Ángela Zuluaga: las claves de una líder optimista

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasNegociosTop News

Ángela Zuluaga: las claves de una líder optimista

Ángela Zuluaga cuenta con seis años de laborar en Coca Cola, y a través de los años ha roto varios paradigmas.

Ángela Zuluaga dirige con pasión los asuntos públicos, la comunicación y la sostenibilidad de Coca-Cola para la región. Destaca la importancia de la disciplina y la humanidad para lograr el éxito en las empresas.

Ángela Zuluaga nos recibió con una gran sonrisa. Ella, desde su despacho en Bogotá, Colombia; nosotros en San José de Costa Rica. Con su agradable tono de voz y su gran capacidad para comunicar, la distancia geográfica prácticamente desapareció y la videoconferencia nos brindó una experiencia similar a la de una entrevista en persona.

Ángela Zuluaga cuenta con seis años de laborar en Coca Cola, y a través de los años ha roto varios paradigmas.

Entrevistar a la vicepresidenta de Asuntos Públicos, Comunicación y Sostenibilidad de Coca-Cola para Centroamérica, Caribe, Colombia, Ecuador y Venezuela, es una excelente forma de conocer cómo su liderazgo ha logrado influenciar en el empoderamiento de las mujeres, especialmente en temas de finanzas familiares y de sus emprendimientos.

Además de lidiar con los asuntos públicos de los 31 países que comprende la región de Latincentro, ella ha logrado trabajar exitosamente en la conformación de un programa de empoderamiento económico para mujeres que forman parte de la cadena de valor de Coca-Cola. Además, Ángela integra el Women Council de Coca-Cola, plataforma desde la que desarrolla proyectos que contribuyen al crecimiento económico de las mujeres en nuestra región.

En la parte de comunicación, ella ha logrado el lanzamiento de una plataforma digital de comunicación corporativa y de marca.

Cuenta con seis años de laborar en esta multinacional, y a través de los años ha roto varios paradigmas y mitos. Ella es una mujer joven, madre de dos niñas y una alta ejecutiva. En sus propias palabras, desea demostrar con su ejemplo que una mujer puede decidir su destino y llegar a cumplir sus sueños sin tener que sacrificar a su familia.

Estos y otros temas son parte de la entrevista que hicimos con esta alta ejecutiva de Coca Cola y que brindamos a nuestros lectores.

¿Cómo se describe a sí misma?

Soy la feliz mamá de dos niñas, una apasionada de la vida, me encanta hacer cosas que usualmente la gente cree que no se pueden realizar. Me encanta trascender en todos los campos, desde lo personal hasta lo familiar y profesional. Soy muy orientada a los resultados, y tengo un corazón muy grande pues me gusta poner primero lo personal a lo profesional. Antes soy un ser humano que una profesional.

Tengo una visión de la vida, que me enseñaron mis papás desde pequeña, y es que uno debe ver las cosas con dos lentes: uno en el que observas la oportunidad y en otro la nube gris. Desde pequeña me dijeron que dependiendo del lente con que mirara las cosas, así van a ser las decisiones que tome. Lo aplico en lo profesional y en lo personal. Soy una optimista empedernida porque siempre trato de mirar las cosas bajo ese lente, independiente de si las cosas son muy difíciles, hay que sacar las oportunidades.

¿Cómo empezó en Coca Cola?

Estudió negocios internacionales, luego sacó una especialidad en comunicación estratégica y luego en política pública.

Estudié negocios internacionales, luego saqué una especialidad en comunicación estratégica y luego en política pública. Tengo casi veinte años de experiencia en estas áreas y casi seis de haber entrado a Coca Cola. Aquí buscaban un perfil de alguien que hubiera tenido experiencia en industrias altamente reguladas, yo tengo experiencia en el sector farmacéutico y en el de dispositivos médicos, y fue gracias a eso que me trajeron a la compañía. Llegué como directora de Asuntos Públicos para la región de Latincentro, y a los tres años me ascendieron como vicepresidenta de Asuntos Públicos, Comunicación y Sostenibilidad de la Región.

