudad, cuyo nombre original fue Santiago de los Caballeros de León, la principal atracción es la Catedral, que es el templo católico colonial más grande de la región y el tercero de toda Latinoamérica, con 34 cúpulas que le dan una buena iluminación y ventilación. Esta edificación es una de las más visitadas por los turistas; en su interior se encuentra la sepultura del poeta nicaragüense Rubén Darío, el padre del modernismo hispanoamericano.

Panamá, por su parte, tiene las fortificaciones de la costa del Caribe de Portobelo y San Lorenzo, ambas están en la provincia de Colón, puertos comerciales de la Corona de España, utilizadas también para defenderse de los piratas.

En tierras panameñas también puede conocer del periodo colonial, las ruinas de la primera ciudad española en la costa del Pacífico americano, Panamá la Vieja, fundada en 1519, donde sobresalen las ruinas de la Catedral, con su imponente campanario; en 1671, tras una invasión del pirata Morgan, la ciudad fue trasladada a su sitio actual, conocido como el casco antiguo de la ciudad de Panamá.

Algo natural
La arqueología y los legados de la colonia no es de lo único que puede disfrutar en estas vacaciones. El Parque Internacional La Amistad es compartido por Costa Rica y Panamá, con una extensión de 193.727 hectáreas, es un área silvestre protegida con una gran diversidad de especies.

En esta zona conviven osos hormigueros, jaguares, pumas, monos, así como 263 especies de anfibios, 400 de aves, 500 especies de árboles y más de 130 de orquídeas. Localizado en la Cordillera de Talamanca, al sur de Costa Rica hasta la frontera con Panamá, podrá conocer el cerro Pittier, las rutas de Sabana Esperanza, el Valle del Silencio, Gigantes del Bosque, el cerro Cabécar y el Kamuk.

Otra opción en Costa Rica es el Parque Nacional Guanacaste, integrado por bosques tropicales entre los volcanes Orosí y Cacao, al noroeste del país.

Si la aventura es lo que más le atrae, el Parque Nacional Isla del Coco es lo indicado, llena de historias de piratas, facilidades para el buceo, y gran diversidad de especies de flora y fauna, se encuentra en el océano Pacifico, al suroeste del territorio costarricense.

En cuanto a Panamá, posee el Parque Nacional Darién, en la provincia del mismo nombre, el más grande de Centroamérica, con 579.000 hectáreas, entre lo más llamativo del parque está el Centro Ambiental y la Estación Científica Cana, donde se observan las cuatro especies de guacamayos del oriente de Panamá.

El Parque Nacional de Coiba es otro atractivo natural de ese país. Localizado en la provincia de Veragua, este conjunto de islas es una zona de protección de ecosistemas marinos, insulares y costeros.

Para este fin de año, hay muchas opciones de donde escoger para visitar, no se quede en casa y disfrute de unas maravillosas vacaciones. Reciba el 2013 con nuevas energías.

Susana Ruiz
el autorSusana Ruiz

Deja una respuesta