• agosto 17, 2022

Por qué los líderes deben abordar el déficit de bienestar de los empleados

Por qué los líderes deben abordar el déficit de bienestar de los empleados

Aunque el porcentaje global de empleados prósperos ha aumentado ligeramente en los últimos años, las emociones negativas también han ido en aumento.

El 33% de los empleados del mundo están prosperando, según el último informe State of the Global Workplace. Esto marca un aumento de un punto porcentual en las evaluaciones globales de vida desde 2020 y el cuarto año consecutivo de mejora.

Pero aunque el porcentaje global de empleados prósperos ha aumentado ligeramente en los últimos años, las emociones negativas también han ido en aumento.

En el 2020, los empleados de todo el mundo vieron un aumento de las emociones negativas (estrés, preocupación, ira y tristeza). En el 2021, la preocupación, la ira y la tristeza no regresaron a los niveles previos a la pandemia, y el estrés siguió aumentando a un nuevo máximo: el 44 % de los empleados dijeron que experimentaron estrés durante gran parte del día anterior.

Los últimos dos años han sido estresantes, ya que el mundo lidió con el aislamiento social, las crisis económicas, las interrupciones en la educación y los problemas de salud, incluidas las enfermedades a largo plazo y la muerte. Incluso en regiones donde el COVID-19 ha retrocedido, los países han estado lidiando con la escasez de suministros y mano de obra relacionada con la pandemia.

Tanto la evaluación de la vida como las emociones diarias juegan un papel en el bienestar general de los empleados. Entonces, ¿cómo debemos entender la relación entre ellos? ¿Cómo mejoran las evaluaciones generales de la vida a medida que las emociones negativas siguen siendo altas?

Aunque la vida mejoró para algunos trabajadores, empeoró para otros. La pandemia no afectó a todos por igual y, en muchos sentidos, profundizó las desigualdades sociales. Además, los promedios mundiales ocultan marcadas diferencias regionales. Australia y Nueva Zelanda vieron un aumento de seis puntos en la prosperidad de 2020 a 2021, mientras que Europa experimentó una disminución de cinco puntos.

Nuestras vidas pueden ser buenas y malas de diferentes maneras al mismo tiempo. La psicología hace una distinción entre el «yo experimentador» y el «yo reflexivo». El yo que experimenta tiene encuentros momento a momento con la vida diaria (por ejemplo, el placer de tomar un café por la mañana o la molestia de un atasco de tráfico en el camino al trabajo). El yo reflexivo retrocede del día a día para considerar la vida en general: ¿Estoy obteniendo lo que quiero de la vida? ¿Mi futuro parece brillante?

Diferentes cosas a menudo afectan las experiencias diarias y la evaluación de la vida. Por ejemplo, las interacciones personales y el estado de nuestra lista de tareas pueden afectar nuestras emociones diarias, mientras que los ingresos y el estado social pueden influir en nuestra evaluación de la vida.

La gente pone la pandemia en perspectiva. La encuesta de Gallup pregunta a los encuestados cómo creen que será su vida dentro de cinco años. Aunque muchos empleados experimentaron momentos difíciles todos los días, es posible que hayan visto la proverbial luz al final del túnel.

Consejos para líderes

Algunos líderes pueden sentir que las cosas han vuelto a la normalidad, pero los datos de Gallup sugieren que el lado emocional del trabajo no se ha curado. Debajo de la superficie, las personas están estresadas y ansiosas: cuatro de cada 10 empleados dicen que experimentaron preocupación durante gran parte del día de ayer.

Aunque estas emociones normalmente no aparecen en una hoja de cálculo, siguen siendo riesgos organizacionales. Si los líderes no están prestando atención al bienestar de sus empleados, es probable que se vean sorprendidos por el agotamiento de los mejores empleados y las altas tasas de abandono.

Así es como los líderes pueden cambiar su enfoque:

Piense más allá del bienestar. La mayoría de las organizaciones grandes tienen programas de bienestar físico. Pero esos programas no siempre tienen en cuenta la salud mental y las relaciones sociales, importantes influenciadores de la salud física. Además, el bienestar físico no logra captar las dimensiones más amplias del bienestar general: bienestar social, financiero, profesional y comunitario.

Algunas corporaciones han adoptado menos horas o trabajo remoto para mejorar el bienestar de los empleados. Si bien estas adopciones pueden brindar algún beneficio, no brindan un apoyo positivo para el bienestar general. Esa es un área en la que todas las empresas pueden crecer.

Ponga el bienestar en su tablero de datos. El bienestar se puede medir de una manera científicamente válida y se puede correlacionar con los resultados del desempeño. Cuando los líderes tienen un dedo en el pulso del bienestar de sus empleados, pueden identificar puntos críticos potenciales, descubrir las mejores prácticas y validar que las iniciativas de bienestar realmente están marcando la diferencia.

Haga que el cuidado de los empleados sea una parte permanente de su cultura. El compromiso de los empleados en los EE. UU. aumentó al comienzo de la pandemia, cuando los empleadores decidieron comunicarse, escuchar y ofrecer apoyo y flexibilidad a los trabajadores. Desde entonces, el porcentaje de empleados que sienten que su empleador se preocupa por su bienestar se ha desplomado. Las consecuencias van más allá de la ausencia de sentimientos cálidos: incluyen un menor compromiso, un mayor agotamiento y más empleados que buscan nuevas oportunidades laborales en otros lugares.

Por el contrario, la investigación de Gallup ha encontrado que los equipos que tienen más probabilidades de sentir que su organización se preocupa por su bienestar logran una mayor participación del cliente, rentabilidad y productividad, menor rotación y menos incidentes de seguridad.

De todas las lecciones aprendidas de la pandemia, esta debería estar entre las primeras de la lista: el bienestar de los empleados es crucial para la salud organizacional. Las organizaciones no pueden funcionar de manera efectiva, y mucho menos adaptarse, competir y ganar, con trabajadores que luchan y sufren. El bienestar de los empleados es un riesgo y una oportunidad que los líderes no pueden permitirse ignorar.

Fuente: Gallup

Etiquetas: bienestar / Gallup / Gerencia / Recursos Humanos / Wellness

Recomendaciones sobre este tema

El mindfulness y el bienestar organizacional

El mindfulness y el bienestar organizacional

Al implementar programas de bienestar se debe buscar el compromiso real de la dirección y una vez que…
Por qué la renuncia silenciosa debe llamar la atención de los jefes

Por qué la renuncia silenciosa debe llamar la atención de los jefes

El significado del quiet quitting, o renuncia silenciosa, supone hacer exclusivamente por lo que le pagan sin asumir…
Cuando el agotamiento es una señal de que debe cambiar de trabajo

Cuando el agotamiento es una señal de que debe cambiar de trabajo

Tiene derecho a tener un trabajo que lo enriquezca y le dé vida, en lugar de disminuirlo. Sin…