Panamá, Centro financiero de clase mundial

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasFinanzasNegociosTop News

Panamá, Centro financiero de clase mundial

El sector financiero representa el 7,3% del PIB panameño.

Panamá pasó de tener un tercio de su población en la pobreza a ser la economía más boyante de Latinoamérica. Las estimaciones futuras siguen siendo positivas

Como si se tratase de un cuento, Panamá dejó de ser la Cenicienta y se convirtió en la estrella, pues atrás quedaron los años de estancamiento, inestablidad y pobreza y hoy su economía es una de las más dinámicas y sólidas, no solo de la región, sino del mundo entero.

El sector financiero representa el 7,3% del PIB panameño.

A finales del siglo pasado, más de un tercio de la población panameña vivía en la pobreza, pero tras la implementación de importantes reformas estructurales y la transferencia del Canal a los panameños, a finales de 1999, el país comenzó un proceso de transformación y repunte imparable.

Actualmente es un importante centro financiero para América Latina y el Caribe y todo ello comenzó en 1970, con la creación del Centro Bancario Internacional, además, en los últimos años ha sido de las economías de mayor crecimiento en el mundo y según las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) crecerá entre 5% y 6% en los próximos años.

Una muestra de la solidez de su sistema financiero es el establecimiento del Banco Industrial y Comercial de China (ICBC), el más grande de China ,y del mundo, en Panamá.

Esto será de gran beneficio para toda la región y Latinoamérica, sobre todo para los países que mantienen relación diplomática con la República Popular de China.

“El país se convirtió en una de las economías más dinámicas del mundo, presentando las tasas de crecimiento más altas de América Latina y disminuyendo la pobreza y la desigualdad. Este éxito se debe en gran medida a que el país pudo aprovechar varias redes internacionales comerciales, financieras y de producción. Estas redes, inicialmente centradas en el Canal por el que pasa un 5% del comercio mundial, tienen fuertes sinergias entre sí”, detalla Samuel Moreno Peralta, presidente del Colegio de Economistas de Panamá.

Fortalezas

Para Moreno, Panamá tiene una serie de fortalezas que lo mantienen en esa posición de liderazgo, como la dolarización, su ubicación geográfica, la libertad empresarial y, por supuesto, obras de infraestructura de primer nivel como el Canal y el aeropuerto, que cumple un rol de hub regional, pero es una característica en particular que le hace fuerte.

“La economía de Panamá se orienta a la prestación de servicios, lo que hace que tenga mayor resiliencia que otros países de América Latina ante las fluctuaciones de los precios de las materias primas. Esto significa que el país tiene menos necesidad de recurrir a ajustes de los precios relativos y que, por ende, tiene más capacidad de cosechar los beneficios de la dolarización”, afirma.

El 80% del Producto Interno Bruto (PIB) lo generan los servicios y el otro 20% se divide entre el sector industrial y agrícola.

En cuanto a la estabilidad, agrega Moreno, al reducir la incertidumbre en materia de precios vinculada a las transacciones internacionales (en comparación con una moneda independiente), la dolarización, a su vez, reafirma la ventaja competitiva de Panamá como centro de servicios.

“Desde el punto de vista macroeconómico, de tasas de crecimiento del PIB, de 1993 a 2019, Panamá ha crecido en un 5% por encima de Chile, República Dominicana y Perú. Eso nos dice que llegó a crecer a tasas de dos dígitos. En 2011, por ejemplo, llegó a crecimiento por encima del 10%, pero a partir de ese año, iba desacelerándose hasta llegar a su punto más débil en 2018”, explica. Imán

Esa sólida economía se convierte en un imán para la atracción de bancos, aún y cuando la cifra ha disminuido, pues hace cinco años había 91. Actualmente hay 85. Carlos A. Berguido, presidente ejecutivo de la Asociación Bancaria de Panamá coincide con Moreno en que la economía dolarizada, la posición geográfica y riesgo político bajo son claves para el país.

“Panamá es hoy uno de los países del mundo que más inversión extranjera directa recibe, más del doble del promedio latinoamericano. Gracias al bajo nivel de riesgo país y la calificación de grado de inversión, continuará siendo atractivo desde el extranjero”, asegura Berguido.

Para Berguido, la ampliación del Canal demuestra capacidad comprobada por parte del estado y aumenta la importancia al comercio internacional con alrededor del 5% del mismo atravensado el Canal. “Los bancos se establecen y se quedan en Panamá porque saben que desde aquí pueden crecer con un estado estable, seguridad jurídica y una posición envidiable para hacer inversiones en Latinoamérica”, recalca.

Retos

El panorama puede seguir siendo positivo, pero para que Panamá se consolide como centro logístico, financiero, empresarial y turístico internacional de primer orden debe lograr firmes mejoras en materia de productividad, capital humano e instituciones, recomienda Samuel Moreno, presidente del Colegio de Economistas de Panamá.

Según el FMI, la economía de Panamá creció 6% por año durante el último cuarto de siglo.
El Canal es una de sus fortalezas.

“Resulta fundamental intensificar los esfuerzos en esferas en las que aún falta avanzar, por ejemplo, mejorando la calidad de la educación y la salud pública, ocupándose de los desajustes entre la oferta y la demanda de personal capacitado, fomentando una mayor participación de las mujeres en la fuerza laboral y reforzando las instituciones”, recalca Moreno.

Berguido también considera que se debe aumentar la competitividad del país para seguir atrayendo Inversión Extranjera Directa y al mismo tiempo realizar proyectos de infraestructura claves para fortalecer su plataforma logística, la modernización, una mejor educación y cohesión social, porque a pesar del crecimiento económico hay desigualdad

Angie López
el autorAngie López

Leave a Reply