Teletrabajo toma fuerza en Panamá con la pandemia

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Recursos HumanosTendenciasTop News

Teletrabajo toma fuerza en Panamá con la pandemia

A mediano plazo, el teletrabajo permitirá el surgimiento de nuevos negocios donde el componente presencial no sea relevante.

El teletrabajo se convirtió en la mejor alternativa para empresas que estaban obligadas a mantener sus operaciones en medio de la pandemia en todo el mundo y en Panamá. Bancos, aseguradoras, operadores de televisión por cable, electricidad y otros sectores adoptaron esta modalidad de trabajo, que ha demostrado ser muy exitosa en esta época y que llegó para quedarse.

Antes del coronavirus había un tímido uso del teletrabajo entre las empresas. Muy pocas tenían este modelo de trabajo, básicamente en plan piloto, informa Panamá América.

Muchas empresas han reportado estar decididas a mantener los modelos de teletrabajo más allá de este periodo de pandemia como una operación factible dando paso a que ya se planten los parámetros legales.

El Gobierno reglamentó la Ley 126 del 28 de febrero de 2020, que crea el Teletrabajo en Panamá.

Esta reglamentación establece que la modalidad de Teletrabajo podrá ser verificada por el Misterio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) ya que debe haber un registro, un contrato y una adenda que especifique esta condición, la cual no puede darse de manera obligada.

Para el experto en temas laborales, René Quevedo la reglamentación de la Ley de Teletrabajo era un paso conveniente y necesario para regular una modalidad que va a tomar fuerza después de esta pandemia.

“El impacto de esta reglamentación hay que evaluarlo a corto, mediano y largo plazo. A corto plazo, en un año donde la pérdida de empleo rondará los 350.000, la mitad de ellos formales, el teletrabajo permitirá preservar plazas de trabajo asalariado en sectores como el financiero, comunicaciones, logística, servicios administrativos, que en conjunto representan unas 70.400 plazas”, expresó Quevedo.

Indicó que su efecto inmediato en áreas como el comercio será más limitado, ya que sector está siendo el más afectado por la COVID-19 y 31% de sus empresas reducirán personal antes de fin de año, lo cual se traducirá en una pérdida aproximada de 120.000 empleos.

El teletrabajo llegó para quedarse.

A mediano plazo, el teletrabajo permitirá el surgimiento de nuevos negocios donde el componente presencial no sea relevante. Sin embargo, como es advertido en el informe, expresó el experto en temas laborales.

“El crecimiento del teletrabajo observado durante la crisis de la Covid-19 se ha inclinado fuertemente hacia ocupaciones altamente remuneradas, lo que genera preocupaciones sobre la aparición de una nueva división entre quienes pueden trabajar de forma remota y quienes no. Si a esto agregamos las dificultades de ciertos grupos para accesar al internet en Panamá, el panorama se limita aún más”, añadió.

Mientras que a largo plazo el teletrabajo podría generar grandes ahorros en materia de alquiler de oficinas, toda vez que una computadora, acceso a internet y disciplina será todo los que trabajadores van a necesitar para desempeñar sus funciones. Esto a su vez tendría un enorme impacto en el mercado inmobiliario nacional.

Para el sector laboral, con la reglamentación del teletrabajo se cumplió con un proceso y un acuerdo. Sin embargo, dejan la puerta abierta para una modificación a futuro.

Fuente: Panamá América

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta