Lo que debe hacer la mejor junta directiva

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEspecialesNegociosTop News

Lo que debe hacer la mejor junta directiva

Portrait of confident businesspeople standing outside office building

Lo primero que una empresa debe definir son las funciones de su junta directiva, conforme a las características y las necesidades de la organización.

Uno de los retos principales cuando una empresa crece es establecer una junta directiva funcional y que sea indispensable para el éxito de la empresa. Sin embargo, en buena parte de América Latina las juntas directivas carecen de funciones claramente definidas, y existen como parte de un requisito organizacional o desempeñan funciones que están fuera de sus competencias.

Una junta directiva debe establecerse conforme a las características y las necesidades de la organización.

Esa situación deriva en menos efectividad y hasta puede ser perjudicial para la organización.

“La falta de conocimiento de la empresa, el bajo involucramiento en las decisiones corporativas o la ausencia de sus miembros en discusiones tan esenciales como la definición de un plan estratégico, son parte de las características de las juntas directivas en la región y deficiencias que se repiten una y otra vez en el área”, afirmó hace algunos años Francisco de Paula Gutiérrez (QdDG), quien fue profesor del Executive MBA de INCAE Business School.

El académico, además señaló que esos errores pueden parecer intrascendentes, pero en la realidad ejercen un gran daño en los negocios, debilitando el manejo gerencial y la cultura de la organización.

Desde una perspectiva moderna, agregó De Paula, las juntas directivas deberían abarcar tres dimensiones: la estratégica, la financiera y la organizacional.

La primera hace referencia a la tarea de diseñar una estrategia y su trabajo será de supervisión, seguimiento y evaluación.

La dimensión financiera involucra orientación y evaluación de las políticas financieras, así como un adecuado seguimiento de la situación financiera.

La función organizacional es la que tradicionalmente se ha cumplido a medias en Latinoamérica. Esta incluye las responsabilidades gerenciales, como nombrar y remover al gerente general, pero además se asegura de darle la autoridad adecuada y definir claramente sus roles. Aquí se define el tema de compensaciones y los planes de contingencia para la sucesión.

Enrique Cordero Sirker, asesor de empresas y familias empresarias en gobierno corporativo y sucesión de la empresa EMCOR Consulting, señala que una junta directiva debe establecerse conforme a las características y las necesidades de la organización. Cada uno de sus miembros debe conocer su rol en la junta directiva para el cual fue electo. “Debe conocer a cabalidad la misión y la visión de la organización y dirigir en función de ella. Debe estar claro que representa los intereses de los socios. La diversidad de pensamiento y de disciplinas representadas en sus miembros es importante para cubrir los múltiples ángulos que la empresa debe valorar en el entorno externo y para ajustarse a lo interno”, explica.

Ante todo, este cuerpo debe tener la habilidad de cuestionar todo lo que se le presenta y aceptar solo las cosas que se demuestran con suficiente evidencia. Respaldar las decisiones de la mayoría por el bien de la organización, aunque su voto haya sido diferente.

Funciones de las juntas directivas

La Escuela de Negocios de la Universidad de Stanford enfatiza que las dos grandes funciones de la junta directiva es la de consejera y la de monitoreo para la gestión del negocio. Entre los temas están la estrategia y las operaciones, así como el rendimiento y el valor de la organización. Debe estar pendiente de los posibles riesgos y crisis que se avizoran, así como de contratar al mejor talento ejecutivo: al CEO y a los gerentes. La función de los consejeros, más que saber las respuestas, debe ser la de formular las preguntas correctas para la gestión. La junta directiva siempre debe tener presente la diferencia entre las funciones de la directiva y las funciones de la alta gerencia o CEO.

Por otro lado, es importante tomar en cuenta que las juntas o equipos directivos también son responsables de la innovación en las empresas. La junta directiva se ubica en un nivel organizativo superior al del presidente, y tiene un papel estratégico en las decisiones que impactan la salud de las compañías. Los expertos coinciden en que, desde hace algunas décadas, los miembros de juntas directivas más destacados sugieren que este órgano de gobierno corporativo tiene un papel trascendental. Para muchos, la junta directiva debe ser responsable de la continuidad de la empresa en el tiempo, porque es el órgano legal escogido por los accionistas para que conecte el pasado con el futuro.

También es necesario revisar cuán efectiva es una junta directiva, y eso se logra al tener muy clara la situación de la empresa, así como las metas o las negociaciones que se desean alcanzar. Con esto en mente, se establecen los perfiles, las habilidades y las experiencias necesarias, indica Gonzalo Gómez Betancourt, investigador, consultor y profesor de temas de Empresa Familiar en Latinoamérica y director general de Legal and Management Consulting Group.

Nelson Hinojosa, presidente y CEO de Anchor Bank.

Similar opina Margarita Maldonado, manager de PageGroup, firma proveedora de contratación permanente y temporal. Ella considera que la junta directiva constituye la mente creativa y racional de la compañía, sus integrantes son quienes la dirigen y controlan, y cada día tienen más relevancia en empresas que requieren enfrentar los retos de sucesión de sus dueños y sus ejecutivos.

“Aunque a las juntas directivas se les exige la toma de decisiones con agilidad y certeza, deben estar en constante evolución, pues las que están abiertas a la renovación y al mejoramiento, entendiendo que son conformadas por seres humanos con comportamientos y sesgos, pueden llevar a cabo acciones que logren su constante mejoramiento”, explica.