Esto es un mensaje muy importante para mí y para la organización porque era algo nuevo e indicaba que se puede crecer en la organización porque valoran el desempeño.

Ahora tiene a su cargo tres temas. ¿Cuál le gusta más y cuál es más complicado de ejercer? ¿Cómo se entrelazan estos tres temas?

Soy apasionada de mi trabajo. Se entrelazan porque se trata de un ecosistema. Nuestra función es que representamos los intereses de la compañía de adentro hacia fuera, pero también entendemos lo que pasa de afuera hacia adentro. Esa es la hermosura que tiene nuestra función. Es cómo nosotros nos adaptamos y es allí donde requerimos, además de entender las agendas regulatorias, las comunicaciones para que mis acciones sean reflejadas en el negocio, en el mercado y en el punto de venta. Y tercer lugar, necesitamos asegurarnos de que si queremos un negocio sustentable, mis comunidades también deben serlo.

Entonces separar cada campo no es viable, pues necesito que estas tres cosas estén en armonía. La idea es que crezcamos como empresa, pero también que crezca el país. Es cómo contribuimos con la sociedad y el país, a través de empleos, impuestos y de nuestras acciones con las comunidades. Además, somos respetuosos de las leyes de los países y nos gusta contar lo que hacemos para cumplir con esto o ayudar a que crezca un país.

De las tres, lo que más gusta… (se queda pensativa) es la de los asuntos de gobierno por la adrenalina que genera, pero es muy gratificante la sostenibilidad porque es cuando ves lo tangible del impacto de lo que haces por otras personas. Es devolver al planeta y a la gente lo que nos ha prestado. Es la perfecta combinación entre la buena adrenalina y el sentir de que estás con un propósito como compañía.

¿Ser mamá le ayuda a tomar decisiones que impacten positivamente a las mujeres madres en la empresa?

Somos casi mitad de hombres y mujeres y el tema de inclusión es muy poderoso en la compañía. Tengo una premisa, y es que uno tiene que ser la mujer que quiere que sus hijas sean. Uno quiere darle a sus hijos lo mejor, que sean felices, buenas personas y exitosos. Alrededor de eso uno crea un mundo que si no lo vive, no es un buen ejemplo para ellas. Esto me sirve porque engloba la parte personal y la profesional y en cómo te visualizas en el futuro.

Por otro lado, esto también sirve porque derriba mitos, porque estoy en una edad intermedia y así se demuestra que se puede ser mamá, joven y ocupar altos cargos de liderazgo en una empresa. No es que cuando creces profesionalmente abandonas tu familia. Soy mamá todo el tiempo y con esto quiero que se sepa que uno puede luchar por sus sueños sin abandonar su familia.

Lo mejor es ser ejemplo para mis hijas, ser alguien que las inspira. También son decisiones personales. Por ejemplo, admiro a las mujeres que se dedican a su familia y no trabajan fuera del hogar, pero también quiero que se sepa que uno puede trabajar fuera del hogar y ser buena madre. Por ejemplo, hay semanas en las que me corresponde 70% trabajo y 30% mis hijas, eso significa que voy a dar lo mejor de mí en ese 30%, porque se trata de la capacidad que tenemos como mujeres para adaptarnos a las situaciones. No es fácil, pero es posible.

Hay una diferencia entre hombres y mujeres y es que asumimos la capacidad de adaptación de forma muy distinta. Lo notamos más en las mujeres que ocupan puestos de liderazgo y además son madres. Las mamás nos adaptamos para estar con nuestros hijos y además cumplir con nuestro trabajo. Lo que no se vale es quejarnos. Debemos asumir nuestros roles y ser responsables con ellos.

Yo decidí formar una familia y ser profesional. Decidí un camino y para seguirlo debo adaptarme a las situaciones. Cada quien es responsable de eso. Lo importante es tener un camino y cómo lo visualizas y ver que el proceso se adapte a esa ruta. Si no estás contento con el proceso  hay que replantearse el camino. 

