¿Cómo se relaciona la historia de vida con la imagen personal?

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEstilo de Vida

¿Cómo se relaciona la historia de vida con la imagen personal?

Las prendas no son lo único que habla de nuestra imagen física, sino también nuestro lenguaje corporal.

Con cosas tan sencillas como utilizar una blusa más encendida, en lugar de una negra, nos ayudará a sentirnos mejor

¿Ha notado que algunas personas irradian más felicidad que otras?  Muchas veces esa conducta no sólo se nota en la manera en que nos expresamos o nos comportamos, sino también en la manera que vestimos. Esto, porque todos los procesos que hemos vivido y experimentado en nuestra niñez y vida adulta se refleja mediante la imagen externa.

La experta y asesora de imagen, Luigina Campos, explica que “si una persona pasó por una situación difícil donde menospreció su capacidad y talento, probablemente si no  ha sanado esa historia, inconscientemente la persona escoja una pieza oscura, grande, que trate de ocultar ese dolor”.

“Este proceso se le conoce como Cognición Atávica, la cual consiste en la percepción que genera la ropa, tanto física como emocionalmente. Estudios han demostrado que quienes usan ciertos ropajes, experimentan mejores conductas que otros”, explica Campos.

Lo mismo sucede si estamos tristes, optaremos por buscar ropa oscura, prendas apagadas y con una estructura muy sencilla.

Sin embargo, las prendas no son lo único que habla de nuestra imagen física, sino también nuestro lenguaje corporal. La manera en la que nos comportamos, cómo reaccionamos ante las cosas, cómo nos expresamos en nuestro día a día, todo esto es parte de lo que reflejamos.

Las prendas no son lo único que habla de nuestra imagen física, sino también nuestro lenguaje corporal.

Pero, ¿Cómo podemos cambiar lo que reflejamos? Cada tono, estampado o textura envía un estímulo y cada pieza tendrá un código de comunicación distinto, el cual nos ayuda a sentirnos mejor.

“Si volvemos al ejemplo de porqué una persona irradia más felicidad que otra, es precisamente, porque si se analizan cada uno de los elementos del diseño que componen su ropa, podemos ver son un conjunto de cosas que estimulan el cerebro de manera positiva”, mencionó Campos.

Tal es el caso del color naranja y amarillo, cuyo efecto psicológico está asociado con la creatividad y la diversión. Con cosas tan sencillas como utilizar una blusa más encendida, en lugar de una negra, nos ayudará a sentirnos mejor.

Además, Campos agrega que al experimentar con tonos más alegres nos beneficiaremos con los efectos positivos que irradian y cómo los demás nos perciben, siendo un efecto en cadena.

Estas recomendaciones también son válidas para el color del cabello, el arreglo personal, el tono de las uñas, el tinte y el maquillaje; así como el lenguaje corporal.

“Debemos de tomar en cuenta que si estamos siempre con maquillaje oscuro, uñas oscuras y ropa oscura, estos son los estímulos que recibirá nuestro cerebro y el de los demás. Podemos empezar con pequeños cambios, como con accesorios, bolsos o un par de zapatos”, finaliza.

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja un comentario