Los consultados consideran que, para que la junta directiva se adecúe de manera correcta a las necesidades de las compañías tiene que contar con un alto compromiso, ya que esta requiere inversión en tiempo para leer informes, tomar decisiones y estar muy pendiente sobre las tendencias y la información relevante del sector.

Dimensiones que debe abarcar una junta directiva

De acuerdo con Enrique Cordero Sirker, de la emprea EMCOR Consulting, es necesario caracterizar dimensiones de la junta directivas para establecer parámetros de evaluación. Cuando hablamos de que las dos grandes funciones de la junta directiva son de consejeros y también de monitoreo para la gestión, se debe también tomar en cuenta que existen cuatro dimensiones que la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OECD, por sus siglas en inglés) ha identificado para medir la actuación y la efectividad. Estas son: la calidad de la función de seguimiento y la gestión de riesgos en la organización; la calidad del asesoramiento estratégico; la dinámica de la junta y la participación proactiva de los miembros de la junta es de vital importancia, y la cuarta dimensión sería la importancia de la composición y la diversidad de la junta directiva.

RESPONSABILIDADES DE LAS JUNTAS DIRECTIVAS EN LAS EMPRESAS

Un gran reto en las empresas es evitar que las funciones de los miembros de la junta directiva interfieran con las del equipo gerencial.

Enrique Cordero Sirker, de la emprea EMCOR Consulting, explica que es de vital importancia entender que las juntas directivas y el CEO o el gerente general deben trabajar de la mano, que tiene que ser una relación manejada entre el presidente de la junta directiva y el CEO o la persona a cargo de la gerencia general. “Debe quedar claramente establecido que los miembros de la junta directiva carecen de autoridad para ejecutar alguna acción o injerencia directa con el CEO/gerencia general”, señala.

Si se parte de que la junta directiva está para velar por los intereses de los accionistas y el buen funcionamiento de la empresa, es importante recordar que a los accionistas les interesa el capital, la liquidez, la sucesión, el valor accionario y la dirección estratégica de la empresa. Por ende, la junta directiva debe cuidar estos parámetros. El CEO o gerente general se preocupa por el rendimiento de la empresa, el bienestar de las áreas funcionales, la producción y la distribución de bienes, el liderazgo, la gerencia y las relaciones empresariales.

CLAVES PARA ELEGIR UNA JUNTA DIRECTIVA EFECTIVA

Una junta directiva sirve para que la gente sienta que está en una empresa que respeta a todos los stakeholders y a la vez permite atraer inversionistas. Estas son las claves para elegir a los miembros:

Los miembros de la junta deben ser personas firmes, que sean mejores que el gerente, que aspiren a lo mejor sin miedo, que podrían generarle valor a su negocio. Para evitar conflictos de interés, deben ser elegidos por un consejo de socios que seleccione a las personas más idóneas. Esa junta se convierte en el jefe; los dueños deben tener claro que van a tener jefes y deben reportarles.

Los miembros de junta directiva deben saber leer un balance, entender de finanzas y de impuestos, entre otras cosas.

Una junta directiva debe tener mínimo tres miembros para generar discusión y diálogo, y máximo nueve. Según un estudio de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), el número ideal está entre seis, siete y ocho personas para empresas que cotizan en bolsa; el mínimo de una empresa mediana debe ser de cuatro a seis miembros.

La junta directiva la eligen los accionistas.

Fuente: Gonzalo Gómez Betancourt, investigador, consultor y profesor de temas de Empresa Familiar en Latinoamérica y director general de Legal and Management Consulting

CASO DE ÉXITO: ANCHOR BANK

Anchor Bank es un banco estadounidense con esencia latina. Se ubica en el condado de Palm Beach, en la Florida, e inició operaciones en el 2005.

Sede de Anchor Bank, en La Florida, Estados Unidos.

La junta directiva de este banco tiene siete directores. “Existen dos modelos en vigencia en el caso de gobierno corporativo, el europeo y el americano. Como banco local, seguimos este último, en el cual el presidente del directorio, es a su vez el consejero delegado. A efectos de equilibrar y mitigar el potencial conflicto de intereses con la administración, seis de los directores son independientes y ajenos a la gestión del banco. Es importante añadir que el número de directores que tenemos es siempre impar a efectos de evitar empates en las decisiones si se llega a un momento de votación”, explica Nelson Hinojosa, CEO y presidente de Anchor Bank.

En esta institución financiera, la junta directiva tiene tres roles fundamentales: el desarrollo de la visión estratégica del banco, el control de la gestión y del asesoramiento a la administración en sus diferentes programas de trabajo. Al mismo tiempo, consideran que el éxito de su gestión se resume en la diversidad, tanto de género, como en perfil profesional y en años de permanencia en el directorio.

Anchor Bank cuenta con un comité de gobierno corporativo que tiene como misión principal seleccionar periódicamente a sus potenciales directores. Para este efecto, realiza la búsqueda de personas, las entrevista y de ser candidatos adecuados a las necesidades del banco, son propuestos al directorio y este órgano los pone a consideración de la junta de accionistas.

luisdiego@vidayexito.net

Deja una respuesta