¿Por qué la empresa Coca-Cola se involucra en el empoderamiento económico de las mujeres?

Los asuntos públicos, la sostenibilidad y la comunicación son un ecosistema que generan adrenalina en Ángela Zuluaga.

Hay muchas razones. Coca Cola fue la primera empresa en poner a una mujer en un anuncio y siempre hemos creído que las mujeres tienen un rol fundamental en la sociedad. Las mujeres son motores: una asalariada ahorra el 10% y reinvierte el 90% en su familia y su comunidad. Entonces somos un pilar en el tema de crecimiento social y económico.

Además, somos una compañía que vivimos la diversidad y la inclusión (en toda su variedad). Desde hace muchos años, y por un tema de historia, la mujer ha sido findamental. Y no solo lo decimos, sino, que lo accionamos.

Por eso tenemos programas internos muy específicos para las mujeres y también para la comunidad, como el 5by20, que propone empoderar económicamente a cinco millones de mujeres en el mundo. Y en ese sentido venimos trabajando y tenemos programas muy agresivos que impactan directamente a las mujeres. En América Central son más de 4.000 mujeres.

¿Cuáles han sido los efectos de estas políticas para empoderar económicamente a las mujeres?

Adentro de la empresa hemos contribuido a derribar barreras para que las mujeres crezcan. Por ejemplo, la movilidad, en la que deseamos que nuestras mujeres sigan creciendo profesionalmente, pero que puedan también reducir la frecuencia de viajes para que no se alejen de sus familias. Entonces facilitamos las herramientas tecnológicas de comunicación que sustituyen los viajes. El otro tema es la educación en habildades blandas y técnicas. En nuestros esquemas de contrataciones, obligamos a que entre los candidatos y entre los entrevistadores siempre haya al menos una mujer.

¿Por qué Coca Cola se enfoca tanto en proyectos de empoderamiento económico?

Como compañía consideramos tener negocios sustentables, pero para lograr ese objetivo, necesitamos tener comunidades sustentables. Ese es un principio filosófico detrás de la organización, en el que si queremos crecer, dependemos de que realmente la sociedad y el país en donde operamos también crezcan. Eso es la parte de nuestro ADN y así es como regimos nuestras decisiones comerciales y sociales.

Además, tenemos encadenamientos a nuestro negocio. Por ejemplo, hay recolectoras de ciertas frutas o que trabajan con temas de reciclaje. Pero no es algo exclusivo al negocio, sino que tenga un impacto en la sociedad local. Tengo casos en Colombia en donde ayudamos a mujeres víctimas de la violencia, y lo hacemos porque hace sentido ante una necesidad local.

¿Se han cumplido las metas de “Emprendamos juntas”?

Totalmente, una de las cosas buenas es que cuando nos trazamos metas y compromisos, debemos tener asegurada la inversión. Así que las metas se cumplen con un proceso de planeación y así se logra el impacto que deseamos. Cuando se cumplen los plazos, vamos agrandando el proyecto, lo modificamos y lo moldeamos de acuerdo con las necesidades del país. Nuestra misión siempre va a ser empoderar a la mujer, entonces nos adaptamos. Es importante recalcar que no hacemos programas por un día o una simple donación, nos gusta tener un programa de largo plazo.

¿Qué le gusta hacer en el tiempo libre?

Soy jardinera apasionada, cultivo orquídeas y bonsais. Esa es mi otra gran pasión, a la que le dedico horas, y estoy trasladándola a mis hijas.

Los bonsais son como la creación de una obra de arte viva y es un proceso constante de crecimiento. Y tengo 22 clases de orquídeas. Lo que pasa es que tengo una gran admiración por la naturaleza, por cada flor, su belleza y cómo decoran.

La otra pasión es que me encanta la lectura, y me gustan las biografías. Ahora estoy leyendo la de Michelle Obama. De los libros que más me han gustado está El Príncipe, de Maquiavelo. Es muy denso, pero cada fragmento que lees, es un texto que te enseña. Obviamente es una extrapolación porque viene de un personaje que no ejemplifica el bien, sino por el contrario es que aprendes mucho a nivel estratégico, personal, profesional, filosófico y en cómo actúas.

