Canal de Panamá: Una maravilla que transforma el mundo

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasNegociosTop News

Canal de Panamá: Una maravilla que transforma el mundo

Barco que cruza el Canal de Panamá.

Se considera una de las obras más importantes de la ingeniería mundial, ha cambiado por completo el comercio internacional, dinamiza la economía y es la insignia del desarrollo de Panamá y la región

Panamá era tímida, apenas conocida y con poco protagonismo, pero hoy y desde hace 104 años, se volvió presumida y a la vez indispensable, se llena de orgullo por ser un referente de desarrollo en América Central y grita a los cuatro vientos que posee una de las obras de ingeniería más importantes del mundo, la cual impactó por completo al comercio internacional: el Canal de Panamá.

El 15 de agosto de 1914, la inauguración de esa majestuosa obra de ingeniería marca un antes y un después para ese país y el mundo entero, no solo porque su construcción y detalles, que funcionan en perfecta sincronía las 24 horas del día los 365 días del año, son catalogados como una maravilla, sino porque se convirtió en un atajo imprescindible para la economía y el comercio mundial.

“El Canal, a través de su historia, ha tenido un efecto multiplicador en la economía local y global, y más aún hoy con la ampliación, ha impactado el transporte marítimo y el comercio a medida que los puertos se expanden en todo el mundo para acomodar buques más grandes, y ha beneficiado a los involucrados a lo largo de la cadena logística en cada región cubierta por el Canal de Panamá, particularmente los puertos de la costa este de los Estados Unidos”, expresan voceros de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) es la entidad autónoma del gobierno de Panamá a cargo de la administración, la operación y el mantenimiento del Canal de Panamá. Foto: Canal de Panamá.

En sus inicios y hacia la década de 1920 se realizaban un promedio de 1.850 tránsitos anuales, actualmente se efectúan 14.000 por año.

El canal es una vía interoceánica de 80 kilómetros de longitud entre el mar Caribe y el oceáno Pacífico, que en total une a 144 rutas marítimas y 700 puertos en 160 países, por la que han pasado más de un millón de buques con diferentes mercancías y conecta economías de todos los rincones del mundo, posicionando a Panamá como un centro de transporte, logística y servicios.

Antes de su existencia, el único paso entre ambos oceános era el Estrecho de Magallanes y el Cabo de Hornos, en Chile, lo que implicaba, por supuesto, más distancias, más costos de operación y tiempos más prolongados de transporte, es así como el Canal se convirtió en un atajo que cambió el mundo y la ruta más corta de transporte marítimo mundial.

El Canal tiene tres complejos de esclusas, uno en Miraflores, con dos niveles que conectan el oceáno Pacífico con el lago Miraflores, otro en Pedro Miguel, con un nivel que conecta el lago Miraflores con el Corte Culebra, y otro en Gatún, con tres niveles que conectan al lago Gatún con el mar Caribe.

Al llegar a Miraflores, la embarcación asciende ocho metros hasta el lago Miraflores, luego llega a la segunda esclusa, la de Pedro Miguel, donde asciende ocho metros hasta el nivel del Corte Culebra, al terminar ese recorrido, el buque llega a la entrada al lago Gatún, en Gamboa. El barco atraviesa la última esclusa Gatún, donde baja unos 26 metros hasta llegar al nivel del mar Caribe, ahí concluye el tránsito por el Canal.

Con el proyecto de ampliación, inaugurado el 26 de junio del 2016, se construyeron dos nuevos juegos de esclusas, Cocolín en el Pacífico y Agua Clara, en el mar Caribe, que duplican la capacidad del Canal para permitir mayor volumen de carga y tráfico.

Idea sin precedentes

Apenas cruzó Panamá, Vasco Núñez de Balboa, conquistador español, tuvo la idea de un canal al ver que una franja de tierra separaba los dos oceános. Cinco siglos después y luego de diversos hechos históricos, el impresionante proyecto es la columna vertebral del comercio y el motor de la economía del país, pues se estima que genera utilidades por US$1.000 millones al año.

La construcción del Canal de Panamá conllevó tres problemas principales: ingeniería, saneamiento y organización. Los de ingeniería incluían cavar a través de la Cordillera Continental, construir la represa más grande del mundo en aquella época, diseñar y construir un monumental canal de esclusas. De saneamiento involucraba resolver problemas ambientales de enormes proporciones, y en la organización hablamos de administrar las operaciones de algo que nunca se había hecho antes.

Como si lo alcanzado no fuese suficiente, en el 2007 Panamá comenzó la ampliación del Canal, una expansión monumental que concluyó tan solo unos años después de la celebración de su primer centenario y constituye el proyecto de mejora más grande desde la construcción de la vía interoceánica.

El Programa de ampliación, que costó US$5.250 millones, consistió en la construcción de los dos nuevo complejos de esclusas, un canal de acceso en el Pacífico, el dragado de los cauces
de navegación a lo largo de la vía y mejoras en el suministro de agua.

“La ampliación ha duplicado la capacidad del Canal, que tiene un impacto directo en las economías de escala y el comercio marítimo internacional. Esto ayuda a mantener la competitividad y el
valor de la ruta marítima a través de Panamá”, afirman personeros de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

“El Canal de Panamá se mantiene firme en su propósito de ser líder en conectividad global e impulsor del progreso de Panamá. A la fecha, se han identificado grandes oportunidades en tres
amplios sectores: actividades logísticas y de valor agregado general para distribución a la
región; procesamiento y distribución de productos perecederos; y servicios de valor agregado y distribución para vehículos, equipos pesados y repuestos”, añaden.

El Canal es conectividad, desarrollo y orgullo para los panameños y centroamericanos, su concepción sobrepasó cualquier expectativa y hoy el mundo no se concibe sin él.

Angie López
el autorAngie López

Deja un comentario