Fundaciones, en el corazón de las empresas

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasNegociosResponsabilizaRSETop News

Fundaciones, en el corazón de las empresas

Cada vez más fundaciones inspiran a las personas a tomar acciones positivas para mejorar el entorno donde se desarrollan.

Todos tenemos la responsabilidad y el deber de hacer de este mundo un mejor lugar. Este principio, está cada vez más claro y arraigado en el ADN de las organizaciones y grandes empresas, que buscan retribuir a la comunidad donde operan un poquito de lo mucho que reciben.

Es así como la figura de la fundación (conocida como una organización sin fin de lucro que, por voluntad de sus creadores, deciden ayudar de manera sostenida a la realización de una causa que beneficie a varias personas) cobra fuerza en cada uno de nuestros países.

Mejorar la salud y la atención médica, reducir la pobreza extrema y ampliar las oportunidades de estudio y de vivienda digna son algunos de los esfuerzos y líneas de acción que motivan a las compañías con buena reputación, a fortalecer su brazo de sostenibilidad y Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y enfocar su trabajo a través de una fundación.

Una de las fundaciones privadas más reconocidas a nivel mundial y que ha marcado la pauta es sin duda alguna, la Fundación Bill y Melinda Gates (BMGF), que desde el año 2000 ha destinado más de US$50.000 millones en activos para ayudar en distintas causas alrededor del mundo.

El impacto que un proyecto social tiene en las personas, sus familias y comunidades es invaluable y los esfuerzos que hacen las empresas de América Central es digno de admirar y destacar.

Un claro ejemplo de ese trabajo es el que realiza la Fundación Ortiz Gurdián (FOG) en Nicaragua. Gracias al apoyo incondicional de Grupo Promerica, la fundación lleva más de 15 años trabajando por la salud de las mujeres con cáncer de mama.

“Lo más gratificante es poder ayudar a una mujer a sobrevivir el cáncer de mama, una enfermedad que en el mundo y en algunos países aún continúa siendo sentencia de muerte. Es permitirles a unos hijos gozar de la presencia de una madre, y a una madre poder gozar a su hija que venció el cáncer. Con los esfuerzos de este año, hoy 251 mujeres que continúan luchando con la enfermedad podrán pasar la Navidad y ver el Año Nuevo con sus familias, y unas miles ya se encuentran sanas”, detalla Priscilla Urcuyo, coordinadora del Programa lucha contra El Cáncer de Mama de la FOG.

En la búsqueda de sus objetivos, muchas de las organizaciones apuestan por causas puntuales como la educación, la salud, así como ninos y jóvenes en condición de pobreza. Otras se enfocan en capacitaciones, en ayudas para conseguir vivienda digna o para apoyar iniciativas deportivas, entre muchas otras.

El vínculo y cariño genuino que los fundadores y sus colaborares desarrollan con cada una de las personas que llegan a sus fundaciones es tan fuerte que los convierten en una verdadera familia.

Algunas fundaciones trabajan en mejorar aspectos como la educación y la infraestructura pública, para así contribuir a mejorar la calidad de vida.

Conocen sus nombres, los lugares en donde viven y los centros educativos a los que asisten. Además, aprenden a compartir con ellos lágrimas y alegrías y todos juntos celebran los logros alcanzados.

Muchos de estos logros se materializan a través de becas, bonos o fondos puntuales. Otras fundaciones cuentan con sólidos programas de tutorías y capacitaciones. Para otras, la iniciativa que los mueve es donar dinero efectivo para una causa puntual, así como brindar cupones canjeables.

En otras modalidades destacan chequeos médicos, entrega de medicamentos, intervenciones quirúrgicas, terapias y tratamientos.

Muchos de estos programas se alimentan gracias a un porcentaje fijo de las utilidades del conglomerado, así como por la valiosa y necesaria donación de personas o grupos aliados y el establecimiento de importantes alianzas estratégicas.

Más allá de la línea de trabajo que elija una fundación, los conocedores recomiendan jamás perder de vista la misión para la que fueron creados y siempre poner ese objetivo al frente de cada decisión que tomen.

“No se den por vencidos, deben estar claros del impacto que quieren crear. Sean específicos y háganse expertos en la causa que elijan aportar, inviertan en el recurso humano que estará al frente de la organización. Se debe crear un nexo importante entre sus empresas y la Fundación para su sostenibilidad. No se arrepentirán, será mucho más gratificante que lo que jamás hayan podido alcanzar en el ámbito de sus empresas”, concluye Urcuyo

Karla Echavarría

Leave a Reply