¿Se considera usted una persona exitosa?

Me considero muy exitosa y es porque soy muy feliz como soy, donde estoy y lo que estoy haciendo. El éxito está medido con la felicidad que uno tiene. Creo que mi felicidad será vivir al frente de la playa cuando me jubile.

Mujeres exitosas

En Centroamérica, el plan “Emprendamos Junt@s”, empodera a más de 4.000 mujeres.

Uno de los proyectos de Coca Cola está en Costa Rica. Es el caso de María del Milagro Calvo, quien tiene su propia pulpería y se ha encargado del sustento de su familia a pesar de que, después de sufrir una enfermedad degenerativa, no podía volver al mundo laboral. “Entonces la hemos ayudado a mejorar la gestión de su negocio. De esa forma, con este proyecto ella logra un impacto enorme para ella y su gente alrededor. La prueba es que sus ventas crecieron 35%”, dice Ángela Zuluaga.

En Nicaragua, hay más de 1.300 mujeres en estos proyectos. Otro caso exitoso es el de dos mujeres que no tienen formación educativa formal, ellas tienen su negocio y ambas eran la cabeza del hogar. Con la capacitación de Emprendamos Junt@s sus ventas aumentaron 25%. Ese incremento lo invierten en el negocio y en la familia.

Estas mujeres nunca se dejaban un salario, lo tomaban para pagar cosas de la casa. Estos proyectos sirven para capacitar a la gente y que ordenen las finanzas. Eso impacta mucho mentalmente a la mujer y a su gente alrededor. También se logra una sensación de ser exitoso en lo que se hace, lo que aumenta la felicidad y la autoestima.

Madre creativa

Ángela Zuluaga tiene a cargo 31 países en América.

Las hijas de Ángela Zuluaga tienen tres y nueve años. Ante los constantes viajes, esta ejecutiva ha desarrollado una gran creatividad para estar cerca de ellas sin importar la distancia geográfica. “Uno se vuelve muy creativo como mamá. Cuando me voy de viaje les dejo chocolates en su mesita de noche para que se coman uno por día mientras yo no estoy. Hay un tema mental de que la mamá está presente. Se ha generado un hábito y una conexión entre nosotras, donde ellas saben que yo les dejo algo para que me recuerden y sepan que el último chocolate significa que ya casi llego”, comenta.

Otro ejemplo es que, tanto Ángela, como las niñas, tienen pijamas iguales, entonces en las noches se ven por video y hacen juegos juntas. Para ella, son cosas muy pequeñas que les permiten mantener esa conexión entre padres e hijos.

Tres claves para lograr un desempeño exitoso en el trabajo

Ángela Zuluaga, vicepresidenta de Asuntos Públicos, Comunicación y Sostenibilidad de Coca Cola Latincentro, cree que para ser exitosos en el trabajo hay tres claves, que son los que ella ha aplicado en la vida.

  • Disciplina. Es muy importante en la vida: con uno mismo, en el trabajo, en la familia y con las personas que te rodean.
  • Resilencia. La capacidad de transformar la adversidad en oportunidades es lo que te diferencia y te hace ganador. Estás mirando por el foco de la oportunidad.
  • Fidelidad a tus principios morales. Son los temas que no son negociables, y así se marca el camino.

Emprendamos Junt@s

El proyecto 5by20, a nivel global, busca capacitar y empoderar a 5.000.000 de mujeres en todo el mundo para el 2020. En Centroamérica, el plan “Emprendamos

Junt@s”, empodera a 6.000 mujeres que forman parte de la cadena de valor del Sistema Coca-Cola con el fin de afianzar sus negocios.

Estos son los números de beneficiadas del proyecto Emprendamos Junt@s:

  • Guatemala:  542
  • El Salvador: 548
  • Honduras: 1099
  • Nicaragua: 1353
  • Costa Rica: 549

Luis Diego Quiros

Leave a Reply