• 7 diciembre, 2023

Amor de madre hecho galleta

Amor de madre hecho galleta

A través de su emprendimiento culinario Chrookies, Martha Lucía Ortega apoya las terapias de su hijo Emilio y educa sobre el Síndrome de Down.

Por Álvaro Martínez Maltés

‘’¿Será que va a poder escribir su nombre?, ¿será que va a aprender a leer?, ¿será que se va a casar? o ¿será que va a ser independiente?’’ eran algunas de las innumerables preguntas que abrumaban el corazón de Martha Lucía Ortega.

Su recién nacido, Emilio, fue diagnosticado con Síndrome de Down. Y aunque ninguna madre está preparada para recibir esa noticia, desconocer dicha condición aumentó su incertidumbre.

Sin embargo, su inquietud creció, aún más, cuando poco tiempo después descubrió que Emilio, debido a su discapacidad, carecía de acceso a un seguro privado. Aquello fue el inicio de un mes muy duro para ella.

“Tenía un mes sin dormir.  Estaba muy triste, frustrada, y sin hallar qué hacer. Sobre todo, porque te das cuenta de que tu hijo siempre va a necesitar apoyo y terapia, sin importar la edad”, confesó.

Paralelamente, ella y su esposo asistían a la consulta de un genetista, quién les dio noticias de esperanza. Les aseguró que hoy en día un niño con Síndrome de Down llega hasta donde recibe oportunidades. Sus palabras le infundieron determinación. Haría todo lo posible por abrirle el camino a Emilio.

De allí nace Chrookies, un emprendimiento culinario con extra de amor, que es la viva expresión de una madre luchadora y enamorada de sus hijos. A través de este proyecto, Martha Lucía quiere transmitir al mundo un poco de los valiosos aprendizajes que su niño maestro le enseña a diario. En resumen, el objetivo principal de Chrookies es apoyar las terapias de Emilio y educar sobre el Síndrome de Down.

Un sueño que involucra a la familia

Cabe mencionar que la idea de las galletas nació a raíz de un sueño que tuvo la emprendedora madre de Emilio.

“Soñé, y siento que me lo puso Dios, con galletas. Al día siguiente le dije a mi esposo: Ya sé que vamos a hacer para Emilio. Vamos a vender galletas, se van a llamar Chrookies y vamos a educar sobre el Síndrome de Down”. La respuesta fue inmediata: “Me encanta la idea”.

Así pues, Martha Lucía le pidió que diseñara el logo y las primeras galletas las vendieron un viernes a familiares y conocidos.  Después de eso, empezaron a hacerlas cada quince días. Las galletas mantuvieron un mismo sabor hasta Halloween, festividad que aprovecharon para crear uno nuevo con ojitos tenebrosos. Su acogida fue excelente.

“Me di cuenta de que a la gente le encanta la variedad. Y que también debes evitar tener a tu cliente comprando el mismo tipo de galleta. Ya después de eso empezamos a hacer las galletas todos los viernes”, explicó.

Entre los sabores que se pueden comprar están chocolate blanco y coco tostado, Nutella, Oreo y M&M’s con Funfetti. Además, ofrecen galletas personalizadas para ocasiones especiales como cumpleaños y primeras comuniones.

Chrookies es un trabajo en equipo que incluye a toda la familia. Martha Lucía es quién piensa los nuevos sabores, hace las pruebas y nutre la comunidad digital. Su esposo hornea las galletas y se encarga de toda la línea gráfica del emprendimiento.

En cambio, Diego, su hijo mayor, es el catador número uno con los nuevos sabores. El problema es que todo le gusta, confiesa su mamá entre risas.

“Aunque somos una operación pequeña en la cocina de mi casa, nuestro mensaje es grande, nuestro propósito es grande”, afirmó.

Emilio, su niño maestro

Martha Lucía ha interiorizado muchas lecciones en estos dos años y medio de un emprendimiento inspirado por el amor a Emilio.

“Vivir el hoy es tal vez la lección más difícil y valiosa para mí por mi personalidad, porque toda mi vida he sido súper organizada y planificada. Entonces cuando nace Emilio, me fui dando cuenta de que una de las cosas más difíciles tras recibir el diagnóstico es responder a las interrogantes y dudas que se te vienen a la mente. Pero en realidad, cuando te das cuenta, nadie tiene las respuestas a esas preguntas, ni siquiera de sus hijos neurotípicos. Nadie sabe con certeza el futuro. Entonces, lo que tenemos es el presente. Lo que tenemos es el hoy”, expresó.

Una mirada hacia el futuro

A corto plazo, Martha Lucía está enfocada en las ediciones especiales de este año. Eventualmente, planea tener una ubicación permanente para las galletas. Quizá en una tienda colectiva, explica.

También, le gustaría enfocarse más en la parte de eventos, pues le encanta cuando le piden Chrookies para ocasiones especiales como piñatas y graduaciones.

“Significa mucho para mí que escojan tu producto, tu mensaje, tu extra de amor para un momento especial en la vida de alguien”, aseguró.

Además, añadió ‘’ Y Emilio, Dios mío, yo espero que un día vea todo esto y diga: ‘Wow. Todo lo que hizo mi familia por mí, para que yo tuviera estas oportunidades’. Porque él es la inspiración. Las Chrookies son por y para él’’.

Etiquetas: emprendedora / galletas / Síndrome de Down / Trabajo

Recomendaciones sobre este tema

La huella de Victoria Báez

La huella de Victoria Báez

Es una conferencista, escritora y potencializadora de talentos, quien recientemente fue reconocida como una de las 100 mujeres…
Pionera en la digitalización del Derecho en América Latina 

Pionera en la digitalización del Derecho en América Latina 

Cofundó Legal Badger, un startup que busca revolucionar la manera en que se gestionan y protegen las marcas…
De atleta a exitosa emprendedora

De atleta a exitosa emprendedora

Elizabeth González Atkinson fue campeona nacional y centroamericana de natación desde 1986 hasta 1994 y ahora se dedica…