Nicolás López Maltez, un hombre con historia

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Personaje de la Semana

Nicolás López Maltez, un hombre con historia

Nicolás López Maltez.

Semblanza del historiador, periodista y fotógrafo Nicolás López Maltez.

Por Milagros Sánchez.

El primero de mayo de 1963, los nicaragüenses vieron nacer el primer noticiero de televisión en la historia de ese país, “Teleprensa”, bajo la dirección y la producción de Nicolás López Maltez, un multifacético personaje, que a sus 81 años podría considerarse una enciclopedia de historia viviente.

Poseedor de una memoria envidiable, capaz de recordar cada nombre, fecha o lugar de relevancia en su vida o en la historia de Nicaragua. Incansable escritor e investigador, fundador del periódico “La Estrella de Nicaragua”, en Miami, con una circulación, hoy en día, de 15.000 ejemplares mensuales y que muy pronto cumplirá 35 años de existencia.

Además es miembro de la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua, miembro correspondiente de la Academia de Geografía e Historia de Guatemala y uno de los directores del Movimiento Mundial Dariano.

Por todo lo anterior expuesto, nuestro chairman, Roberto J. Argüello consideró, por su riqueza histórica, traer a nuestros lectores su historia. A don Nicolás, recordó conocerlo a través de su tío materno, Iván Osorio Peters, quien lo definía como un “hombre de esos que nacen una vez en la vida”.

Don Nicolás López Maltez con el ex-presidente Enrique Bolaños.

 

Además, con el pasar de los años, estableció una extraordinaria amistad con él, su esposa Norita y sus hijos: Rigoberto, Gioconda, Aída, Nora, Mónica y Maria José, todos López Morales.

“Don Nicolás es conocido, quizás, como el historiador más importante de los últimos 50 años en Nicaragua. Más cierto es que él, es un héroe del exilio nicaragüense en Estados Unidos. A través de La Estrella de Nicaragua aportó para que el gobierno de Ronald Reagan diera permisos de trabajo a miles de nicaragüenses en Estados Unidos y luego se aprobara la Ley de Migración NACARA que le dio residencia a miles de sus compatriotas”, dijo nuestro chairman.

Periodista, profesor de radio y televisión y escritor 

Iván Osorio Peters, secretario de Información y Prensa de la Presidencia, y don Nicolás López Maltez, director de Teleprensa en 1970.

Del noticiero “Teleprensa”, su creador recordó que en un inicio se transmitía por canal 6 con una duración de 15 minutos hasta que alcanzó una hora completa. A raíz de esa experiencia como comunicador, es que don Nicolás estudió periodismo, aunque ya había desarrollado su talento de buen orador cuando estaba en el colegio. Incluso, ya graduado, llegó a impartir clases de radio y televisión en la Escuela de Periodismo.

Cabe destacar, que además de pionero, historiador y periodista es un gran fotógrafo. Poseedor de una riqueza documental que ha plasmado en cuatro libros: “Managua 1972”, que recopila 100 fotografías en blanco y negro; más la historia de los últimos cuatro terremotos que había sufrido Managua hasta 1997; una segunda edición pero más ampliada de “Managua 1972”, con 144 imágenes, algunas hechas por su padre.

Don Nicolás López Maltez.

“Mi papá hacía postales a colores de todo Centroamérica, ese era su negocio estar viajando y vendiendo postcard. De mi padre aprendí el arte de la fotografía. Nadie hacía eso en Centroamérica, estamos hablando de 1948”, dijo.

Su tercer libro: “Historia de la Guardia Nacional de Nicaragua” Tomo I, basado en hechos históricos, cuya venta tuvo muy buen suceso. Y su último libro, hasta ahora, es sobre Rubén Darío. Sin embargo en el tintero hay otros tantos más.

“Mi verdadero legado son los libros, porque tengo muchos en proyectos que los voy escribiendo en la medida que voy leyendo y voy encontrando documentos y papeles. Por eso es que voy a Nicaragua, yo me meto horas y horas en la Biblioteca del Palacio Nacional, también me voy a la Biblioteca de la UCA donde me encuentro con muchas de mis fotografías que fueron confiscadas por los sandinistas”, aseguró.

Doña Norita y su invaluable presencia en su vida

Pero contar la historia de triunfos de don Nicolás, sin destacar la relevancia de su amada esposa, Norita Morales, quien lo acompañó durante 51 años en un viaje de subidas y bajadas, hasta el día de su fallecimiento, sería un acto de total injusticia.

“La mujer más dulce, comprensiva, generosa, fuente del más puro amor, ícono de dignidad, fidelidad y gran belleza…Su ausencia dejó en mi alma un gran vacío”, escribió don Nicolas en su cuenta de facebook, al pie de una foto de ellos juntos.

Don Nicolás y su esposa doña Norita en Venecia, Italia.

