• noviembre 14, 2022

Adriana Paniagua, una ex reina de belleza con muchas facetas

Adriana Paniagua, una ex reina de belleza con muchas facetas

Siempre se ha destacado por ser una joven comprometida con las causas justas, gracias a su don de servicio.

Por Milagros Sánchez Pinell

Modelo, reina de belleza, filántropa, creadora de contenido, emprendedora, esposa, madre y ahora agente de bienes raíces. Así se puede resumir la vida de Adriana Paniagua Cabrera, Miss Nicaragua 2018, una de las reinas más queridas y carismáticas de su país.

Aunque nació en los Estados Unidos, es una joven de raíces nicaragüenses de padres chinandeganos. Su niñez y adolescencia las vivió en Chinandega, donde guarda hermosas vivencias entre las fincas de caña de azúcar de su padre y su trabajo de medio tiempo en la gasolinera propiedad de su madre.

Adriana, quien actualmente tiene 26 años y vive en Miami, fue la primera Miss Teen Nicaragua. Además, conquistó los títulos de Miss Teen International, Miss Mundo Nicaragua y Miss Nicaragua. Estudió Ciencias Políticas y Gestión Global. Habla inglés, italiano y español.

Trabajó en British American Tobacco, donde asegura que aprendió los principios básicos de su formación profesional.

Fue embajadora de Operación Sonrisa Nicaragua, organización que tiene la misión de proporcionar atención especializada a niños y niñas de escasos recursos con malformaciones cráneofaciales, fisura labial y paladar hendido.

“Empecé a ser voluntaria de ellos en jornadas quirúrgicas a mis 14 años. Estuve ahí hasta los 23. Fui embajadora por muchos años y saqué la primera certificación de medical recordsen Nicaragua”, dijo.

También, fue parte de la familia de la Comisión Nicaragüense de Ayuda al Niño con Cáncer (CONANCA), agrupación a la que se sintió más cercana debido a que su padre padece de leucemia.

Su filantropía, un valor inculcado por su familia, la llevó a crear, junto a un grupo de amigas, Golondrinas de Cristo, que beneficiaba a niños de la comunidad Aposentillo en Chinandega.

En la actualidad, disfruta su etapa más dulce: la maternidad. El 1 de marzo de 2022, Adriana y su esposo, Francisco Zavala, se convirtieron en los felices padres de Francisco José.

“Ha sido la experiencia más desafiante que he tenido. Al principio tuve mucho miedo e incertidumbre a lo desconocido porque nadie nace aprendido. Es un amor inexplicable. Es una responsabilidad, una tarea grande y sin duda un milagro hecho realidad. Mi mayor reto ahora es enseñarle a mi hijo valores, la importancia de la familia, sobre el amor, respeto y  el trabajo ”, admitió la nueva mamá.

Y mientras ejerce su mejor función, continúa con su trabajo de creadora de contenido para marcas internacionales y empezó su carrera en bienes raíces, tras obtener su licencia. Su meta deseada es convertirse en la “realtor nicaragüense top seller de Estados Unidos”.

Su camino por los reinados de belleza

A los 14 años, Adriana, motivada por su madre realizó una audición para ser modelo de la primera edición del especial Mis Quince, una producción del suplemento juvenil Aquí Entre Nos, del diario La Prensa en el 2010. Esa experiencia despertó su interés por los certámenes de belleza.

“Después comencé a trabajar en varias campañas y surgió la oportunidad de participar en el primer concurso teen del país en el 2011. Mi familia me apoyó y me motivó a competir, siendo coronada como la primera reina de belleza teen de la historia del país. A partir de ahí seguí el curso de los concursos para lograr metas más grandes”, relató.

Ese mismo año se coronó como Miss Teen Internacional en Costa Rica, convirtiéndose en un momento que marcó y cambió su vida como adolescente.

“Me ayudó a creer en mí misma. A saber que era capaz de alcanzar mis metas trabajando duro, a usar mi voz en las plataformas sociales para ser un agente de cambio para las adolescentes y a trabajar en muchas obras sociales. También, significó mucha presión emocional, aprendí a escuchar críticas, organizar mis ideas, trabajar en mis estudios al mismo tiempo que hacía campañas y cumplía con mis responsabilidades como reina. A nivel profesional fue una de las puertas que abrió mi carrera como modelo para marcas internacionales”, recordó.

En diciembre del 2018, Adriana representó a Nicaragua en la edición número 67 del certamen de Miss Universo en Bangkok, Tailandia.

Su experiencia como reina de belleza le permitió conocer más sobre las situación de su país, conocer cada rincón de su tierra y a querer más sus costumbres y gastronomía. “Es una experiencia que me dio madurez, conocimiento y valentía”.

Generadora de contenido

Hoy en día, Adriana tiene más de 300.000 seguidores en su cuenta de Instagram. Más que una influencer se considera una creadora de contenido que utiliza sus plataformas para promover un valor en sus diferentes segmentos: entretenimiento, negocio, moda, maternidad y cuando da su opinión sobre temas de la actualidad con los cuales se identifica.

“Agradezco siempre el apoyo y cariño que me han brindado durante años. Sin duda, es importante tener mucha constancia, autodeterminación, perseverancia y estar en constante evaluación de mi contenido para mantener a mi audiencia motivada”, añadió.

 Sobre su contenido en dicha red, explica que, como persona auténtica, creyente y ahora madre de familia, le gusta hablar sobre el valor de la empatía, de servir a los demás, la importancia del matrimonio, el respeto, la tolerancia y el amor propio. Otros enfoques que también le ha resultado exitoso por compartir con sus seguidores situaciones reales y experiencias personales.

Por consiguiente, se puede ver a una Adriana en pijamas, sin maquillaje, mostrando sus estrías y enseñando los errores en sus videos para campañas publicitarias. En conclusión, sus redes exponen a una joven que se ama a sí misma con sus cualidades y defectos.

En cuanto a los comentarios negativos, que nunca faltan, trata de obviarlos para evitar que lastimen sus sentimientos o abran una duda en su mente.

“Lo importante es saber controlar nuestras emociones. También ayuda mucho estar rodeados de amigos y familia, donde tu ambiente es positivo para crear un estado emocional estable”, expresó.

Para concluir y como parte de su carácter emprendedor, es importante mencionar que Adriana también forma parte de Bazart, una iniciativa de su socia, quien la invitó a formar parte cuando se mudó a Miami.

“Ambas somos amantes de la moda y con el mismo deseo de ayudar a los emprendedores y nuevas marcas. La idea es crear una comunidad de talentos y marcas latinoamericanas”, explicó.

Bazart realiza de dos a tres eventos anuales, donde participan más de 35 marcas de Latinoamérica y tiene como objetivo promover los productos en el mercado de Estados Unidos. También les ayudan a tener y crear una marca en temas de marketing, branding, redes sociales, networking, estrategia y lazos comerciales.

Antes de Bazart, Adriana tuvo un primer emprendimiento en Nicaragua. Fundó una empresa de distribución de productos de higiene y belleza en tamaño miniatura o “travel size», que funcionó hasta que decidió emigrar a los Estados Unidos en el 2018.

Etiquetas: Belleza / emprendedora / esposa / Estilo de Vida / madre / miss / Roaring 20

Recomendaciones sobre este tema

El arte y los negocios de Elianne Peñalba

El arte y los negocios de Elianne Peñalba

Es propietaria de Canvas, una boutique de materiales para artistas. 
Entre flores, café y pizza

Entre flores, café y pizza

Ulises Herrera ha logrado tener éxito en sus múltiples  negocios a base de tenacidad e innovación.