Como un buen narrador de su propia historia, relató que se casaron meses antes de cumplir los 17 años y fueron padres, por primera vez, antes de los 18,  muy jovencitos para entender, en ese momento, los retos que conlleva el matrimonio y la paternidad. Sin embargo, desafiaron cualquier obstáculo, supieron afrontar las dificultades y juntos sacaron adelante sus proyectos de vida.

De él, ella aprendió el oficio de fotógrafo y se convirtió en una gran retratista, talento que le permitió a don Nicolás viajar a México para estudiar cine, mientras su esposa quedó a cargo del negocio familiar, “Galería del Arte Estudios” y del cuido de sus pequeños hijos.

Después de dos años y medio en el país Azteca, regresó con muchos sueños y una maleta repleta de experiencias en la realización de documentales y es así como nació Teleprensa en 1963.  Él a cargo de la producción y ella de la administración.

Un nuevo comienzo en el exilio

Con la llegada de los Sandinistas al poder en 1979, don Nicolás sufrió cárcel y expropiación. Una vez libre, se exilió en Estados Unidos y seis meses después, la familia logró reunirse en Miami. Doña Norita se hizo cargo, otra vez, del estudio fotográfico que su esposo había instalado para empezar una nueva vida, permitiéndole dedicarse a su otro oficio, el de periodista. Resultado de ello fue el nacimiento de  “La Estrella de Nicaragua” el primero de mayo de 1986.

Exhibición de fotografías de don Nicolás.

“Saco la primera edición con la misma mentalidad de Teleprensa, sin presentar choques y asesinatos. La nota roja para mí es vulgaridad, nunca lo presenté”, aclara.

Sobre “La Estrella de Nicaragua”, explicó que es un medio escrito mensual y gratuito de 16 páginas, todas a color, que se caracteriza por publicar “estudios históricos”, más que un periódico tradicional.

En dicho medio escrito, don Nicolás es el “hombre orquesta”, dice ser el fotógrafo, redactor, titulador, editor de fotos, es decir, todo. Muchos sombreros y una sola cabeza.

Acerca del nombre, explicó que lo tomó de una publicación que existió en Nicaragua. “En realidad habían existido dos “Estrellas de Nicaragua”, una en el siglo 19 en Granada, que era una revista mensual, y después en 1940 surge La Estrella de Nicaragua en Managua que es la que yo retomo, incluso el logo pero ya mejorado”.

Pero su amor y admiración por sus hijos, once nietos y cinco bisnietos, es sin duda un gran orgullo en su faceta de padre, que es delatado por la emoción que lo invade cuando se refiere a ellos. Todos exitosos, educados, junto a su esposa,  de la misma forma que su padre lo hizo con él, con disciplina y pasión por el estudio.

Don Nicolás, autóctono de Managua, rememora que desde muy niño estudió mecanografía y tipografía. Además aprendió a ser cajista, prensista, hojalatero entre muchas cosas más. “ Tengo 24 oficios porque mi padre me crió el hábito de aprender cualquier cosa”, dice muy orgullosamente. De ahí nace su personalidad multifacética.

“La formación que mi padre me dio era más que ir a la escuela normalmente a todos los grados, cada año yo aprendía algo más. Nací con la fotografía, pero además de eso tuve que aprender electricidad mecánica, soldadura autógena etc. Lo último que aprendí fue a albañil”, relató.

En su currículum además destaca, ser miembro de la Asociación de Fotógrafos Profesionales de Estados Unidos desde 1971, también fue uno de los fundadores del Club de Leones Managua Momotombo y el Club de Leones Miami – Managua junto a su recordada doña Norita.

El arq. Iván Osorio Peters, Alejandro Morales, Martha Arcas y don Nicolás López Maltez en la Exposición de Tapices, Pinturas y Dibujos de Iván Osorio Peters, en Miami.

A sus ocho décadas de fructífera vida, con cientos de anécdotas que contar como protagonista y testigo de la historia, es un hombre  sin padecimientos, de costumbres saludables que se apasiona por lo que gusta y cree.

Dice dormir nueve horas todos los días, que se olvidó desde hace más de cincuenta años del azúcar, vinagre y la sal como parte de su “cultura nutritiva”. Incluso, compartió que ya recibió las dos dosis de la vacuna contra el coronavirus “sin tener reacción alguna”.

“Yo duermo mis nueve horas. Depende de la hora que me acueste pongo el despertador para que suene nueve horas después. Hora exacta no tengo para acostarme, todo depende de la pasión con lo que estoy haciendo algo. Hace como tres días cuando terminé mi sofocación de estar escribiendo, miré a la ventana y me di cuenta que ya había amanecido”, así de intensas suelen ser sus jornadas como escritor, a las que dedica entre 14 y 16 horas diarias para el posterior deleite de sus lectores.

el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta